Opinión

Colombia, país de logros frívolos

Diógenes Armando Pino Sanjur

04/02/2015 - 06:10

 

Luz Marina Zuluaga / Miss Universo 1958 (Colombia)

Con gran complacencia hemos festejado el logro de nuestros ciclistas en las carreteras europeas y con regocijo disfrutamos del triunfo de Nairo Quintana y Rigoberto Uran en el Giro de Italia, o por qué no, celebrar los éxitos de nuestra Saltadora Catherine Ibargüen en la liga de Diamante o en los mundiales de atletismo.

A quién no le causa satisfacción que nuestra selección mayor ocupe el 5° puesto en el Mundial de fútbol, que reciba el premio al juego limpio, que nuestro James Rodríguez alcance la Bota de Oro que lo  reconoce como el Goleador del Mundial, o el Premio Puskàs, como anotador del mejor gol del año 2014.

Asimismo nos alimenta el orgullo y sube nuestra vanidad conocer que la mujer más linda del universo Paulina Vega Dieppa es oriunda de nuestra tierra, que el sofisma y mala imagen del país a nivel mundial por causa del narcotráfico y el terrorismo ha culminado y después de más de 56 años pudimos ver de nuevo coronada una de nuestras beldades en Mis Universo.

Nuestro país ha cosechado muchos triunfos, logros que nos han llenado de orgullo y satisfacción, por lo que ha despertado en muchos de nuestros niños y jóvenes el querer emular estos éxitos alcanzados, para encumbrarse en la fama nacional y, por qué no, mundial.

Lo que en muchos casos se convierte en un mal mensaje, toda vez que nuestros jóvenes y niños piensan que es más fácil salir de su precaria situación económica y social por medio del deporte y los desfiles, olvidándose de lo primordial, el crecimiento intelectual, el estudio o preparación para afrontar el futuro y crear las herramientas necesarias para la construcción de un mejor mañana.

De ahí, que veamos con preocupación los pésimos resultados en las pruebas saber, en las pruebas Pisa, o el alto grado de deserción escolar, lo que conlleva al establecimiento de una sociedad sin aptitudes y capacidades que carecen del conocimiento necesario para mejorar su calidad de vida y adoptar formas de vida saludable que le permita asumir un papel activo en la tomas de las decisiones para construir un mejor futuro.

Pero qué nos espera a los colombianos si a diario nos inundan los medios de comunicación de series o novelas que hacen apología al delito, donde nuestros ilustres dirigentes nos enseñan cómo evadir la justicia, cómo una congresista denigra de nuestro único premio nobel o cómo nos enseñan que, para mantenernos en el poder, debemos hacer lo que sea necesario, así sea perder la dignidad presidencial y obtener la de senador para acechar la oportunidad de volver a la presidencia.

Mientras nuestra nación no cambie de percepción y proyecte la educación como el instrumento y la herramienta decisiva para el desarrollo de las personas y la comunidad, como la vía para acabar las desigualdades más arraigadas en nuestra sociedad, seguiremos vendados y deleitándonos con triunfos frívolos, que nos alejan de la oportunidad de construir un país con desarrollo, progreso y bienestar sostenible para todos.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

  “El objetivo principal de la educación es crear personas capaces de hacer cosas nuevas, y no simplemente repetir lo que otras ...

Efectivamente, ya no sale un Hit

Efectivamente, ya no sale un Hit

Dice Silvestre Dangond al iniciar su más reciente sencillo titulado  El Hit: “y aquí les va la cuota inicial” refiriéndose al a...

El cuento de las “cuatro presidencias” de Rafael Núñez

El cuento de las “cuatro presidencias” de Rafael Núñez

  Desde que abrí los ojos o, mejor dicho, desde que tengo uso de razón, vengo oyendo el cuento de que “Rafael Núñez fue cuatro ...

 App UBER, la empresa fantasma

App UBER, la empresa fantasma

Al leer todos los informes y las denuncias sobre la plataforma tecnológica UBER, no solo en nuestro país, sino alrededor del mundo ...

Sangre en la arena

Sangre en la arena

  Si hay algo que nos caracteriza a los colombianos es que somos amantes del debate, de la controversia, de la confrontación de id...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados