Opinión

Nos veremos en misa

Alfonso Suárez Arias

26/02/2015 - 05:05

 

“No es pobre el que tiene poco sino el que mucho desea,  a veces se gana y a veces se aprende”.          

Ya muy tarde, cerca del anochecer, el hombre exhausto se reclinó en una silleta del parque, abrió los brazos sobre el respaldo y se extasió mirando el límpido cielo azulado que pronto se tornaría en negro indefinible por la oscuridad, la que  ansiosamente esperaba y estimaba era su protectora.

Dormitó hasta que el particular silencio le despertó, y, animoso, caminó entre las sombras a la pared trasera de la casa que eligió para  saltar el muro que da a un patio interno, tal vez casi de cuatro metros de altura, se dejó caer al interior y permaneció inmóvil por un instante, escuchando, oliendo, analizando ese mundo desconocido pero que ambicionaba recorrer con la intención de sustraer por lo menos un elemento de valor que receptara el habilidoso comerciante-reducidor del barrio y le proporcionara algún dinero.

Recorrió sigilosamente los tres cuartos de la casa, esculcó pacientemente, rebuscó en la sala, anduvo por la cocina y se tomó un jugo de naranja que había en la nevera, quedaron solo dos jarras plásticas con agua, no logró relacionar objetos de valor, ni una porcelana, reloj, caja fuerte, dinero, televisor y nada, ni computador. Así que entendió para sus adentros que estaba malgastando el tiempo. Se arriesgó entonces al único cuarto ocupado, abrió la puerta muy lentamente y observó a Dioselino, dormido profundamente, arrullado por el reconocido ruido de un viejo ventilador que intentaba amainar la ola de calor a esa hora, un poco más de las 2 de la mañana.

Tampoco pudo detectar cosa alguna de ganancia y precio en ese cuarto habitado, entonces lentamente retrocedió y se dispuso a encontrar una salida, había perdido horas valiosas en una casa sin riquezas materiales a la vista, buscó por donde evadir ese encierro que lo ahogaba con esa extraña modorra causada por la soledad y los ronquidos ronroneantes de Dioselino, el curita del barrio que vivía  en ese cuarto mientras lograba adaptar uno confortable en la casa-cural de la iglesia que el obispo le había encomendado construir.

Anselmo, el frustrado ladronzuelo estaba a punto de la desesperación, por deducción espontanea calculó que ni armas habría en esa casa, por lo que se acercó al dormitorio y tocó pausada pero firmemente, de un salto desde la cama se escuchó, ¿Quién?,- Yo, y se abrió la puerta, se miraron a los ojos y gritaron atónitos por la sorpresa. Dioselino pensaba rápido y no encontraba respuesta.

Anselmo calmadamente le dijo, amigo, colabóreme, entré aquí a robar pero no encuentro nada y ahora no sé cómo salir, la puerta tiene doble llave y esa cerradura no es fácil para mí, estoy cansado y adolorido solo quiero irme al rancho aunque no tenga nada para llevar. Dioselino más que sorprendido, aturdido y somnoliento buscó las llaves y se dirigió con Anselmo a la puerta principal.

Ya destrabada la cerradura, Anselmo le dijo al cura,-tíreme una liga compa, mire que estoy jodido-. Dioselino le reveló quien era, le echó una bendición y le entregó el único billete que tenía, uno de 5.000, pensó:- bueno, en la mañana hago ayuno ahora me tomaré el juguito para pasar el susto-. El ladrón le agradeció con un gesto y le dijo alejándose apresuradamente.-nos vemos el domingo en misa.

Ah, la sociedad cambia muy rápido, ya estos curas y estos ladrones no se ven.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Quiénes son los verdaderos culpables de la muerte de los 16 neonatos en Valledupar?

¿Quiénes son los verdaderos culpables de la muerte de los 16 neonatos en Valledupar?

  Han escuchado alguna vez el dicho: ¿vendiste el sofá? Analicemos. Resulta que un adolecente una vez encontró a su novia “abr...

Un año después de Gabriel García Márquez

Un año después de Gabriel García Márquez

Comenta Darío Arizmendi que alguna vez le escuchó a García Márquez decir “Yo escribo en México pero vivo en Colombia”. Ése ...

¿Colombia oprimía y explotaba a Panamá?

¿Colombia oprimía y explotaba a Panamá?

Para justificar los vergonzosos acontecimientos del 3 de noviembre de 1903, los defensores de la leyenda dorada y de la versión ecléc...

Del paro de las tachuelas al paro del 2019

Del paro de las tachuelas al paro del 2019

  Han transcurrido más de cuarenta años desde el 13 de septiembre de 1977 , correspondiente fecha al periodo presidencial de Alfons...

Conexión Estocolmo

Conexión Estocolmo

  Quién pudiera creer, que hay una línea de conexión entre Estocolmo (Suecia) y Valledupar (Colombia), pasando por Duluth, Minne...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados