Opinión

El problema económico de los festivales

Jorge Nain Ruiz

06/03/2015 - 04:30

 

Como prometí en la columna anterior, continuaré con el tema de las propuestas para que los Festivales Vallenatos retomen su rumbo y no sigan por el camino del descalabro, como les ha ocurrido a muchos, que incluso ya es casi imposible tratar de revivir.

Ya mencioné en otras entregas, y hoy lo reitero, que tal vez uno de los problemas más estructurales y de fondo que aqueja a casi todos los Festivales consiste en su precaria forma de financiación, que en la mayoría de los casos, depende exclusivamente de apoyo estatal local.

Las fundaciones, corporaciones, o cualquier tipo de organización dedicada a darle vida a un festival vallenato se acostumbraron a depender de los aportes de papá gobierno y solo a escasos meses o días de la fecha señalada, acuden como borregos a la oficina del alcalde a pedir la consabida cuota para cubrir casi el monto total del presupuesto del Festival. Así que el evento depende del estado de ánimo del alcalde, de quienes son aquellas personas que lideran la organización, y si éstas pertenecen al grupo político del mandatario. Depende también de si estamos en temporada electoral.

Dicho de otra forma: depender de la voluntad de un político pone en grave riesgo la continuidad y supervivencia de estos eventos. Por lo tanto, lo que los Festivales vallenatos tienen que hacer es ingeniarse fórmulas para generar ingresos propios y no depender de la voluntad política del mandatario local de turno, eso al parecer los dos únicos Festivales que lo están haciendo son el Festival de la Leyenda Vallenata y el Festival Francisco el Hombre de Riohacha.

Por allá por la década de los 80, se cambió la forma de organizar los Festivales. Antes los concursos se hacían en una plaza pública y eran totalmente gratuitos, y las presentaciones de los artistas profesionales se realizaban en casetas privadas, algunas organizadas por la misma fundación y otras por empresarios particulares que le hacían aporte a la organización del festival.

Como acostumbramos a la gente a traerles artistas famosos y costosos totalmente gratis, es ése el rubro que se lleva la mayor parte de los recursos de un festival. Por eso, lo que hay que hacer es regresar al sistema de espectáculos privados y que la gente pague para ver a sus artistas preferidos.

En la plaza pública solo debería organizarse presentaciones muy cortas para que la comunidad pagando entradas también apoye al evento folclórico y cultural. Ahí se encuentra una forma de financiación casi inexplorada, amén de otras que también hay que buscar.         

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las pifias

Las pifias

La parte dogmática de la Constitución Política de 1991 es tan bella como un poema de Pablo Neruda: “Para mi corazón basta tu pe...

El banquete del 75 aniversario del Instpecam

El banquete del 75 aniversario del Instpecam

La palabra banquete proviene del italiano bancheto (banco pequeño) donde la gente se sentaba alrededor de la mesa para consumir los al...

Las ofensas de la Iglesia Católica

Las ofensas de la Iglesia Católica

El pasado viernes 9 de octubre monseñor Castro, ante la condena a la Iglesia por el caso de pederastia de uno de sus curas, no encon...

La columna que nunca quise escribir

La columna que nunca quise escribir

Yo de negacionista no tengo nada, pero llevo muchos días negándome a aceptar que a quien le anuncian la muerte, necesariamente debe m...

"Tus espinas son las mías, las nuestras, las de todos"

A propósito de los diálogos de la Habana y su fin perseguido: La Paz. Pensaba en las Espinas y su contraste con la hermosa rosa que...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados