Opinión

Los arhuacos tienen razón

Jorge Nain Ruiz

10/04/2015 - 06:45

 

Escena de la novela Diomedes / Foto: BlogVallenato.com

Les asiste razón a los indígenas arhuacos al levantar su voz de protesta contra el canal RCN por la manera como se ha mostrado esa comunidad étnica ante el mundo en la novela sobre la vida de Diomedes.

¿Acaso no es suficiente con el abandono total del Estado de que ha sido objeto históricamente esa minoría étnica, de la cual provenimos todos, para que ahora vengan a vilipendiarlos más por un medio masivo de comunicación achacándoles conductas como alcoholismo y prostitución infantil, mostrando a la mujer indígena como un simple y vulgar objeto sexual?

En la novela se muestran escenas muy fuertes que ponen en entredicho aspectos culturales del pueblo Caribe y que, para algunos, atentan contra el buen nombre, la moral y las buenas costumbres de nuestra región. Sin embargo, yo particularmente, pienso que nosotros no podemos tapar el sol con una mano y pretender negar que la cultura mafiosa de la época de la bonanza marimbera reinó por esos tiempos en nuestros pueblos y concretamente campeó y se apoderó de la música vallenata. De eso aún quedan vestigios. Lo que no podemos permitir es que se les dé a nuestros indígenas ñapa de discriminación, acentuando sus consabidos e históricos problemas con una imagen que dista mucho de la realidad de sus costumbres.

Es que a las minorías étnicas en un Estado social de derecho como el nuestro se les debe un trato con enfoque diferencial, así lo ha reiterado enfáticamente nuestra hoy cuestionada Corte Constitucional en infinidad de providencias y no hay derecho para que, en vez de mostrar tantas virtudes y aspectos positivos y hermosos de nuestros ancestros indígenas, lo que hagamos es aplicar aquel adagio popular de que al caído caerle.

Quién dijo que a Diomedes Díaz lo indujeron desde niño los arhuacos a consumir sustancias psicoactivas, a ser mujeriego, a gustarle el alcohol; eso tergiversa la historia, amén de atentar contra los frágiles derechos fundamentales de una población que ha sido objeto de exterminio cultural y hasta físico, que el Estado ha mantenido por siglos en la mayor precariedad de condiciones de subsistencia y nosotros los mestizos hemos propiciado y alcahueteado esa desidia.

Entonces, el pueblo indígena arhuaco tiene todo el derecho a pedir explicaciones, rectificaciones e incluso reparación y compromiso de no repetición de estos actos que revictimizan a quienes por el contrario les debemos disculpas y un trato preferencial y diferenciado con enfoque de derechos. 

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

4 Comentarios


Berta Lucia Estrada 10-04-2015 07:39 AM

Buenas tardes sr Nain Me alegra saber que alguien de Valledupar se atreve a elevar su voz de protesta y al mismo tiempo apoya a los Arahuacos, comunidad indígena que respeto y admiro profundamente. No solo no vivo en Colombia en este momento sino que no veo TV. Hace mas de 20 años que dejé de ver las telenovelas insulsas y cargadas de una dosis enorme de machismo y misoginia, po eso no puedo opinar sobre la telenovela sobre ese personaje bastante despreciable que fue Diomedes. El fanatismo hace olvidar a muchas personas que con sus actuaciones no hizo sino ahogarse en el alcohol, en las drogas, en el machismo, en la misoginia, en el feminicidio y en la violencia que ejerció en contra la mujer una y otra vez, dejando 28 hijos regados como si hubieses sido un conejo. Con sus actuaciones no hizo sino perpetrar una ideología de extrema derecha. En el Colombia camandulero, fanático y gritón, pareciera ser que personajes oscuros como el cantante al que hace alusión, hace carrera y es considerado como un dios o una especie de ángel; olvidando que es sólo el pobre tipejo de dientes de oro y diamantes, con sus camisas transparentes y de colores chillones, o sea la estética de la mafia. Olvidan que dejó tras de sí una imagen de asesino, estuvo en la cárcel, fue condenado por la muerte de una de las tantas muchachitas que creían que tener un polvo con él las llevaba a la estratosfera. Para mí no sólo es un pésimo cantante sino la antítesis de un compositor. Prefiero el bolero o la cumbia o el merengue o el fado, entre otras manifestaciones musicales. Berta Lucía Estrada Estrada Autora de la columna Fractales

Sebastian Lagos 10-04-2015 08:16 AM

Creo Sra. Berta que usted se extravió. No se trata de poner en cuestión a la persona de DIomedes, de quien nadie duda del talento artístico (eso es lo que debe pervivir), sino la forma en que se habla de los grupos étnicos. Y antes de opinar, mire la novela...

Ivan 10-04-2015 08:18 AM

Comparto la idea del columnista Jorge Nain. Los grandes medios siguen maltratando a los más desprotegidos y de manera execrable. En cuanto a lo que se discute más abajo sobre Diomedes... eso ya debería estar superado.

Isabel Rocha 10-04-2015 07:04 PM

Pues yo comparto la opinión de Berta Lucía. Cuándo se hará en Colombia una novela que no ovacione a maltratadores o maltrate a comunidades enteras?

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

La narración oral reviste un cierto misterio. A medias entre la narración clásica escrita y el espectáculo escénico, resulta a vec...

Petro y Duque bajo el principio de precaución

Petro y Duque bajo el principio de precaución

  Hace un tiempo escribí una columna sobre las dudas razonables de carácter científico respecto a daños y peligros que pueden o...

Cuando las mujeres cambian

Cuando las mujeres cambian

  Por fin Bob Dylan acepta el premio nobel de literatura, casi al mismo tiempo que muere Juan Goytisolo Gay, el intelectual de las ...

Reflexiones desde los territorios

Reflexiones desde los territorios

  Todo comienza en aquellas épocas remotas, en que la historia, la cultura, el poder y la comunicación se centraron en Bogotá. Con...

Revive el Cuna de acordeones

Revive el Cuna de acordeones

  En estas recientes entregas he hablado en abundancia de los problemas por los que pasa nuestra música vallenata. Entre las dific...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Tres Marías

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados