Opinión

"Tus espinas son las mías, las nuestras, las de todos"

Yarime Lobo Baute

14/04/2015 - 06:05

 

Obra: Espinoso florecer / Autora: Yarime Lobo Baute A propósito de los diálogos de la Habana y su fin perseguido: La Paz.

Pensaba en las Espinas y su contraste con la hermosa rosa que sostienen. Una madrugada cualquiera, una voz interior llegó de la nada a hablarme de eso: de las espinas, mis propias espinas, esas que de alguna manera y en otras formas tienes tú, tenemos todos. 

Cuánta luz en aquella conversación y a su vez dolor. Me sentí en las manos de un alfarero que me desbarataba sin piedad, pues aquella pieza a punto de estar para él sencillamente no estaba en su punto y tome pa' que lleves, la desbarató sin piedad para volverla a moldear.

Cuantos seres habré lastimado con mis espinas, por acción u omisión he lastimado y así no sea del todo consciente hallarlos otra vez en el camino me hace comprender cuántas heridas mis espinas les pudieron causar.  ¿Qué se puede hacer si el tiempo no se puede devolver? ¿Habré de vivir auto condenándome por aquellos actos que en su momento creí los indicados? ¿O lacerarme porque de manera inconsciente pude haber pasado por encima de mi próximo prójimo?

Son tantos los cuestionamientos internos, tantos, tantos, que entonces me detengo exhausta a la verja del camino y me digo: ¿Cuál es el sentido de la Paz? ¿No debe arrancar la Paz por la Paz interior? ¿Para lograr dicha Paz no debe existir primero un amor personal para poder amar de igual manera a los demás? ¿A qué, por qué y para qué vienes, vine, venimos a este mundo? ¿Para esto? ¿Para lastimar con tus, mis, nuestras espinas? ¿Cuál es el sentido de la Rosa? ¿Para qué su aroma, color y belleza? ¿Para que al tocarla se lastimen?

¿A qué vinimos aquí? ¿A cargar como lastre tus miserias y las de otros? ¿O a hallar internamente el propósito y sentido de tu existencia para así trascender y muy alto volar? ¿Cómo florecer en medio de tus espinas que finalmente son las mías y las nuestras?

Observaba la dualidad de mi entorno, entre verdes y sequías, miraba la inmensidad y diversidad de mi hermoso territorio, ese que unos llaman “La gran Provincia de Padilla”, entre flores y cactus transcurre la vida en este paradisíaco frondoso y a su vez árido lugar.

Pensaba en los contrastes. No son muy distantes de lo que pasa en nuestra humanidad, la fluctuación de emociones y situaciones, unas dulces, otras ácidas, otras veces ríes, otras lloras, unas corres, otras a duras penas en pie puedes estar, entonces te arrodillas. Pero en resumidas cuentas, hay un libre albedrío y en aquellas pruebas estructurarás tu carácter o claudicarás en ese valle de pruebas y pruebas.

Sólo si tienes fe, esperanza, amor y determinación, lo fortalecerás para finalmente detenerte y meditar, solo observas esta vez tu humanidad, descubres que es como una siega, cual magia, cual milagro en medio de los contrastes, en medio de las espinas tu humanidad comienza a florecer, se yergue, se eleva, espigándose como si el cielo en su florecer quisiera alcanzar.

Ves con ojos brillantes que la siega está lista, que los yugos se van, te elevas apuntando al cielo como si quisiera volar. Tus brazos se abren cuales pétalos, con pretensiones de alas de águila. Tu cuerpo se enverdece de esperanza y, como espiral en ascenso, se estructuran con vigor siempre en elevación. Ya la siega está lista, y sabes que mientras no apartes tu mirada de lo alto, toda prueba, todo tormento se va, es como si una mano fuerte proveniente de lo alto destrozara toda espina, todo obstáculo gigante y estos simplemente se van. 

Esta vez ya descubres que dejas de ser esa rosa para transmutar en un girasol. Aquel que se yergue y no deja de apuntar al alto cielo. Caen en dicha transformación aquellas espinas, mis espinas, nuestras espinas.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo 

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

“No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida”. Henry David Thoreau. En la sociedad y en la política, todo huele y lo...

La parábola del camello y la leyenda de Francisco

La parábola del camello y la leyenda de Francisco

  En los días de Semana Santa, que para los católicos son de reflexión y fortalecimiento de la memoria sacramental, tuve la opor...

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (2)

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (2)

No es culpa del reguetón.  Cuando era adolescente escuchaba que decían que el culpable de tanta depravación en la juventud  era...

Editorial: Un espacio para los libros, los escritores y los lectores en el Cesar

Editorial: Un espacio para los libros, los escritores y los lectores en el Cesar

  El Primer Encuentro de Escritores del Cesar ha marcado la agenda cultural del departamento para este fin de año con notas de muy...

Guajiros melancólicos

Guajiros melancólicos

  “La melancolía es un estado de ánimo situado entre el ombligo y la lágrima” Juan Echanove Voy a referirme a un tema, con...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados