Opinión

Una ofrenda de Navidad

José Atuesta Mindiola

23/12/2014 - 07:00

 

Escribo esta ofrenda de Navidad, apoyado en un epígrafe de Ana Frank: “no veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda”. Desafortunadamente, la violencia extrema de terroristas continúa en la ruta de violaciones, secuestros, torturas y asesinatos en todas partes del mundo. Sin embargo, frente a estas acciones violentas cuya responsabilidad es de una minoría, la mayoría celebramos las actitudes que dignifican la condición humana y alimentan las bondades del espíritu. 

La población mundial que tiene una visión pacifista ha recibido con beneplácito el anuncio del presidente Barack Obama de los Estados Unidos de poner punto final al bloqueo a Cuba. El líder de esta decisión histórica es el Papa Francisco Primero. Una minoría de cubanos en el exilio, que ha construido murallas de venganza contra el régimen instaurado por Fidel Castro, descalifica el proceso. Mientras que el pueblo que reside en Cuba festeja el desbloqueo por las ventajas económicas, sociales y políticas.

En estos tiempos de Navidad, los cristianos pacifistas nos sentimos más cerca de Dios y valoramos la importancia de la convivencia y la solidaridad. A pesar de instantes tristes, celebramos los extensos momentos de alegría. Dos de las cosas sublimes de mi vida: nunca dejaré de ofrendar por las bienaventuranzas de la familia y de las virtudes de los amigos. Este año perdí dos  amistades. Uno, el doctor Aníbal Martínez Zuleta, un lector de mis poemas y estudioso de la historia y la política. Otra, la recordada Lolita Acosta Maestre, apreciada e incansable periodista, fundadora del Diario Vallenato. 

Uno se van y otros llegan, infalible travesía de los mortales. Este año conocí a un amigo, que es asiduo lector de mis escritos y todos los lunes me llama para comentar mis columnas publicadas. Uno de los detalles que más me agrada, es cuando de manera elegante me hace las sugerencias gramaticales del caso. Este amigo es Arístides López Guerra, a quien el doctor Carlos Quintero Romero, llama el “Rufino Cuervo vallenato”. En  homenaje a Rufino José Cuervo (1844-1911),  lingüista y autor del Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana.

Este amigo nativo de la Guajira, descubre su vocación lectora y gramatical en el Seminario Menor de Cartagena donde inicia su bachillerato. Apenas cursa dos años y regresa a su tierra, y de manera autodidacta perfecciona el conocimiento de la sintaxis gramatical. Hace 52 años vive en Valledupar con su esposa Mery Cuello y cuatro hijos. Cuentan sus hijos que cuando estudiaban fuera de la ciudad y le escribían a su papá; éste, además de responderles con caligrafía y ortografía impecables, les regresaba las cartas con las observaciones en tinta roja.   

Nota: Les deseos feliz navidad y prosperidad. Me voy de vacaciones, y con el favor de Dios,  regresaré el 6 de enero. 


José Atuesta Mindiola

 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Definitivamente, estamos jodidos

Definitivamente, estamos jodidos

Ya se volvió aburridor, por decir lo menos, el enfrentamiento entre quienes fueron en alguna época uña y mugre y le vendieron la i...

El regreso al recuerdo

El regreso al recuerdo

Si recordar es vivir, ayer viví momentos de alegría, de nostalgia, pero con lágrimas que encendían mis mejillas de arrebol y gestos...

¿Y las letras de Valledupar para el mundo?

¿Y las letras de Valledupar para el mundo?

  Llegando ya a los dos años de residir en la capital del Cesar, se ha hecho más frecuente el escuchar que estas tierras están l...

En una calle de Tamalameque

En una calle de Tamalameque

A la margen derecha del río Grande de la Magdalena, fronterizo con Mompox, en el año 1536 Quezada avistó una pequeña ranchería i...

La letra con sangre entra

La letra con sangre entra

Era el lema de las escuelitas del pueblo donde estudiábamos. Eran dos, hoy que las evoco en el tiempo, aflora la sonrisa al recordar...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La danza contemporánea en Colombia

Vilma Guzmán | Artes escénicas

El fabuloso país del oro

Uriel Ariza-Urbina | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados