Opinión

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el son cubano

Jairo Tapia Tietjen

27/11/2014 - 06:40

 

“Cibeles tiene más adoradores que Cristo” ( F. Mauriac )

Es común ver la verdad deshonrada por el poder, el desmesurado amor a la riqueza y los placeres. En cambio,  cualquier  amador de la música la añora por su estructura  de saltos sucesivos, como en los coros griegos y versículos de los profetas, y por  atender siempre los ritmos naturales del lenguaje, los movimientos del corazón y tener en cuenta el aliento.

Todo esto que absorbe al hombre es la música tradicional de los pueblos del Caribe y las Antillas, cuyo repertorio musical se incorpora a las influencias y expresiones culturales universales, con raíces española y africana, de acción libre impuesta por el pueblo para definir nuestras nacionalidades e idiosincrasias.

Decíamos en la entrega VII que el Son Cubano proviene del Danzón, grupo de notas sincopadas con ritmo regular y alternado con otro más suave, bailado en  parejas entrelazadas, diferente a la Contradanza, baile de figuras sueltas.

El Son es de origen humilde y se caracteriza en su instrumentación por la percusión bantú, sonoridades de cuerdas, giros rítmicos y estribillos. Es interpretado inicialmente en pequeñas agrupaciones originales llamadas “bungas”, que integran guitarras de cuerdas españolas y de acero; con voces de los ejecutantes a los que paulatinamente se le agregó la clave, el bongó, maracas y marímbula.

Desde 1927 se le introduce trompeta y piano  por las agrupaciones de Piñeiro (“Échale salsita”), y A. Ma. Romeu. El canto expresaba costumbrismo con temáticas centradas en experiencias de la vida diaria y el trabajo, llamado “changüí “, Regina y son o toque oriental, con desarrollo variado desde Guantánamo, Baracoa -origen del tres-,  Manzanillo y Santiago de Cuba, de extracción campesina; por ello al motivo del coro se le llamó “montuno”, interpretado por juglares analfabetas, de allí el repentismo, la chispa ideativa, entre esos cortadores de caña y recolectores, como en nuestra “piquería” original.

Échale  salsita,  de  Ignacio  Piñeiro y El Septeto Nacional, en la Habana, muestra la alteración en la forma copla o cuarteta-estribillo, para aparecer con un texto recitativo, narrativo, que da paso al montuno:

“Salí de casa una noche aventurera, / buscando ambiente de placer y de aventura,

-ay mi dios, cuánto gocé! / En un sopor la noche pasé;

-paseaba  alegre nuestros lares luminosos /   y  llegué  al  bacanal.

-En Catalina me encontré  lo no pensado / la voz de aquel que pregonaba así:

Coro: Échale  salsita / échale salsita. . .

La historia del Son da un salto en 1940 con el conjunto del genial tresero y compositor matancero Arsenio Rodríguez, al lado de Félix Chapottín y el pianista Lilí Martínez, y otros adelantados, para evolucionar el son contemporáneo y al conjunto orquestal como formato: la armonía melódica, era reforzada por el piano; el plano rítmico percutivo era fortalecido por la tumbadora, mientras que las trompetas ampliaban considerablemente las posibilidades interpretativas en lo armónico; trabajaron el son guaguancó, y muchos elementos de origen africano se introdujeron en lo rítmico y en los textos, como el modelo que populariza Miguelito Valdés con “Bruca maniguá”.

En los barrios populares cubanos se difunde ampliamente el Son a través de la radio a principios del siglo XX. El ejército también contribuye con sus presentaciones, mientras hacen igual trabajo Sindo Garay, Pepe Sánchez, Pedro Flórez, Rosendo Ruiz, Alfredo Valdés, Alberto Villalón y Manuel Corona, y tantos más al lado de Matamoros, Risett, Machito, Pedro Marcano y Celso Vega, lo que impulsa el Son por todo el Caribe y llega a quedarse en Nueva York, precedido por las notas de Piñeiro:

El son es lo más sublime  /  para el alma divertir /

-se debiera de morir  / quien por bueno no lo estima”

El “Changüí” es una variante sonera de Guantánamo que significa baile, fiesta, con comida y bebida, que se interpreta con el Tres, marímbula y el guayo (rallador que se frota con una varilla), en un ritmo constante, acentuado por una polirritmia de bongó y maracas: “María Guevara me botó  /  por  la cumbancha del Yarey…”

Clásicos inolvidables del Son han quedado para la posteridad: “El guararé de Pastorita, Son de  Castellanos,  Salomé, El bombín de Barreto, Son de la loma, María Cristina, Fuego en el 23”, gracias a los aportes del Sexteto Habanero -pionero en su desarrollo-, el Septeto Nacional, las maravillas de Arcaño, la Orquesta Aragón, la Sonora Matancera y Elio  Revé, entre tantos.

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@outlook.com

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

1 Comentarios


Berta Lucía Estrada 27-11-2014 08:12 AM

Un artículo muy interesante, aprendí muchas cosas. Berta Lucía Estrada Estrada Autora de la columna FRACTALES, de PANORAMA CULTURAL

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

  Desde que mi compadre Juan me llamó de Cartagena y me dijo que venía para Valledupar, me dispuse a preparar la parranda que íb...

Valledupar se prepara para su gran fiesta

Valledupar se prepara para su gran fiesta

  No conozco al primer colombiano que asista a un Festival de la Leyenda Vallenata y regrese decepcionado, o que no quiera regresar a...

Leandro merecía mucho más

Leandro merecía mucho más

Un amigo de la vieja guardia, de aquellos que por alguna razón siempre se mantienen en nuestro corazón, me ha enviado un correo elect...

La gente de Franco Ovalle lo está pensando

La gente de Franco Ovalle lo está pensando

Con el fin de que los ciudadanos del Cesar conozcan a quienes quieran gobernarlos en los próximos cuatro años, esta columna present...

El café de la esperanza

El café de la esperanza

Aquí estoy, soy un simple testigo. Sólo vine a retratar con mi memoria este encuentro. Los protagonistas son ellos: un grupo de estud...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Allá no va Lito

Arnoldo Mestre Arzuaga | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados