Opinión

El Paso, emporio de acordeoneros

Jorge Nain Ruiz

21/11/2014 - 07:00

 

Durante las postrimerías del siglo XIX y los albores del XX, la población de El Paso, municipio de Chiriguaná, era sin duda el epicentro de la escuela negroide del acordeón.

No  había ningún pueblo por esa región que tuviera más acordeoneros que El Paso. Allí, en las grandes haciendas ganaderas, combinaban las labores de transporte y cría de ganado con cantar, componer y tocar, inicialmente gaitas y tamboras y, luego, acordeón, pues los espigados y laboriosos negros tenían muy claro que la mejor forma de guiar y dominar al ganado era mediante el canto,

Era todo un ritual de versos, décimas y “guapirreos” llevar el ganado desde los grandes hatos hasta los puertos fluviales cercanos, para luego entregarlos en Cartagena o Santamarta, de allí que dice Fals Borda: “En cuanto al descubrimiento, conquista y colonización del Paso del adelantado don Alonso Luis de Lugo se había adentrado por allí en 1535 con ganado vacuno que luego se perdió en los ancones y montes, para verlo reproducirse de manera extraordinaria en los siguientes 70 años”  

Sé que está columna va a generar polémica, pero quiero que me encuentren otro pueblo o región con las características de El Paso, que en la Costa Caribe haya tenido esta cantidad de acordeoneros en cualquier época. Lo veo difícil.

Claro, debo aclarar que ese fenómeno ocurrió en la época mencionada y hoy otro es el panorama. Por eso haciéndole un merecido homenaje enumeraremos algunos de aquellos músicos naturales que antes de ser acordeoneros fueron decimeros, gaiteros, tamboreros y cantaores, como: “Goyo” Muñoz, Juan Bautista Durán Pretell, Rafael Duran Mojica, Tiberio Serna, José Antonio Serna, Nemesio y Nicolás Serna, Cesar Serna, Dolores Mendoza, Octavio Mendoza, Rafael Martínez, Pedro Nolasco Martínez, Víctor Silva,  Juan Palmera, Ezequiel Sarmiento, José Manuel Rivera y Virgilio Leyva, Antonio Molina, Reyes Ospino, Santos Ospino, Sebastián Sarmiento, Luis Felipe Durán, Agustín Rojas, German Serna, Nafer Duran Díaz, Alejandro Duran Díaz, Domiciano López y Samuel Martínez Muñoz.

Por eso sobre El Paso dice Tomás Darío Gutiérrez en su obra “Cultura Vallenata: Origen Teoría y Pruebas” que: “Por este latifundio lleno de ganados y cantares, de la escuela negroide, pasaron todos los de la primera y segunda generación en esta escuela”

En ese pueblo también se dieron las más grandes contiendas musicales del acordeón y la piqueria, pues siempre hubo rivalidades y confrontaciones como aquellas famosas entre Samuelito Martínez y los Hermanos Serna y Samuelito con los Hermanos Durán Díaz. Debemos forzosamente concluir que El Paso fue el más grande emporio de acordeoneros.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Vuelve y juega el Festival Corazón Caribe

Vuelve y juega el Festival Corazón Caribe

Un puñado de entusiastas líderes del Caribe colombiano, residentes en Bogotá, entre los que me cuento, iniciamos otra vez la difíci...

Alfred duerme y, a cambio, yo despierto hoy

Alfred duerme y, a cambio, yo despierto hoy

  Amanece y al igual que aquella madrugada de Lunes Santo, en la que me desperté sin sentido y razón a las 2:30am, desconociendo ...

Pueblo pequeño, infierno grande

Pueblo pequeño, infierno grande

  Los pueblos de la costa caribe colombiana tienen una magia que enamora, unos encantos que hacen que las personas se sientan ancla...

Política, el Cacique de panela

Política, el Cacique de panela

  A finales del diciembre pasado, el radioperiodista Edilberto Castillo, harto de una sopa de patos, soñó que Ernesto Orozco ser...

Escepticismo jurídico

Escepticismo jurídico

El escepticismo jurídico es la principal fuente de transgresión y quebranto de la confianza de aquellos que conforman la ciudadaní...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube