Opinión

"Afortunadamente no soy feminista"

Berta Lucía Estrada

12/03/2015 - 06:10

 

El pasado domingo se celebró una fecha emblemática para la mujer, la cual nos recuerda la importancia de seguir luchando por nuestros derechos.

Es por ello que publico una carta abierta que le escribí hace algún tiempo a una lectora indignada que me decía con mucho orgullo « afortunadamente no soy feminista ».

Ana Camila: ¿Afortunadamente no es feminista? Por lo que voy a hacerle las siguientes preguntas:

¿Sale a la calle únicamente acompañada por otra persona? ¿Nunca ha ido sola a un restaurante?  ¿Nunca le ha dado la mano a un hombre que no sea de su familia? Y si es casada ¿acaso la obligaron a casarse con el hombre que hoy es su marido?

¿O es viuda? y si lo es ¿acaso la sociedad y la familia la consideran una paria sin ningún derecho? ¿No puede ir a ver a  un ginecólogo? ¿Nunca ha tomado la decisión en una relación afectiva o sexual? -se lo pregunto porque millones de mujeres en el mundo no pueden hacerlo-.  ¿Maneja carro? Las mujeres de Arabia Saudita pueden ser encarceladas por este hecho considerado delito. ¿Critica al gobierno por Internet?, miles de mujeres en el mundo no pueden hacerlo porque la ley de sus países se lo impiden.

Más preguntas:

¿Debe cubrirse el pelo con una pañoleta? ¿Puede vestirse como quiere?¿Nunca ha viajado sola? ¿Nunca ha sido objeto de acoso sexual sólo por ser mujer? –y como me imagino que si ha sido víctima, así no lo reconozca ahora, ¿no se ha indignado cuándo eso ha ocurrido?- ¿Acaso no ha estudiado? ¿No ha ido nunca a una universidad?– Ni Virginia Woolf ni su hermana Vanessa pudieron hacerlo, ya que la universidad era solo para los hombres- ¿No tiene una cuenta bancaria? -las mujeres francesas solo pudieron hacerlo a finales de los años 60 del siglo pasado- ¿No trabaja por fuera de la casa?; y si lo hace, ¿le ha pedido autorización a su marido para poder hacerlo? -las mujeres francesas tampoco podían hacerlo antes de esa fecha; una lacra heredada del Código Napoleónico. Como tampoco tenían derecho a la Patria Potestad de sus hijos; otra lacra del Código al que hago referencia. ¿Nunca ha votado? ¿Nunca ha tomado la píldora anticonceptiva?

Esos privilegios que hoy nos parecen nimios, y muchos más, son luchas ganadas por el feminismo que usted tanto desprecia.

Antes que escritora soy feminista; por lo que no es un insulto leer cuando alguien me dice “feminista”, o como cuando quieren hacerme creer que no entiendo nada de la condición de género. Si ha leído otros de mis artículos se habrá dado cuenta que muchas veces he hecho alusión que cuando se desconoce su propia condición femenina se está repitiendo hasta el infinito el machismo; puesto que somos las mismas mujeres las que ayudamos a perpetuar esta pandemia, verdadera  ideología de extrema derecha, léase fascista; incluyendo, por supuesto, a muchas personas que se consideran de izquierda.  

Sin olvidar el rol nefasto que los discursos religiosos, entre ellos el de la Iglesia Católica y el de decenas de iglesias cristianas que pululan hoy en Colombia y que surgen como champiñones, han tenido en contra de las mujeres. Para probarlo es suficiente que le de una mirada a la historia de Occidente, le aseguro que no le haría daño.

Le agradezco la lectura y el comentario que ha dejado, eso me estimula a seguir en mi trabajo de investigadora de la problemática de género; y lo digo sin ironía, se lo aseguro. Además porque me alegra saber que las personas que piensan diferente también leen lo que escribo; de lo contrario sólo sería un diálogo entre pares, por lo que mucho de su contenido no tendría mayor impacto.

Entre más personas discutan alrededor de un tema determinado, mejor; de ahí surgen los debates y el enriquecimiento intelectual; pero sobre todo la posibilidad de seguir luchando por cambios en la cultura misógina y violenta de la sociedad colombiana en particular y de la sociedad en general. 

Por último quisiera decirle que ser feminista no me hace misandriaca, tal y como lo dijo en otro comentario. Por el contrario, las personas que he amado, y que más amo en el mundo, a parte de mi madre, son hombres: mi padre, mi hijo, mi marido y uno de mis hermanos.

Un cordial saludo,

 

Berta Lucía Estrada Estrada

bertalucia@gmail.com

Sobre el autor

Berta Lucía Estrada

Berta Lucía Estrada

Fractales

Berta Lucía Estrada Estrada (Manizales). Estudios: Literatura en la Pontificia Universidad Javeriana, una Maestría y un Diploma de Estudios Profundos (DEA) en literatura, en la Universidad de la Sorbona (París- Francia), una Especialización en Docencia Universitaria en la Universidad de Caldas, un Diplomado en Historia y Crítica del arte del Siglo XX y un Diplomado en Cultura Latinoamericana. Soy librepensadora, feminista, atea y defensora de la otredad. He publicado nueve libros, entre ellos La ruta del espejo, poesía, Editions du Cygne (Francia-2012), en edición bilingüe, Náufraga Perpetua, ensayo poético, Ediciones Embalaje-Museo Rayo, 2012, ¡Cuidado! Escritoras a la vista..., ensayo literario sobre la mal llamada literatura de género; y el ensayo sobre literatura infantil y juvenil ... de ninfas, hadas, gnomos y otros seres fantásticos. Docente universitaria en las áreas de lengua francesa, literatura hispanoamericana y francófona en la Universidad de Caldas; conferencista internacional y profesora invitada en universidades de Brasil y Panamá. He dado recitales de poesía en Colombia, Brasil, Francia, Panamá, Polonia y Alemania. Soy integrante de Ia Asociación Canadiense de Hispanistas y del Registro Creativo, éste último fundado por la poeta argentino-canadiense Nela Río.

Premios literarios:

Primer Premio Nacional de Poesía 2011 Meira del Mar, realizado por el Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia, con el libro "Endechas del Último Funámbulo", basado en la vida y obra de Malcolm Lowry.
Premio Especial, fuera de concurso, Ediciones Embalaje del Museo Rayo-2010, con el ensayo poético "Náufraga Perpetua".
2o puesto en el Concurso Nacional de Poesía Carlos Héctor Trejos Reyes-2011.
4o lugar en el XXVII Concurso Nacional de Poesía Ediciones Embalaje-Museo Rayo 2011.

Blog El Hilo de Ariadna, en www.elespectador.com
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/
Blog personal: Voces del Silencio:
http://beluesfeminas.blogspot.com
*Correo electrónico: bertalucia@gmail.com

4 Comentarios


Antonio Ureña 12-03-2015 08:30 AM

Permitame en primer lugar felicitarla por la calidad de su artículo y en su nombre dar las gracias a todas las feministas por la lucha mantendia todo este tiempo que no sólo han traido más libertades a las mujeres; han traído más libertad a las sociedades y con ello las han tornado más justas. La lucha del feminismo es la lucha del ser humano por un un mundo más justo y en esa lucha estmo todos implicado. Nuevamente gracias y felicidadespor su artículo

berta Lucia Estrada 12-03-2015 08:40 AM

Buenas don Antonio Muchas gracias por su comentario, me he quedado sin palabras. Un cordial saludo, Berta Lucía Estrada

Aurora Elena Montes 16-03-2015 09:42 AM

De acuerdo con su columna, todo lo que lo se ha logrado en derechos de equidad fue impulsado por un grupo de mujeres valientes que arriesgaron todo por nosotras, eso ha permitido que ahora tengamos una vida diferente, que aún hay cosas por cambiar en estereotipos e imaginarios que cuestan mucho desmontar pero que se poco a poco se lograrà. Debemos dar gracias a todas las mujeres que han luchado por los derechos de la mujer y que ahora permiten que podamos gozar de los mismos derechos de los hombres que debieron ser nuestros derechos siempre, pero que una cultura patriarcal en donde el hombre tenía el poder y la palabra nos lo negó durante siglos. Pero no me gusta quejarme tanto, lo que quiero es que todas las mujeres trabajemos para el desmonte de prácticas y representaciones socioculturales que aún le imponen a la mujer un código de conducta, esa parte es la más difícil porque se alberga en el inconsciente colectivo.

Berta Lucia Estrada 16-03-2015 11:01 AM

Buenas tardes Aurora Muchas gracias por su comentario. Y por supuesto que estoy de acuerdo con usted en el sentido que debemos trabajar todos los días en pro de los derechos de las mujeres, que no son otra cosa que trabajar en pro de los derechos humanos. Un cordial saludo, Berta Lucía estrada

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La fosa de los presagios

La fosa de los presagios

  Aunque me parece intrigante tratar de pronosticar el destino electoral de una nación, no me deja de resultar un propósito que r...

Netiqueta colombiana

Netiqueta colombiana

Hoy más que nunca todos interactuamos de forma digital, las imágenes o textos que compartimos pueden ser vistas por todo el mundo, gr...

La pesca milagrosa de Mr. Trump

La pesca milagrosa de Mr. Trump

Desde que comenzó la era bolivariana en Venezuela, he venido haciendo seguimiento a la noticia, y como es mi costumbre, lo hago desde ...

El sabor de la distancia

El sabor de la distancia

  Nina Marín nació en Riohacha, pero hace más de quince años que habita en Valledupar. Está casada con el ingeniero ambiental ...

Reflexiones sobre una tradición electoral

Reflexiones sobre una tradición electoral

  Los resultados de la Cámara de Representantes por el Departamento del Cesar, salvo el caso de Cristian José Moreno, no son una ...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube