Opinión

La victoria del trabajo

José Atuesta Mindiola

02/12/2014 - 06:10

 

‹‹Cava un hoyo››, expresaba mi padre cuando me pedía que le alcanzara alguna herramienta del armario, y yo, ante la dificultad de mi estatura de niño le decía: “No alcanzo”. Esta original  paradoja de mi padre  era una exhortación a utilizar la capacidad resolutiva para alcanzar los propósitos.

Ese instructivo capcioso −cava un hoyo− me ha servido en la vida para asumir los desafíos y  trabajar con decisión, pero también para comprender que algunas actividades no pueden limitarse al tiempo formal de un horario. Para cumplir con responsabilidad una misión, a veces hay que extender el tiempo en los extensos silencios de la noche y alejarse del  sesgado criterio de que “yo cumplo mi horario, las horas libres son para  mi descanso”.

Existen circunstancias que exigen poner en práctica la disciplina de la flexibilidad del tiempo. Escribir, tal vez, es una de las actividades humanas que más necesita horas, días, meses y años. Elegir el tema y acertar la  apertura del primer párrafo no es nada fácil, como muchos creen. Un breve artículo para un periódico es la sumatoria de lecturas, experiencias, anécdotas, diálogos, acontecimientos y muchas reflexiones. 

La responsabilidad para realizar una actividad, requiere prioridades  y en ocasiones nos convierte en visitantes de nuestra propia casa, nos aísla en las soledades del silencio, pero cuando el resultado del trabajo es exitoso, celebramos el premio a la dedicación y al esfuerzo. Entonces, el alma renueva la victoria del trabajo.

Estos criterios de responsabilidad sirvieron de motivación para emprender la tarea de editar la ‘Revista Instpecam 75 Años’, como testimonio de todos los eventos realizados durante estas efemérides. La presentación tiene como epígrafe un pensamiento del filósofo español Fernando Savater: "Lo mejor es conformarse con lo bueno,  lo perfecto habrá que aplazarlo".

La revista resalta los cuatro eventos académicos de mayor transcendencia: La presentación del libro “El lápiz del Caracol”, El  foro: La pedagogía y el canto vallenato,  el Encuentro Regional de Escritores en homenaje al poeta Luis Mizar y el Encuentro pedagógico.

De cada evento se publican dos artículos, entre ellos: Oscar Ariza Daza, Los sonidos del color. René Arrieta, Dignidad y poesía. Juan Cataño Bracho, Características de un buen compositor vallenato. Juan Rincón Vanegas, El primer acordeonero de Diomedes Díaz. María Luisa Araujo, Revelación del poeta Rómulo Bustos. Luis Alberto Maestre, Un partido de futbol en 1958.  Jesús Valencia,   Hitos del conocimiento a través del cine.  Orlando Plata Murcia,  Innovar como herramienta para vencer la  pobreza.  Mary Daza Orozco, El profesor José Francisco Daza. 

Reiteramos nuestros agradecimientos a todos los escritores participantes y al apoyo económico de las empresas Drummond Ltd. Colombia y de Silver Techcompany, para hacer realidad esta edición. A todos gracias, muchas gracias.

 

José Atuesta Mindiola

 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Juancho y sus 15 años de entrega total

Juancho y sus 15 años de entrega total

  El pasado 6 de abril se cumplieron 15 años desde cuando el campesino sin grandes títulos, ni pergaminos, a quien en su pueblo le ...

¿Por qué estamos fallando tanto?

¿Por qué estamos fallando tanto?

Estamos fallando en muchas cosas, cuestión que me alegra porque seguimos siendo humanos y no somos perfectos. Sería aburridísimo s...

El muro del absurdo

El muro del absurdo

Si bien es cierto que “no se debe llorar sobre la leche derramada”, hay  que dejar constancia de las malas decisiones con efecto...

Yo soy la india Catalina

Yo soy la india Catalina

  Icono monumentario de la ciudad de Cartagena de Indias, personaje emblemático, enigmático, desconocido, estampa mercantilista par...

En nuestras narices: el genocidio palestino

En nuestras narices: el genocidio palestino

  De las dictaduras en América Latina se ha dicho que era muy difícil reproducir la información debido a la represión y las limit...

Lo más leído

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Adiós a los clanes

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados