Opinión

La crisis de Ecopetrol no es por petróleo sino por exceso de burocracia

Eber Patiño Ruiz

25/03/2015 - 06:20

 

Ecopetro / Foto: Vanguardia.comCómo no sentir indignación al ver las cifras exorbitantes de los sueldos de los directivos de Ecopetrol; cómo no alarmarse ante semejante dineral que estos señores se echan a los bolsillos todos los meses, sin contar con primas y vacaciones y demás prebendas.

Esas cifras de 60, 50, 40, y 20 millones de pesos es la verdadera inequidad de un país como el nuestro en aras de conseguir la paz, pero esa paz no va a llegar porque la guerrilla firme un papel en la Habana, la violencia se da por la necesidad de un pueblo al ver que to tienen que comer hoy y los días siguientes tampoco, porque la disculpa es que, como el petróleo está muy barato, no hay trabajo para la gente en las regiones productoras, que es lo que está pasando en estos momentos en los Departamentos del Meta y Casanare y demás departamentos.

Ya la cifra de despedidos supera los mil quinientos trabajadores, pero aumenta sustancialmente por el daño colateral de la cadena de servicios como empresas transportadoras y de logística y demás empresas que derivan sus ingresos por los diferentes suministros industriales para las petroleras.

El ministro de trabajo Lucho Garzón no se ha pronunciado aún sobre el tema, ni lo hará, porque él como dirigente sindical que fue de la USO sabe muy bien el agua que lo moja.

La empresa modelo de gestión empresarial en el país está en crisis, y no es porque el petróleo este a cincuenta dólares el barril, sino por la carga impositiva de impuestos que tiene encima y donde el gobierno tiene puesto todos los huevos y sobre ese balance proyecta su economía, grave error. Lo han dicho todos los analistas económicos del mundo, pero parece que sus voces no tenían eco hasta ahora que la guerra del petróleo amenaza con una crisis sin precedentes como la de los años treinta.

Yo no desconozco la preparación académica y todas las capacidades de un administrador de alta gerencia, y para llegar a esta instancias administrativas se requiere de una mente brillante y el señor Gutiérrez lo hizo a la altura, pero detrás de esas mentes brillantes hay intereses políticos y económicos que se salen de las manos y el que esté en esa gerencia debe suscribirse a unas directrices y unas tendencias que enlodan las buenas intenciones de los gerentes.

Una manera de menguar la crisis en Ecopetrol sería reducir los grandes sueltos y honorarios de la burocracia sanguijuela que desangra a la empresa estatal. Decir esto es una utopía, porque en el modelo capitalista en el que estamos, todo es al revés.

Lo primero que debería hacerse es eliminar toda la burocracia que no son unos cuantos sino miles de empleados con puestos políticos en todos los niveles administrativos, ahí se ahorraría unos cuantos billones de pesos, y digo billones porque Ecopetrol es una de las empresas que mejor salarios paga.

Lo segundo: se debería hacer una reestructuración salarial de todos los empleados ya que las vacas gordas se están enflaqueciendo, y en esa reestructuración empezar desde la junta directiva que es la que tienen esa bonanza mensual de 60 millones de pesos para abajo en la escala administrativa, ahí también se ahorraría unos miles de millones, necesarios para capotear la crisis.

Lo tercero: reestructurar el modelo de contratación. Ecopetrol tienen contratos por prestación de servicios de los más caros del país y esa tercerización sólo le da utilidades al intermediario y al empleado sólo le toca lo que por ley está autorizado a pagar el empleador que es el salario mínimo.

Lo cuarto: lo más difícil y donde está el verdadero nudo del problema que es la politización de la empresa. Grandes grupos económicos tienen interés en la estatal petrolera, y como el modelo capitalista deshumaniza al hombre convirtiendo en amenaza todo aquello que no esté de acuerdo con mis intereses particulares, la guerra por defender lo mío sin importarme el otro, es lo que ha hecho de estas empresas se conviertan en pirañas y aves de rapiña para quien venga a cambiar el modelo que no beneficie lo particular en detrimento de lo general.

Proponer estos puntos arriba expuestos a la junta directiva de Ecopetrol sería para ellos un despropósito o una aberración, una idea loca que va en contra del sistema capitalista.

Y claro que es irracional para ellos, porque sus intereses personales y sus egos de poder son tan grandes que no les permite ver lo que pasa afuera de la burbuja en que viven.

Decirle al señor Echeverry que reduzca al 50 por ciento su salario mensual incluido primas y demás bonificaciones le sonaría absurdo y es ahí donde empieza la verdadera revolución y donde la empresa de los colombianos tendría el gran ejemplo para las demás entidades del estado que son chupasangres que nada bien le hacen al país y les roban la oportunidad a millones de compatriotas de poder tener una mejor calidad de vida, porque Colombia es supremamente rica y todos deberíamos disfrutar de esa riqueza.

En Ecopetrol empezaron por abajo, por la base obrera, los que en verdad si necesitan el trabajo para poder mantener a sus familias, ellos serán los verdaderos damnificados de esta crisis porque los que se hacen llamar sindicalistas parece que se les olvido cuales derechos son los que defienden y se hacen los de la vista gorda. Si a estos señores sindicalizados les contamos que sus abultados salarios van a ser mermados, ahí si saldrían con palos y con piedras a defender en nombre de todos, sus intereses particulares. Cómo es posible que en Colombia el salario mínimo sea de $ 644.000 y estos señores del sindicato de la USO se ganen 6 y 10 millones de pesos mensuales, tranquilamente podrían vivir con la mitad de sus salarios en cualquier región del país. Entonces la pregunta sería: ¿Quién se beneficia de los sindicatos? La respuesta es muy sencilla, sus dirigentes y nadie más.

¿Será que un funcionario de Ecopetrol que en este momento devenga 12 millones de pesos no podría vivir con la mitad teniendo como base que el salario mínimo está hoy en $ 644.000 pesos?  ¿Será que el señor Echeverry no podría hacer bien su trabajo con 30 millones de pesos de salario mensual?

Con esta inequidad es difícil pensar que un día tengamos paz en nuestro país porque la verdadera crisis está es en la burocracia y no en el precio del petróleo.

 

Eber Patiño

@Eber01

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Los negocios de las iglesias?

¿Los negocios de las iglesias?

  ¿En qué momento comenzamos a hablar de las iglesias católicas, cristianas, evangélicas, entre otras, como si estas fueran cla...

Tlön Bar: un mundo de todos

Tlön Bar: un mundo de todos

“Tlön es el fruto de fatigadas generaciones de hombres que secreta y rigurosamente han concebido y diagramado un universo de extremo...

Aaron Swartz, una muerte injusta

Aaron Swartz, una muerte injusta

Esta semana leí la noticia del deceso de Aaron Swartz un joven activista cofundador de Reddit que luchó durante su corta vida ( 26 a...

El poder, ¿para qué?

El poder, ¿para qué?

Fue la pregunta que realizó Darío Echandía el 9 de abril de 1948 en medio del llamado bogotazo, cuando se le pidió que liderara u...

Carmen de Bolívar entre VPH y EPM

Carmen de Bolívar entre VPH y EPM

El dramático caso de más de 300 niñas vacunadas contra el virus del papiloma humano en el municipio de El Carmen de Bolívar, la ang...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Esos poetas prófugos de occidente

Johari Gautier Carmona | Literatura

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube