Opinión

Elecciones regionales: un nuevo pulso entre la paz y la guerra

José Luis Sierra Mendoza

10/03/2015 - 02:20

 

Más de un semestre ha transcurrido después del debate presidencial que ha generado las mayores controversias en el país en los últimos tiempos.

Pese a que tenemos un sistema de salud en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), un sistema educativo perverso que privilegia la cobertura en deterioro de la calidad, un aparato agrícola quebrado, falta de oportunidades laborales en todas las ciudades del país, etc., el  debate se centró puntualmente en defender el proceso de paz, por parte del oficialismo y quienes cerraron filas con la propuesta de ponerle fin al conflicto armado en Colombia, y en atacar tal proceso por parte de la “oposición” ya que al triunfar la paz a estos últimos se les agotaría el discurso en deterioro de su estructura política.

Valido mencionar también como un agravante de la pasada campaña electoral el hecho de que se haya  polarizado el país entre la derecha y la ultra derecha, desdibujando el papel de oposición real que durante mucho tiempo han venido ejerciendo algunos sectores demócratas  al interior del escenario parlamentario.

Yo creería que estás dos fuerzas que ayer estuvieron unidas, hoy se encuentran distantes además de las diferencias profundas valga señalarlo en el tema de la paz, por el hecho de quién termina disfrutando de las mieles del poder, ya que en materia económica estás dos tendencias han agenciado y agencian las mismas políticas neoliberales, de privatizaciones y de tratados de libre comercio mal negociados que han puesto en jaque desde principios de los 90 a nuestros productores  y en consecuencias, el desarrollo nacional, es decir, la coyuntura de la paz ha hecho que sectores políticos de avanzada –demócratas- aplacen las discusiones producto de las diferencias económicas y políticas que pueda tener con este gobierno a fin de permitir que avance el proceso de paz y, por otro lado, para no coincidir con un sector político liderado por quien desmejoró significativamente las condiciones de vida de la clase trabajadora en el país, con quien fue ponente y defensor de la ley 100 causal de que nuestro sistema de salud ponga por año más muertos que el mismo conflicto armado, etc. El uribismo.

Por estos días se empieza a hablar de candidaturas a gobernaciones y alcaldías a lo largo y ancho de la geografía nacional, y aun cuando se crea que este debate que se avecina tiene una dinámica distinta, lo cierto es que se repetirá el pulso entre la paz y la guerra, esto en el entendido de que el proceso de paz termina con un referendo en el cual el pueblo colombiano saldrá a aprobar o desaprobar todo lo que se haya acordado en la mesa de la Habana, razón por la cual cada una de estas dos fuerzas santismo–uribismo saldrán a garantizar el mayor número de gobernaciones, asambleas, alcaldías y concejos para asegurar legitimar o deslegitimar en tal referendo la propuesta de paz o la de guerra, es decir, la paz y la guerra tendrán en este debate próximo un nuevo raund.

Esta situación permite saber hoy cómo se realinderarán las distintas fuerzas en los temas de la gobernación del Cesar y de la alcaldía de Valledupar y otros municipios. Se mantendrá el bloque de Unidad Nacional, con acuerdos de respeto de algunos escenarios naturales de cada uno de los partidos que integran tal unidad y por otro lado el bloque conformado entre el Centro Democrático y una fracción del Partido Conservador. Así quedarán planteadas las apuestas, lo que resta ahora es conocer quiénes serán las fichas.

 

José Luis Sierra “Chilavert”

@sierrajose1979

Sobre el autor

José Luis Sierra Mendoza

José Luis Sierra Mendoza

Visión colectiva

Gestor Industrial, administrador de Empresas y abogado en formación. Bienvenidos a esta importante ventana de reflexión desde la cual pretendemos construir visión colectiva.

@sierrajose1979

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Ya vuelvo, decía el cuadro

Editorial: Ya vuelvo, decía el cuadro

La muerte de Germán Piedrahita nos ha dejado a todos tristes y aturdidos. Huérfanos de un artista y gestor entregado. Lo que no quer...

¿Somos los economistas culpables de la inequidad?

¿Somos los economistas culpables de la inequidad?

Un reconocido periódico bogotano publicó un artículo que argumentaba que los economistas colombianos habíamos desempeñado un pap...

Como gallina mirando sal

Como gallina mirando sal

Desde hace mucho tiempo algunas empresas vetan a los grandes profesionales, genios en sus respectivas áreas sólo porque sus direct...

Regresa la calma

Regresa la calma

Después de la euforia de haber ganado las elecciones, en un triunfo que no es suyo, después de la tristeza por una derrota que no e...

La salud y los juegos de la muerte

La salud y los juegos de la muerte

  En primera instancia, y teniendo presente la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 que dio origen a nuestra actual Constitució...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube