Opinión

El circo de los tres colores

Wladimir Pino Sanjur

06/04/2015 - 06:30

 

El Circo de Fernando Botero

Luego de meditar mucho sobre la actualidad del país, concluí que Colombia necesita una nueva refundación. Un nuevo grito de emancipación, ello no quiere decir que necesitemos una nueva clase política, pues contamos con dirigentes laboriosos, ciudadanos sin macula moral, que nos han venido gobernando bien desde tiempos inmemoriales.

Nuestros problemas han estado en que no hemos podido unificar todas estas mentes prodigiosas en un solo equipo que vele por los intereses del país. Se me ocurre proponerle a Paloma Valencia y María Fernanda Cabal, (Las mismas aburristas, una que se alegró de la muerte de Gabo y la otra  que pide dividir al Cauca), que presenten un proyecto de acto legislativo como bancada y se apruebe un nuevo Frente Nacional.

Bajo la ilusión que se apruebe esta descabellada y necesaria propuesta, dejo volar mi imaginación y pienso en algunos nombres que nos pueden ayudar a construir lo que queremos y deseamos; para ello sería necesario un presidente, con cualidades de demócrata, sinónimo de libertades y de respeto al ciudadano, pero también un ser humano con el don de la autoridad y el orden. Entonces, se me presenta la figura de Andrés Pastrana Arango, si el mismo del Caguán, creo que el país necesita un Caguán desde Punta Gallina hasta la Quebrada de San Antonio  y desde la piedra del Cucuy hasta el Cabo Manglares, donde reinen las libertades, bajo la vigilancia y la garantía del Estado, donde los conflictos se dialoguen, y la traición sea castigada con silla vacía.

Que la fuerza pública esté bajo el mando de los cuatro arcángeles del respeto de los derechos Humanos: Santos Juan Manuel comandando el ejército, Álvaro Uribe la fuerza armada, Jorge Noguera la fuerza aérea y María del Pilar Hurtado la policía;  con ello reduciríamos el índice de homicidios, la violencia cesaría y los órganos de inteligencia respetarían la intimidad, vida y honra de los ciudadanos.

El campo debe ser el protagonista de esta nueva etapa del país, debe existir una reivindicación al campesino, para ello necesitaríamos un Andrés Felipe Arias de vuelta al Ministerio de Agricultura, para que reparta subsidios a granel, sin discriminar estratos, entonces veremos a empresarios y ex señoritas Colombia cultivando la tierra en un acto de humildad.

En el Ministerio del Trabajo estará Gustavo Petro Urrego, calmando las masas sindicales desde el Balcón de Liévano, con sus discursos anti capitalistas, se le otorgara salario de senadores a los vigilantes, de magistrados a los docentes y de moto taxistas a los dueños de Transmilenio, para de esta forma construir una nueva clase social, rompiendo el equilibrio burgués.

Antanas Mockus manejaría las relaciones exteriores del País, en caso de conflicto con Venezuela, aplicará la famosa gota contra la violencia y le sacará tarjeta roja al que viole el código del buen ciudadano. Con payasos y mimos custodiaremos las fronteras, imponiendo sanciones educativas a los E.E.U.U. principales violadores de la soberanía nacional.

El magistrado Pretell y el jurisconsulto Abelardo de la Espriella se encargarán de elaborar un plan educativo con énfasis en ética y valores, para formar la nueva sociedad Colombiana. La Gata, los Hijos de Uribe y David Murcia Guzmán se encargarían de la cartera de Hacienda generando un nuevo sistema de captación de dinero per cápita, que le dé al colombiano la posibilidad  de ahorro a nivel inmediato.

El procurador Ordoñez, haciendo uso de la puerta giratoria para llegar a la presidencia de la Corte Constitucional, empleará la moral para que garantice la diversidad, la igualdad y los derechos de la comunidad LGTBI  y la Pastora Piraquive (La del Mira) dirigirá el Ministerio Público para evitar que personas con mal formaciones morales entren a ejercer funciones estatales.

Samper será el Ministro de Justicia para evitar que los elefantes entren a la rama encargada del equilibrio de derechos.

Este nuevo país se llamara el Circo de los Tres Colores.

 

Wladimir Pino Sanjur

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Cuando lo digital genera la discordia en Valledupar

Editorial: Cuando lo digital genera la discordia en Valledupar

La ciudad de Valledupar conoció el pasado mes de septiembre uno de los momentos más esperanzadores de los últimos años. La Cultura...

Editorial: La Escuela Vallenata de la Paz y el sueño de una reconciliación

Editorial: La Escuela Vallenata de la Paz y el sueño de una reconciliación

Pasadas las primeras animosidades y las reacciones políticas a favor o en contra, la primera escuela dedicada a la formación de ges...

Ellas se atreven

Ellas se atreven

A lo largo de mi vida, me he convencido que el mejor argumento son los hechos y en ellos me basaré para desarrollar la afirmación que...

Editorial: las viñetas de Mahoma y la libertad de expresión

Editorial: las viñetas de Mahoma y la libertad de expresión

En estos últimos días, la polémica causada por una película titulada “La inocencia de los musulmanes” y  la publicación de un...

El inquietante nacimiento de un gigante editorial

El inquietante nacimiento de un gigante editorial

El anuncio hace pocos días de la fusión entre dos colosos mundiales del sector editorial debe ser el motivo de muchas reflexiones. Mi...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube