Opinión

La deuda de Valledupar con “El Cacique de la Junta”

José Luis Sierra Mendoza

03/03/2015 - 02:40

 

Por estos días no se habla de otra cosa, ni hay un programa de televisión con mayor rating en Valledupar y el país, que la telenovela que cuenta mágicamente, de manera natural y con una escenografía impecable la vida de quien fuera el mayor exponente de un folclor y una música que poco a poco se ha venido posicionando y consolidando como la expresión cultural que identifica a Colombia ante el mundo, Diomedes Díaz “el cacique de La Junta” como cariñosamente se le conocía al más grande interprete de la música vallenata de todos los tiempos.

Hoy podemos asegurar ante este hecho que, pese a todos los prejuicios suscitados por la producción y presentación de la novela, el país entero sigue reconociendo a Diomedes como el fuera de serie que siempre fue.

Diomedes vivió para enaltecer el nombre de Valledupar y de su expresión cultural -la música vallenata-, como lo ilustró en una de sus más de 100 composiciones “yo soy el hombre que nació una mañanita, dice mamá que fue a las 7 de la mañana un día domingo bien tempranito en la finca donde aprendí a componer estás canciones y, desde entonces, mis mejores intenciones es de llevarlas más allá de las fronteras”, ¡pues lo logró! Sus canciones y su magistral interpretación cautivó corazones más allá de las fronteras.

Es justo preguntarse ¿qué hizo la dirigencia política vallenata por Diomedes? ¿Cuántos homenajes y reconocimientos?, particularmente debo manifestar que sentí una profunda tristeza por el hecho de que una vez muerto, fue programado su “homenaje” por parte de la Fundación de la Leyenda Vallenata, “homenaje” que pareciera entrañar más bien un cálculo económico que un verdadero reconocimiento a su vida  y obra.

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar en el aeropuerto de la ciudad con un académico e incluso decano de una facultad de nuestra alma mater, nuestra querida Universidad Popular del Cesar, a quién le manifesté las razones por las cuales yo consideraba que Valledupar tenía una gran deuda con Diomedes y que no entendía por qué no se le había otorgado un Honoris Causa en arte y folclor a través de la UPC, por todos los grandiosos, valiosos y significativos aportes que en materia de folclor y cultura hizo el cacique al constructo cultural y folclórico de la ciudad.

Los argumentos espetados a mi juicio flojos por este personaje, fue que Diomedes no llevó una vida moralmente integra y que los profesionales deben ser integrales. Frente a esto debo decir, primero; que definitivamente no nos cansamos de manejar una doble moral, es decir, si era inmoral, ¿por qué pagaban altas sumas de dinero para que Diomedes los saludara en el CD? “Para el rector Jesualdo Hernández y toda la gente de la UPC”, segundo, jamás le dije que el Honoris Causa debió ser en Ética y Valores, ¡por Dios! debió haber sido en Arte y Folclor, había que evaluarlo como artista y punto y como tal fue un fenómeno el cual pasarán miles de años para que pueda ser superado si es que nace quien lo haga,  y, por otro lado, personalmente conozco profesionales incluso de la Popular del Cesar a los que ética y moralmente hablando los dejaba regados y lejos Diomedes.

¡Ah! y algo más, no se le iba a graduar para que ejerciera como tal y él no lo hubiera hecho sin dudas. Era solo un merecido reconocimiento simbólico a su vida y obra como el más grande exponente del folclor vallenato en todos los tiempos.

Por ultimo quiero señalar que no podemos seguir haciéndoles homenajes póstumos a nuestras personalidades y artistas ya que en lo personal creo que los homenajes deben hacerse es en vida, que lo pueda disfrutar el homenajeado que sepa y sienta la importancia de su vida y obra. Y mantengo por lo anteriormente expuesto la propuesta que debería estudiarse la posibilidad de otorgar Honoris Causa en Arte y Folclor a algunos artistas exponentes de nuestra música y cultura vallenata, de los cuales se pueda probar que hayan sido altamente exitosos en esta profesión. ¡Que se abra el debate!

 

José Luis Sierra “Chilavert”

@sierrajose1979

Sobre el autor

José Luis Sierra Mendoza

José Luis Sierra Mendoza

Visión colectiva

Gestor Industrial, administrador de Empresas y abogado en formación. Bienvenidos a esta importante ventana de reflexión desde la cual pretendemos construir visión colectiva.

@sierrajose1979

3 Comentarios


Aurora Elena Montes 05-03-2015 08:46 PM

Diomedes Díaz ha sido el cantante de música vallenata más popular, entiendo que sus fanáticos quieran muchos homenajes para él, pero ese deseo no debe nublar la razón y el sentido crítico. Diomedes también representa esa parte oscura del vallenato, la que encierra el machismo y todo el imaginario de una región en la que el concepto de hombre se forjó en torno a la prepotencia y al sometimiento de la mujer y su utilización como objeto que se usa y se desecha. El sólo hecho de regar por todo el país más de treinta hijos es sinónimo de eso, además resulta impresentable para una universidad otorgarle un Honoris causa a un hombre condenado por el homicidio de una mujer.

Ruben José García 07-03-2015 02:10 PM

Qué manía de crear deudas y más deudas. El Cacique ya tiene bastante con el fervor de su "fanaticada", no inventemos ni exigemos más cosas entorno a su figura.

Sireila Donis 07-03-2015 02:18 PM

Los que amamos la música vallenata sabemos que Diomedes no necesita más homenajes de políticos interesados por limpiar su nombre. Los homenajes deben ser únicamente musicales y artísticos. Fuera la politiquería!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Homenaje a un grande

Homenaje a un grande

Este ser excepcional y maravilloso nació en san miguel de las palmas de Tamalameque, el 26 de octubre de 1953, en el seno de un hoga...

No todos los saludos valen tanto

No todos los saludos valen tanto

En la pasada entrega de la revista Semana, el polémico y controvertido hombre de la farándula vallenata Álvaro Álvarez –más cono...

Lo mejor del año que pasó

Lo mejor del año que pasó

Luego de un breve receso y unas merecidísimas pero muy cortas vacaciones, regreso con pilas recargadas y con más y mejores bríos a b...

La naranja mecánica en acción

La naranja mecánica en acción

  El 3 de diciembre de 2015 escribí por primera vez sobre Valledupar como un epicentro cultural, turístico y ecológico. Lo hice en...

Alfred duerme y, a cambio, yo despierto hoy

Alfred duerme y, a cambio, yo despierto hoy

  Amanece y al igual que aquella madrugada de Lunes Santo, en la que me desperté sin sentido y razón a las 2:30am, desconociendo ...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube