Opinión

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

Redacción

23/02/2015 - 04:30

 

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

La revelación de las amenazas de muerte dirigidas al alcalde de Valledupar, Fredys Socarras, tras la puesta en vigor del decreto que reduce el mototaxismo es motivo de profunda preocupación y de rechazo.

En un periodo en el que se busca la paz y la conversión de las bandas armadas ilegales que propugnan la violencia en Colombia, el lenguaje de la intimidación y de la muerte empleado por sectores atados a ciertos intereses representa un serio ataque a la armonía, el desarrollo y la libertad a los que aspira la capital del Cesar.

El lenguaje de la muerte no se puede tolerar en ningún modo y debe ser motivo de unión entre todos los que defienden los valores de la democracia, el diálogo y la vida. Éste es un momento clave para mostrar unidad entorno a esas ideas y sobreponerse a las diferencias políticas e intereses circunstanciales.

En unos días en los que, justamente, se habla de marchar por la vida en toda Colombia (el 8 de marzo), queda explícitamente demostrado que la asignatura más pendiente en el país es “no matar”.

Por muy obvio que parezca, hemos de recuperar los espacios de sensatez, defender la moderación y comprensión, mostrar respeto por el otro -aunque muestre diferencias importantes- y responder con los medios que permite la democracia: es decir las leyes y la justicia.

Pensemos en nuestros hijos e hijas, a quienes deseamos entregar un lugar donde puedan vivir y trabajar sin miedos, sin rencores, y que encuentren en ese espacio la posibilidad de sentirse libre de amenazas e inseguridad.

El 8 de marzo, cada ciudad de Colombia tendrá la posibilidad de expresar su deseo de valorar la vida y de rechazar los odios que ponen en peligro cualquier ciudadano. Pero miremos más allá de ese 8 de marzo y rechacemos el lenguaje de la muerte en cualquier momento, desde este mismo instante, y evitemos que se propaguen las cadenas de odio que facilitan el pensamiento destructivo.

Es necesario entender que matar a alguien es interrumpir una obra valiosa y que se puede convivir respetando el vecino. Hagamos de esta convivencia en Paz un objetivo de cada día, un lema para la transformación cotidiana de nuestras ciudades.

 

PanoramaCultural.com.co 

1 Comentarios


Berta Lucía Estrada 24-02-2015 02:22 AM

Una editorial muy buena. Lo único que agregaría es que lastimosamente las amenazas vienen impuestas por los políticos que nosotros mismos elegimos; sino veamos el caso de la senadora Morales quien desea implantar una Colombia segregacionista o el Opus Dei a través de sus colegios y de la Universidad de la Sabana; dos ejemplos entre muchos otros. Berta Lucía Estrada Autora de la columna Fractales

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Paso perdió a un gran hombre

El Paso perdió a un gran hombre

El fallecimiento de quien fuera mi gran amigo, con el que compartí en muchísimas ocasiones, con el que tenía tantas afinidades, qu...

Hombres Efe

Hombres Efe

Pensaba en ellos, en los "Hombre Efe" que me hallase en mi camino, fue uno a la vez, primero fue aquel con rostro de querubín, lo ha...

Defendamos nuestros símbolos

Defendamos nuestros símbolos

  Por estas épocas de polémicas, posverdad y posconflicto, no somos pocos los difusores y defensoresde la música vallenata que h...

Como en las casas de Mompox

Como en las casas de Mompox

  Estos pueblos del río, del Río Grande de la Magdalena, de lo que se ha dado por llamar la “subregión de la Depresión Momposin...

Indisciplina política

Indisciplina política

En tiempos modernos, la juventud enfrenta una crisis de falta de autoridad, respeto y obediencia por sus mayores, lo que ha permitido...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados