Opinión

General, salve usted la Patria

Alfonso Suárez Arias

04/12/2014 - 07:10

 

General Alzate / Foto: LaFmPreferisteis el deshonor a la guerra, y ahora tendréis el deshonor y también la guerra”. Palabras de Churchill ante el avance alemán.

Para  llegar a ser General de la Republica de Colombia se tiene que cumplir con una serie de requisitos solo contemplados en la formación académica y militar, direccionada a obedecer el deber constitucional de defender la soberanía y el ordenamiento  del Estado como tal.

General es el mayor rango de una persona en jerarquía dentro de la profesionalización de su ejercicio democrático de servicio a la patria, consecuente de una carrera de ascensos sujeta a desempeños mínimos, cursos, méritos, mando de tropas, capacidad decisiva complementarios y exigentes de la considerada ciencia militar, que se nutre de la fundamentación del ataque y defensa derivados del profundo estudio y sistematización conceptualizada de la estrategia, el arte operativo y la táctica, todo para justificar el uso de la fuerza, si de alcanzar un objetivo se trata.

Las Fuerzas armadas de Colombia, organizadas como son un ejército regular dentro del ámbito de la profesionalización, tienen la misión primaria de prepararse y entrar en combate, cuyo costo es asumido por la sociedad a través del gasto que controla y dirige la política presupuestal del gobierno.

¿Cuánto le cuesta al Estado la formación de un  General? Se habla de una cifra bien grande, considerada inversión y reflejada en personajes impolutos, con las más altas ponderaciones humanas y disciplinarias, que constituyen un grupo muy cerrado, selecto y privilegiado en cierta manera capaz de llegar a influir en el mismo manejo del Estado.

Como se observa, estos personajes son claramente fundamento cultural, social y político del desarrollo de la comunidad. Estén en servicio activo o en retiro tienen esa obligación y deber moral de corresponder a la misma sociedad patrocinadora de su desarrollo.

Da irritación encontrar que, a pesar del extenso e inteligente adiestramiento ilustrado, algunos no respondan en su calidad de personas y se vean inmiscuidos en procesos de corrupción, delincuenciales y desaciertos administrativos, logísticos, tácticos por mediocridad e incompetencia. Lo más grave es que al hacer una crítica a los resultados por su accionar y participación en el buen desarrollo social se encuentra  el ciudadano con un vacio enorme, que solo apunta a que el común interprete a éstos Generales como  un grupúsculo más de sanguijuelas adheridas al presupuesto nacional, lucrándose al máximo y llenando solo sus bolsillos personales.

Un decreto no hace a un General, ni mucho menos un desatinado golpe de usurpación del poder aprovechando esa posición dominante por ser los legítimos portadores de las armas que destruyen o aniquilan la vida humana o las condiciones de rebeldía  y sublevación a la ley. Un verdadero General es la representación de cada ciudadano de bien en su esencia de amor a la patria y vive en ella según los principios y valores que la  misma constitución ha promulgado para el bienestar de todos.

¿Será que los colombianos de bien, tendrán que sentarse a esperar, cuál y cuándo, un General de los que se han formado en medio del conflicto, el combate al delito y la corrupción, ejerciendo ese poder de mando y manejo de tropas, su capacidad y trascendencia de impoluto ciudadano, pone el pecho y dirige una abierta lucha defensora de la democracia, el verdadero honor y la vida y honra de los colombianos?

Generales de la Republica, es hora que se auto cuestionen: ¿Qué es lo que realmente están haciendo por Colombia y para qué y a quiénes sirven?

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso 

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Semana mayor y política

Semana mayor y política

  Estas dos últimas semanas, la pasada y ésta que terminó, han sido atravesadas por eventos diametralmente opuestos, pero que, d...

Perla negra me vio, la vi

Perla negra me vio, la vi

Recuerdo aquella histórica reunión a la que me invitara Sonia Rosa Gómez Taboada, lo hiciera buscando motivar el emprendimiento de a...

Pensamiento sobre la política en el Cesar

Pensamiento sobre la política en el Cesar

Haciendo un recorderis de mi infancia, encuentro que desde muy niño mi diario vivir se vio relacionado con el entorno político, recue...

En la Tierra Prometida

En la Tierra Prometida

El mundo asiste boquiabierto al espectáculo de la Copa Mundo Brasil y, cada día, los ciudadanos de las naciones nos sentamos ante un ...

La lectura crítica que no es crítica

La lectura crítica que no es crítica

  No logro explicarme cómo hay profesores, particularmente de castellano, que se han tragado el cuento que inventó el Icfes hace al...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados