Opinión

Mototaxismo y Estado

Rodolfo Quintero Romero

21/01/2015 - 06:40

 

Todo es cuestión de método. En democracia los conflictos deben solucionarse con acuerdos. Suelen ser mejores las medidas graduales y consensuadas que las autoritarias. La ley debe ser el último recurso.

El mototaxismo no es un invento de la delincuencia. Es la respuesta a un transporte público ineficaz. Una reacción económicamente racional frente a una oportunidad de negocio. Miles de pobres -61% nacidos en Valledupar-, trabajando más de 9 horas diarias, han construido una economía popular que presta un servicio social importante a la ciudad: ¡Cerca del 80% de los vallenatos se moviliza en motos!

Las mototaxis son un transporte barato, ágil, flexible e insostenible. ¿Qué es lo más irritante de ellas? ¡La forma como las usan! Si respetaran las normas de tránsito y las medidas de seguridad a nadie molestarían y sería irrelevante saber si el parrillero viaja gratis o no.

Aquí lo que se percibe es falta de autoridad, ausencia de Estado, de instituciones fuertes capaces de hacer cumplir las normas, no solo a los motociclistas sino también a los carros particulares y taxis. ¿Son suficientes los pocos policías de tránsito? ¿Hacen respetar la ley? ¿La cumplen ellos? ¿Hay rigor en la entrega de licencias de conducción? No. ¿Cómo piensan, entonces, hacer cumplir el nuevo decreto?

Señor Alcalde, con respeto le sugiero firmar con los motociclistas un primer acuerdo de obediencia a las actuales normas de tránsito. Para garantizar su cumplimiento, incremente significativamente el número de policías de tránsito y capacítelos; mejore la señalización vial y estimule la autorregulación a través de campañas educativas que promuevan la cultura de la legalidad. Otorgue un plazo razonable para que cumplan y, si no, aplíqueles con firmeza las medidas coercitivas.

Nadie, por ejemplo, debe llevar más de un pasajero, sea familiar o no. Nada de zigzagueos, conducir en contravía, adelantar por la derecha, irrespetar semáforos, parquear en andenes, ir sin casco, etc. Le aseguro que, sin estas audacias, las mototaxis pierden gran parte de su encanto.

Hay que ofrecer, de inmediato, una alternativa de transporte al mototaxismo. Atractiva, cómoda, climatizada, con pasajes baratos, amplia cobertura y frecuencia, para que los usuarios voluntariamente la utilicen. Un sistema de buses para todos: ricos, acomodados y pobres, que se convierta en un espacio democrático en donde los ciudadanos concurran en condiciones de igualdad.

Aun así, el mototaxismo seguirá, gústenos o no, porque no es posible que el SETP llegue a todos los lugares. Antes que perseguirlo es mejor restringirlo gradualmente a medida que ingresen nuevos buses y rutas; convertirlo en un transporte complementario, formalizado, para algunos barrios periféricos, hasta que el mercado y no el Estado lo erradique.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

País sin ciencia, país sin progreso

País sin ciencia, país sin progreso

El pasado 15 de Diciembre a las 5:15 hora local de Pekín, el Yutu o “Conejo de Jade” hizo contacto con la superficie de la Luna,...

Pégale a la Pared pero nunca a una Mujer

Pégale a la Pared pero nunca a una Mujer

He escogido el titulo de la canción de Reyli porque inspira estas letras y tengo fe que por cada persona que la escuche pueda ejerce...

Editorial: Bellas Artes en el olvido

Editorial: Bellas Artes en el olvido

El pasado miércoles 17 de junio, docentes y estudiantes de Bellas Artes en Valledupar salieron a la calle para manifestar un descont...

Proceso de paz versus desempleo

Proceso de paz versus desempleo

En el camino del proceso de paz con las Farc, son muchas las preguntas abiertas. El manto de dudas crece mientras los colombianos de ...

No me amenaces, no me amenaces

No me amenaces, no me amenaces

  “El mundo se divide en dos, los que encañonan y los que cavan. El revólver lo tengo yo, así que ya puedes coger la pala”. E...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube