Opinión

Todos a sus pies

Herlency Gutiérrez

11/03/2015 - 05:40

 

Y ella nos tiene a sus pies. No hay que negarlo. Caemos rendidos. No hay cargo, sexo, o edad, que nos mantenga alejados. Es toda una región, es todo el Caribe, es la misma voz cuando a ella nos dirigimos. Se llama Electricaribe y cada mes que a casa su notificación llega, -entiéndase esto como recibos-, salimos corriendo como niños regañados a hacer el mandado que tanto nos han pedido.

Preguntamos en qué pensará cuando el servicio que presta no es el más querido, cuando por ella comprobamos que no solo se suben y bajan las escaleras, pues el servicio que ella presta también es muy parecido; aunque hay que reconocerle que no hace distinción de clases puesto que le cobra lo mismo al que tiene mucho o al que nada tiene.

Ella se da ciertos lujos como el no cumplir con ciertas citas, si ha dejado plantados a congresistas que se puede decir de los mortales. Ella llega y se instala en tu casa y desinstala cuando así lo requiere, sean estos los tan sonados medidores y aquellos dueños de mundos que llegan cuando tú no los esperas.

Ella incumple sus citas, pero ¡ay! donde le incumplas a ella; ella por fallas paga millonarias multas así de fácil como nosotros pagamos un dulce en la tienda. Ella se cree irresistible tanto como el calor que produce cuando no hay ventilador encendido, aunque el calor incrementa cuando pagas por algo que te quitan cuando menos lo esperas. Ella se viste de niña inocente y considera que de ese traje no hay talla para los demás seres.

Por ella se han dado fogatas pero no bajo la luna, más bien bajo el inclemente sol de la región donde presta sus servicios. Fogatas no de leña fresca, más bien originadas por la quema de sus facturas. Por ella se han dado protestas, por ella hay múltiples quejas, por ella hay peleas, por ella el desorden y el desborde de la parte poco amable de un ser humano se pone de relieve.

A ella no hay quien la controle, ella permanece ahí, no fluctuante como el servicio que presta, más bien con la carcajada constante de quien sabe que en un trono está y que se necesita mucho para vencerla.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¡Qué aburrido es ser princesa!

¡Qué aburrido es ser princesa!

Durante el pasado mes de abril se celebró el día del niño y de la niña. Sin embargo, es preocupante que muchas de las celebracion...

Mitos y realidades: el pachamamismo

Mitos y realidades: el pachamamismo

Son incontables las historias que intentan dar una explicación de los acontecimientos naturales, la mayor parte de ellas se apean con ...

Lo mejor del año que pasó (Parte II)

Lo mejor del año que pasó (Parte II)

En los últimos años, cada vez que hago el balance final de lo que ocurrió con nuestra música, me encuentro con este dilema: ¿En lo...

Cuando las mujeres son candidatas políticas…

Cuando las mujeres son candidatas políticas…

Conozco a valientes mujeres que en diferentes regiones del país han propuesto su nombre a alguna candidatura (municipal o departamenta...

Embarazo adolescente y sexualidad infantil: una  problemática que no espera en Valledupar

Embarazo adolescente y sexualidad infantil: una problemática que no espera en Valledupar

“La verdadera sexualidad no es el simple acercamiento de los sexos, sino el trabajo creador del hombre y la maternidad de la mujer...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

La Orlena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

El día D de la pandemia en Colombia

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

La historia de la arepa de huevo en Luruaco-Atlántico

Álvaro Rojano Osorio | Gastronomía

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados