Opinión

Ser feminista: ¿Qué tiene de malo?

Beatriz Ramírez

12/02/2015 - 07:10

 

¿Qué piensan que es el feminismo? ¿Qué parte de la liberación de la mujer no es para ustedes? Gracias a esta movilización, las mujeres han logrado, por citar algunos ejemplos: el derecho al voto, el derecho a no ser una propiedad de su marido, que el acceso al estudio en todos los niveles sea en igualdad de condiciones para niñas y niños, poder elegir la profesión sin ser estigmatizadas, cobrar los mismos salarios por las mismas oportunidades laborales.

Feminismo y feminista son palabras que reconocen que las mujeres son una fuerza en el mundo. Es un movimiento social que ha logrado mantenerse a través del tiempo. Entonces, debemos usarlas para transformar el estereotipo de la feminista como una mujer patética, que odia a los hombres y que rechaza todo lo que suene a masculino. El feminismo ha sido descalificado y ridiculizado, las feministas han sido tratadas de «marimachos», feas o mujeres insatisfechas sexualmente.

Les pregunto ¿qué tiene de malo ser feminista?, si son los movimientos de mujeres feministas desde el siglo XVIII en adelante con su transcendental presión quienes vienen promoviendo la igualdad de oportunidades, el poder acceder a los espacios públicos, a los mecanismos decisorios colectivos y a los bienes sociales, buscando transformar las relaciones en el mundo de lo privado y por su reconocimiento como sujetos autónomos con principios de igualdad, libertad y ciudadanía

Hoy miles de mujeres identifican el feminismo como un movimiento combativo que, en lugar de apartar a los hombres, celebra que ellos mismos se estén “convirtiendo” en militantes de una causa que al final tiene un único objetivo: la libertad de decidir por sí mismo.

La vida de una feminista también se construye con hombres. “Tengo familiares hombres, tengo amigos, me casé con un hombre. Un hombre feminista es uno de los productos más gloriosos de la evolución” como lo dice Caitrin Moran-Escritora del libro How to be a Woman (Cómo ser una Mujer), libro del año 2011 del Galaxy National Book Award.

Transformemos el imaginario que dice la vida doméstica va en contravía de esa idea feminista que supone que la mujer debe salir del hogar para sentirse realizada o liberada del yugo patriarcal. El feminismo del que nos habla Caitrin, bien podría llamarse “feminismo del sentido común”.

Se trata de la libertad de elegir si se sale o no del hogar, de la libertad de decidir con quién se construye un hogar y de planear cuántos hijos existirán en ese hogar. O si no habrá. Defendió su posición asegurando que, si bien es feminista, su experiencia no representa a todas las mujeres. Es eso, justamente eso. Gústenos o no, lo realmente original de su postura.

Además de ese desparpajo que le fluye y demuestra su aguda inteligencia y sensibilidad, es que amplía el panorama de “lo femenino” y devela que algo que durante siglos se redujo a un artículo: LA. No existe La mujer, somos Muchas Mujeres distintas, únicas. Irrepetibles. Entonces  ¿Qué tiene de malo ser feminista?

Si el desafío está señalado en la frase que dijera en algún momento Mónica Roa (abogada que logró despenalizar el aborto en tres casos en Colombia):“El reto está en cómo empezar a construir relaciones entre hombres y mujeres en las que nos apoyemos mutuamente sin necesidad de que uno anule al otro”.

 

Bibliografía

Artículo Feminismos latinoamericanos y sus aportes a la experiencia moderna”. Virginia Guzmán. Centro de Estudios de la Mujer (CEM), Chile y Claudia Bonan. Instituto Fernandes Figueira (IFF/FIOCRUZ), Brasil

“Como ser una mujer” de Caitlin Moran.

 

Beatriz Ramírez David

Sobre el autor

Beatriz Ramírez

Beatriz Ramírez

Mundo en femenino

Administradora de Empresas, egresada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia “UNAD”, estudiante de la Maestría en Género, Sociedad y Políticas en Prigepp-flacso. Cuento con habilidades y competencias que me han permitido desarrollarme en las áreas de gestión humana, en los sectores públicos y privados. Con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo; con amplia experiencia como facilitadora en temas de Género, empoderamiento de las mujeres, igualdad de derechos e Inclusión Social, manejo de personal y trabajo social con comunidad en alto riesgo de vulnerabilidad.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cero a la izquierda

Cero a la izquierda

  Pensará el lector desprevenido que estoy dando una calificación baja y peyorativa a la izquierda colombiana. No, mi querido lec...

Editorial: La ciudad resiliente, el gran objetivo

Editorial: La ciudad resiliente, el gran objetivo

  El Día Mundial del medio ambiente nos permitió “reabrir” los ojos y apreciar la naturaleza que nos rodea, entender que la g...

¿Murió la revolución o un revolucionario?

¿Murió la revolución o un revolucionario?

Murió el hombre que encarnaba una revolución fallida desde hace varias décadas y se convirtió en un tirano, igual o peor a Fulgen...

Las galápagas de la violencia

Las galápagas de la violencia

En esos días, en que se estremeció de horror el país, en que el odio y la barbarie se enseñoreaban en campos y ciudades; aquí en T...

Editorial: Balance de un año de Cultura en el Cesar

Editorial: Balance de un año de Cultura en el Cesar

El 2012 se termina y, como lo requiere el fin de un ciclo, es preciso entender cuáles han sido los avances, retos,  oportunidades y t...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube