Opinión

El control extorsivo

Diógenes Armando Pino Sanjur

03/12/2014 - 06:00

 

El control político es un mecanismo que la Constitución y la ley otorgan a los congresistas, diputados y concejales con el fin de exigir de manera transparente a los gobernantes y su equipo de gobierno, el ejerció de su gestión administrativa, del poder y su responsabilidad política.

Este control se debe adelantar de forma transparente, neutral, precisa, pública y oportuna para garantizar a los ciudadanos que la acción político-administrativa de sus gobernantes se ajuste a las disposiciones establecidas en nuestra constitución.

En muchos pueblos, este control se ha distorsionado y encontramos que muchos concejales (no en todos los municipios, ni todos los concejales, afortunadamente) han tomado esta figura para obstaculizar iniciativas, facultades y la aprobación de proyectos de vital importancia en sus respectivos municipios, so pena de prebendas y beneficios personales.

Por esto, el Procurador General de la Nación Dr. Alejandro Ordoñez Maldonado afirmó que, con alta frecuencia, el control político de los Concejos se convierte en un control extorsivo para lograr beneficios económicos, burocráticos o de otra naturaleza.

Esto es cierto, pero también es innegable que una gran cantidad de honorables concejales ejercen a cabalidad el control político, por ello despliegan una verdadera fiscalización o revisión de las actividades adelantadas por el ejecutivo y la administración, lo cual incomoda a muchos mandatarios que hacen uso indebido de su poder y del erario, y por medio de prebendas, ayudas y beneficios burocráticos conforman coaliciones que le permiten evadir este control y adelantar su gestión sin vigilancia alguna.

Pero hay que recalcarle al señor Procurador que el control extorsivo no es sólo una modalidad de los concejales, sino también de los diputados y de los congresistas, asimismo de los mismos órganos de control, quienes en muchos casos olvidan su función fiscal, disciplinaria y penal, para exigir prebendas y beneficios a los mandatarios y así dilatar, retardar y hasta archivar las actuaciones que se adelantan contra ellos.

Es común encontrar en muchos municipios que los ciudadanos presentan quejas y denuncias contra sus gobernantes por irregularidades, malos manejos, celebración indebida de contratos o violación a las disposiciones legales, pero los órganos de control no actúan de manera diligente y con celeridad. Por eso encontramos que la Procuraduría ha impuesto 807 sanciones disciplinarias ejecutoriadas contra concejales, pero desafortunadamente una cifra irrisoria de sanciones contra alcaldes.

Esta realidad hace que los ciudadanos de bien y los concejales honestos duden de los órganos de control, o no tengan las garantías suficientes para ejercer con eficacia su derecho constitucional y legal de controlar las acciones de las administraciones y propender por el buen ejercicio y desempeño de su acción político-administrativa y, en el caso contrario, encontramos alcaldes maniatados por esta extorsión de parte de concejales y órganos de control.

Por eso se hace necesario, señor procurador, realizar los correctivos al interior de su entidad para garantizar a todos los colombianos que sus quejas y denuncias sean atendidas de manera oportuna, eficiente, y conforme a la ley, para de esta manera certificar el adecuado funcionamiento de las administraciones, caso contrario debemos acostumbrarnos al creciente ejercicio del control extorsivo no solo de los concejales sino de los órganos de control.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La puesta en vilo de un inquisidor

La puesta en vilo de un inquisidor

Alejandro Ordóñez Maldonado. Nació en Bucaramanga en 1955, es abogado de profesión, jurista de ascendencia conservadora, fundamenta...

Todos somos vallenatos

Todos somos vallenatos

No debemos tolerar que se siga culpando a las personas recién llegadas a Valledupar, sea por razones económicas o de violencia, de ...

Editorial: Reflexiones en pleno mes de la herencia africana

Editorial: Reflexiones en pleno mes de la herencia africana

La cuestión de la afrodescendencia y el reconocimiento a una comunidad se han impuesto en la agenda de muchas instituciones durante es...

Editorial: La Cultura de la constancia

Editorial: La Cultura de la constancia

  Cada año, a pocas semanas del Festival de la Leyenda Vallenata, la ciudad de Valledupar se transforma de repente para acoger y a...

Eclipse político

Eclipse político

  El pasado 21 de agosto varios países del mundo, incluido Colombia, tuvieron el privilegio de presenciar y admirar el eclipse tot...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

José Joaquín Rincón Cháves | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados