Opinión

Hijo, cómo pasa el tiempo

Diógenes Armando Pino Sanjur

05/01/2015 - 06:00

 

Diógenes Armando Pino Sanjur e May Francisco Pino VanegasHan transcurrido 10 años desde ese día mágico y maravilloso del 5 de enero del 2005, cuando Dios, en un gesto de su infinito amor, dispuso que brillara con luz propia una nueva estrella en el firmamento, que los Dioses del Olímpo en la mitología griega celebran una fiesta en honor a Deméter (gran madre), Diosa que protege los nacimientos y niños pequeños y de Astarté, Diosa de la fertilidad por su maravillosa creación, que en un parto de vida naciera mi hijo May Francisco Pino Vanegas. 

Desde ese momento, mi vida se iluminó, se irradió de felicidad y alegría, toda vez que ese pequeño y angelical ser con sus gestos, mirada, sonrisa, e inclusive con su llanto, inundó de amor y afecto mi existencia.

A pesar de la felicidad y el amor que invadía todo mi ser, el temor y el miedo al ver ese ser maravilloso tan pequeño e indefenso, me cuartaron la posibilidad en los primeros días de disfrutarlo en mis brazos, porque mi inexperiencia en estas lides no me permitían que lo apoyara en mis brazos y le brindara mi calor por la preocupación de no causarle algún daño.

Con el trascurrir del tiempo fue creciendo y a la vez tomé más experiencia y perdí el temor y fui disfrutando de tener a mi primogénito entre mis brazos, pudiéndole manifestar con mis abrazos y calor humano el inmenso amor y cariño que sentí hacia ese ser maravilloso y especial, que Dios un día tuvo a bien enviarme a mi vida. 

Pero a pesar de ir adquiriendo conocimiento y experiencia en mi nuevo rol de padre, comienzan las preocupaciones y la intranquilidad para protegerte, cuidarte y preservarte alejado de toda enfermedad, molestia, dolencia, malestar o sufrimiento, buscaba de forma inocente e infructuosa la manera de mantenerte en una capsula o burbuja protectora, donde nada de esto se te acercara, desconociendo por completo los ciclos de la vida y la naturaleza. 

Fueron muchos momentos de zozobra, desasosiego y sufrimiento al darme cuenta la imposibilitad de brindarte la total protección y encontrar qué malestares o molestias te incomodaban, tu llanto e incomodidad se convertían en mi más grande tortura y tormento, ya que no teníamos la posibilidad de saber qué te sucedía.

Pero como el tiempo no se detiene, seguiste desarrollándote y creciendo, me brindaste muchas alegrías, en este trasegar y es de inmensa pasión recordar cuando diste tu primer paso, cuando con esa voz angelical y llena de ternura me dijiste papá o cuando me dijiste te quiero, momentos mágicos donde Dios me dio muestra real que existe un paraíso, el cual tú riges y conduces. 

Pero esos momentos inolvidables y felices abundan a lo largo de tu vida, porque con cada travesura, palabra o accionar tuyo alegrabas mis días, alimentabas mi alma, revivías mi infancia, ésa en la que mis padres me cubrieron con su infinito amor, cariño y comprensión.

En todo momento me sorprendía con tus ocurrencias, inteligencia y tus manifestaciones de amor y afecto, pero también me asaltaba la preocupación que día a día, veía tu vertiginoso crecimiento físico, emocional e intelectual, lo que me llenaba de nostalgia, al ver que ese bebe inocente, sin preocupaciones y afanes, que necesitaba de mi ayuda para sostenerse, correro o alimentarse, día a día se convertía en un niño independiente y autosuficiente. 

Difícil de asimilar y comprender, que ese pequeño que hace pocos años por miedo de no lastimarlo, apenas observaba y con temor acariciaba suavemente con mis manos, ya es un hombrecito, el cual ahora me sorprende hablándome de Internet, túnel del tiempo, de música o me recuerdes tu simpatía por el Atlético Nacional, equipo que no sigo toda vez que soy hincha del América de Cali, pero sin nunca olvidar tu ternura, cariño y amor que siempre me demuestras y profesas. 

El tiempo es infalible y no se detiene por eso debo aceptar que debes cumplir el ciclo de vida, debes cumplir con tus funciones de ser humano, debes seguir creciendo para aportar tu capacidad, tenacidad e inteligencia en la construcción de una nueva sociedad, por eso ruego a diario al Dios de la vida, al Todopoderoso, que en su infinita sabiduría e inmensa misericordia, te ilumine, te guíe, bendiga, llene de salud y, sobre todo, te convierta en un hombre de bien, lleno de valores y con una gran sensibilidad social. 

De mi parte, quiero decirte te amo y adoro con tomo mi corazón, que cada día doblego rodillas para que todos tus anhelos, tus sueños y proyecto de vida sean una pronta realidad, pero a la vez quiero que siempre tengas presente que nunca dejarás de ser mi bebe, mi mayor, alegría, ilusión y la luz de mis ojos, eres parte de mí, eres la extensión de mi existencia, por eso eres el mayor aliciente para vivir cada día y el elixir de vida y de juventud que combates la vejez que me rodea y circunda. 

Hijo muy a pesar de mis errores, desatenciones, descuidos y muchas veces mi abandono con lágrimas en mis ojos, hoy que estás a punto de cumplir años, quiero decirte y dejarte siempre presente que te amo, te adoro y que eres al lado de tu hermano mi razón de ser, mi orgullo, mi amor y mayor alegría. Feliz cumpleaños, mi vida.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

No voy a Patillal

No voy a Patillal

Esta columna la hubiese podido titular más bien “Me voy pa´ Patillal “ y en contraposición al gran Armando Zabaleta, cuando se...

Tertulias con Beto Muñoz Peñaloza

Tertulias con Beto Muñoz Peñaloza

  Conocí a Beto Muñoz Peñaloza finalizando la escuela primaria en el colegio Atenero El Rosario, localizado entonces en el emblem...

Editorial: “Operación E” y la censura en Colombia

Editorial: “Operación E” y la censura en Colombia

La película “Operación E”, que presenta la historia de Clara Rojas, capturada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia...

Editorial: Una alianza cívica para salvar el Río Cesar

Editorial: Una alianza cívica para salvar el Río Cesar

En los últimos dos años no han faltado las denuncias y protestas sobre el estado del Río Cesar y la necesidad de recuperarlo urgen...

Mi tercera vez

Mi tercera vez

A decir verdad, siendo niña, cuando veía tomar café a mi papá todas las tardes después de su plácida siesta, sentía mucha curi...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados