Opinión

Traición o ejercicio de poder

Alfonso Suárez Arias

06/02/2015 - 06:10

 

“Quien a ser traidor se inclina, tarde volverá en su acuerdo”.

La traición es el antivalor ético, moral y jurídico, útil como herramienta para allegar al poder, sustentar la autoridad y facilitar el beneficio personal, el encumbramiento social o la subyugación de un pueblo. Concurre con la corrupción y la violencia generadora de crímenes sociales. Opinar sobre la traición, es inmiscuirse en un amplio espectro de realidades dentro del desarrollo del Estado y de la  misma sociedad, solo la ética puede atribuirse el señorío para recusarla cuando son escandalosos sus resultados.

Cada día la opinión pública y el grupo social que conforma la nación se ve inmiscuida en situaciones antagónicas con la esencia de su propia conducta. Así como se han trocado valores éticos y morales para transponer como atributos aquello otrora considerado repulsivo e inaceptable para el comportamiento general, hoy en día las traiciones y deslealtades amenazan peligrosamente las etiquetas de respeto y consideración al ciudadano.

En el compulsivo mundo político epicentro del desarrollo social, que se comporta al igual que una rueda de Chicago girando acorde a eventualidades, las variaciones entre los postulados de diferentes corrientes políticas son separadas apenas por una tenue línea imaginaria, que en determinado momento puede confundir el sentimiento patriota con comportamientos normales secundadas por la deslealtad.

El código penal colombiano tipifica la traición a la patria, como ese actuar del ciudadano que va en contra de la existencia y seguridad del Estado propiciando el menoscabo de la integridad territorial, perjudicando los intereses de la república, instigando actos de guerra u hostilidades por otras naciones, incluso propiciando la deserción de la fuerzas militares. Ese ciudadano característico es aquel que ostenta el poder de convocatoria que lógicamente lo podría ejercer desde el mismo gobierno, misión diplomática o con suficiente empoderamiento en los medios de comunicación.

El Artículo 458 del código señala directamente de traidor a aquel súbdito del Estado que hostigue participando en conflicto armado, perjudicando los bienes de la patria o a las fuerzas armadas legalmente constituidas para ejercer la soberanía y protección ciudadana.

Pero en la consideración social de la traición, ésta trasciende más allá del atentado a la lealtad, fidelidad o irrespeto a la confianza depositada en tal persona, lo cierto es que solo se traiciona al amigo, si no satisface las expectativas de  acciones que les favorecían, otra consideración ya es pecar en contra de la normativa social, el referente que trascendió esta acción inmoral y antisocial fue el acto de Judas.

Acaso, aquellos encumbrados políticos e intelectuales del país que actúan como tal en el día y en la penumbra son guerrilleros que amenazan la democracia, elegidos o proponiéndose como gobernantes para legitimar sus falacias, ¿podría considerárseles escrupulosos integrantes de la patria y la sociedad?

Bajo ningún esquema se puede justificar, que de la concurrencia traicionera se pongan en riesgo las propiedades estatales, la prestación de servicios públicos, la libertad de movilidad, seguridad de personas y bienes, por deslealtad a los principios de soberanía, integridad territorial y el aseguramiento de la convivencia pacífica dentro de un orden justo.

La reflexión obligada de ésta interpretación es determinar si en nuestro Estado social de Derecho, está siendo traicionada la patria, las instituciones y la misma sociedad por el gobernante elegido, las autoridades, los opositores en calidad de ciudadanos y los actores del conflicto armado, todo dentro del marco que busca encontrar la paz real apuntalada en verdaderas acciones contra el terrorismo, el delito y la injusticia.

 

Alfonso Suárez Arias 

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La tecnología y la educación

La tecnología y la educación

  En Colombia hace setenta años se dio el primer paso para la educación a distancia, con la creación de la emisora radio Sutaten...

Pasaporte para el hambre

Pasaporte para el hambre

“El hambre hace ladrón a cualquier hombre”. Pearl Buck Todavía, hasta la pasada década de los años 80, se consideraba que las ...

El voto programático es un sofisma

El voto programático es un sofisma

En Colombia por precepto constitucional y legal se establece el voto programático, que es el mecanismo de participación mediante el c...

Embarazo adolescente y sexualidad infantil: una  problemática que no espera en Valledupar

Embarazo adolescente y sexualidad infantil: una problemática que no espera en Valledupar

“La verdadera sexualidad no es el simple acercamiento de los sexos, sino el trabajo creador del hombre y la maternidad de la mujer...

El gobernante que merecemos

El gobernante que merecemos

Llegó el 2015, año político, donde los colombianos elegimos las autoridades regionales, los mandatarios que van a regir los destinos...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube