Opinión

A propósito del día del agua: ¿Salvemos el río Guatapurí?

Yarime Lobo Baute

24/03/2015 - 06:20

 

Río Guatapuri (Valledupar)Todas las mañanas, bien temprano, Aníbal Martínez Zuleta solía tomar rumbo hacia las aguas del río Guatapurí, en varias ocasiones tuve la suerte de coincidir con él, su sitio preferido para nadar era el “Pozo de los Caballos”, allí braseaba de un costado al otro y me decía que al estar en contacto con esas frías aguas sentía que su vida se renovaba, vibraba.

Una mañana -de hace poco- me trina a mi cuenta de Twitter una mujer de nombre “Lourdes” a participarme que ella y dos personas más estaban recogiendo basura en la margen derecha del rio Guatapurí, me invitó a formar parte del grupo, acepté ir para conocer quienes estaban detrás de este grupo que no alcanzaba a completar los dedos de la mano. Llegué bien temprano al día siguiente y me hallé con que el líder de la actividad era un muchacho de escasos dieciocho años. ¿Sus seguidores en la faena? Su madre y Lourdes, la amiga de los dos.

El muchacho resultó ser un músico, pianista y cantante de origen vallenato que estudia en la capital del país, su nombre es Ricardo Viloria Fajardo, quien al igual que Aníbal tiene el gusto de caminar hacia el rio para ir a bañarse, él y su madre Orieta Fajardo Olmedo quien es una artista plástica, docente en un colegio privado de la ciudad, suelen ir al rio a bañarse, pero a esta última por infecciones de piel producidas por la contaminación del rio le tocó forzadamente desistir de aquellos baños.

¿Qué podían ellos hacer ante esa realidad? (¿Irreversible?) Consideraron que el asunto era ponerse a recoger, recoger la basura que campea a lado y lado de las márgenes del rio, como su aporte para preservar la vida de este patrimonio denominado por nuestros ancestros aborígenes “Río de Agua Fría”.

¿Pero quién es la del trino? ¿Quién es la tercera? Lourdes Narváez Mendinueta, nada menos y nada más que una gestora guerrera de los temas Ambientales que a pecho se toma con tal pasión que no contar esta historia que a todos nos compete no tendría perdón.

¿Pero qué tiene jodido nuestro hermoso río? Acaso los canales de agua que salen sin control para las fincas de arroz llevándose el 70% de las aguas y que dichos finqueros no retribuyen al río tremenda provisión? ¿Serán los vendedores del costado derecho que cada vez se toman más su trecho para poder tener área para ubicar mesas y sillas donde propios y extraños puedan sentarse a beber y comer sin espacio de tiempo? ¿O acaso los invasores tanto del costado izquierdo y derecho que depredan y limitan su lecho de oxígeno y expansión? ¿Serán aquellos que llegan a hacer sus sancochos y olvidan recoger lo que consumieron? ¿O acaso aquellos que se hacen llamar “Hermanos Mayores” que en la parte alta talan y queman sin cesar los árboles y bosques que protegen y nutren el lecho del rio? ¿Serán aquellos pescadores ocultos que lanzan sus redes y se llevan alevines sin conciencia y contemplación de que son solo recién nacidos? ¿O es Corpocesar que no aplica políticas de prevención y preservación? ¿Y qué tal que sea la Alcaldía de Valledupar por no hacer aquellos gaviones que al no estar permitió se destruyera un costado del Parque Lineal? ¿O me late que es la Concesión de Interaseo que pareciera más estar de paseo y no recoger como es debido? ¿Y si fuera la fábrica que conocimos de niños como “Cicolac” lanzando sus desechos camufladamente y sin cesar?

¿A quién culpar aquí para continuar con la enquistada costumbre de hallar “Chivos expiatorios” que carguen lo que otros no quieren cargar? ¿Culpamos a la Sirena por haberse bañado en la Semana Santa traernos tal desgracia?

¿Y qué tal que seamos en realidad Todos Nosotros que no hacemos más que joder el rio con nuestras acciones u omisiones? Lo cierto aquí es que si no despertamos y reconocemos que al río lo jodimos todos por inconsciencia, si no aunamos esfuerzos juntos para reversar la realidad que se nos viene, no habrá más rio de que enorgullecerse.

Las ciudades crecen y se nutren dándole el frente al río, no la espalda como hasta ahora ocurre. Triste seria descubrir que aquel Aníbal que se renovaba en el río, sin saberlo se apagó ante la impotencia de nosotros por la contaminación del mismo río que tanto amó.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo   

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Cómo sobrevivir: una lección de vida

Cómo sobrevivir: una lección de vida

  Hay varios sitios donde vivir o sobrevivir, estos son, entre otros, la ciudad, el pueblo o la selva. En esta enunciación y, por co...

Vivo ahora en mi casa en el aire

Vivo ahora en mi casa en el aire

En Valledupar, un día 13 del mes de mayo, la tarde caía y con ella un torrente de agua procedente de las nubes en forma vehemente, es...

¿Cuál proceso de paz?

¿Cuál proceso de paz?

Antes del 23 de junio del 2016 Como ciudadano colombiano, que al igual que el 99,9 % de los habitantes de este hermoso país ha suf...

Los derechos fundamentales en Colombia

Los derechos fundamentales en Colombia

El 4 de Julio de 1991, cuando el presidente Cesar Gaviria Trujillo firmó la promulgación de la nueva constitución política de Colom...

Pobre Caribe

Pobre Caribe

La costa Caribe es una región maravillosa, premiada por Dios con una gran variedad de especies animales y vegetales, con un patrimonio...

Lo más leído

La historia del café

Antonio Mederos Vazquez | Ocio y sociedad

Sutil anecdotario sobre la familia García Márquez (1)

Eddie José Dániels García | Literatura

La Junta, la tierra de Diomedes Díaz

Alcibiades Nuñez | Turismo

Cuento: La leyenda de Isabel Báthory

Carlos César Silva | Literatura

Magangué, la capital de los ríos en Colombia

David Ernesto Arias Silva | Turismo

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados