Opinión

A propósito de la inseguridad en Valledupar

José Luis Sierra Mendoza

16/04/2015 - 05:50

 

Manifestaciones de inquietud ante Inseguridad en Valledupar / Foto: Valledupar.com

Por estos días etiquetaron en mi perfil de Facebook, una pregunta realizada a todos los precandidatos que buscan este 25 de octubre próximo, hacerse con el primer cargo de elección popular en la ciudad: “señores precandidatos a la Alcaldía de Valledupar ¿cómo haría usted de Valledupar una ciudad más segura?”.

He estado expectante y atento a cada una de las respuestas de quienes han osado contestar tal cuestionamiento, unos con mayores y mejores argumentos que otros, algunos bastantes descontextualizados y otros más aterrizados y juiciosos en sus análisis y propuestas. Lo cierto es que los índices de inseguridad son alarmantes.

Según el boletín No. 6 de la Red de Ciudades Cómo vamos, la proporción de ciudadanos que se sienten seguros en la ciudad es de 33,9% en el 2013. Es decir que 66,1% se sentía inseguro ese año. Sin duda, ese 66,1% está disparado para el año 2014 y lo que va del 2015.

En cuanto a la tasa de homicidios, esta cifra asciende a 24,5 por cada 100.000 habitantes. Hay que decir que está por debajo de la media nacional, pero registra 435 lesiones personales también por cada 100.000 habitantes. El hurto de automóviles paso de 38 en 2011 a 126 en 2013, el de motocicletas de 228  a 576  y el hurto a personas en vía pública de 820 a 984.

Sumado a esto, según la misma encuesta de percepción, somos dentro del grupo de ciudades intermedias la de menor ingreso tributario per cápita $203.407 para el 2013. Esa situación no ha mejorado sin dudas. Registramos también un tasa de 31,4% de población en situación de pobreza y aunque no lo diga la encuesta en mención registramos también una significativa tasa de pobreza absoluta.

La tasa de desempleo asciende 9,6% de acuerdo a tal estudio, pero basta conocer la dinámica económica de la ciudad, para entender que estas cifras están muy por encima de las arrojadas en la precitada encuesta, así como la de la informalidad, la cual pese al gran esfuerzo y a la gestión de la oficina delegada del Ministerio del trabajo en la ciudad en la formalización laboral, está aún es demasiado alta.

El tema de la inseguridad es bastante complejo, esto en razón a que son muchos los factores que alimentan este flagelo en la ciudad. Para hacer un análisis juicioso y medianamente responsable al respecto tenemos obligatoriamente que escrutar cada una de esas causas. De no ser así podríamos terminar en posturas sesgadas de derecha, que señalan la falta de medidas de caracteres represivos, policivos y sancionatorios como la causa de la problemática en cuestión y por tanto la respuesta a ello sería en tal sentido, o en su defecto en las que se circunscriben en la ideología de izquierda, que conciben su origen simplemente en las desigualdades sociales y por tal razón, la respuesta al fenómeno es la generación de oportunidades y mayor inversión en políticas y programas que apunten a la reducción de la pobreza y las desigualdades.

Antecedentes: La violencia paramilitar que tuvo lugar en décadas anteriores, significó que en 2007 Valledupar fuera la quinta ciudad receptora de población desplazada, con más de 51 mil personas, según RUPD. La posterior  desmovilización y reinserción de casi 3 mil hombres del bloque norte de las autodefensas, que aunque tuvieron cierto acompañamiento por parte del Estado, éste no fue el apropiado. La cárcel de máxima seguridad que nada le aporta al desarrollo económico de la ciudad, por el contrario trajo a los peores delincuentes del país con sus respectivas estructuras mafiosas y delincuenciales. Las falencias de nuestro débil y equivocado sistema educativo que prepondera la cobertura en detrimento de la calidad y la pertinencia de la misma. La falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones encargadas de brindarles seguridad.

Análisis: Estos factores se constituyen, de manera estructural, en los mayores generadores del incremento de la inseguridad en nuestra ciudad. Así mismo, hemos notado la preocupación de varios mandatarios de turno respecto a esta problemática, pero también hemos visto cómo han fallado en cada una de las medidas adoptadas a objeto de frenar este flagelo. Tales equivocaciones han radicado en la adopción exclusivamente de medidas de choque, como el aumento del píe de fuerza, apoyo con motocicletas y otros vehículos a la policía a fin de facilitar una reacción “inmediata”, la división y asignación de patrullas por cuadrantes, etc.,  medidas que no atacan en lo absoluto las raíces del problema.

Propuestas: Si los factores son estructurales, las medidas que se adopten deben serlo también, para lograr erradicarlos, sin dejar de lado las medidas de choque existentes. Sin dudas hay que mantener el pie de fuerza policial, suministrándole los recursos en materia de movilidad y tecnología, entre otras, pero igualmente exigirles, mayores resultados en la lucha contra la delincuencia; una policía efectiva, pero más humana, que en vez de generar odios, cautive el cariño y la confianza de la ciudadanía.

Para atacar los factores estructurales se deben generar estrategias de generación de empleo formal, con ingresos dignos para la ciudadanía, lo que significa que el próximo mandatario de la ciudad sea una persona dinámica y con alta capacidad de gestión que logre la instalación o creación de empresas industriales, intensivas en mano de obra y fortalecer las existentes, así como el estímulo al emprendimiento de jóvenes y comunidades en condición de vulnerabilidad. Si para garantizar que estas lleguen hay que brindarles algunos estímulos tributarios habrá que hacerlo, con el ánimo de que nuestros coterráneos puedan generar ingresos y mejorar sus condiciones de vida.

Igualmente debe haber mayor inversión en el mejoramiento de la calidad de la educación, cualificando a los docentes, mejorando la dotación de las instituciones educativas, fortaleciendo la articulación de la básica y media con la educación superior y el sector productivo, atacando la deserción de niños y jóvenes, quienes pueden ser cooptados por las bandas delincuenciales o redes de prostitución.

Hay que acabar con las diferentes modalidades de corrupción existentes, especialmente en la contratación pública, pues los sobrecostos de hasta un 30% en las obras significan que los recursos dejen de utilizarse en mejorar la calidad de vida y las oportunidades de los más necesitados. Esta corrupción explica también el desinterés y la desconfianza de la ciudadanía en las instituciones y los funcionarios públicos, lo cual se expresa también en comportamientos que afectan la convivencia.

También se hace necesario adoptar medidas que atiendan la violencia intrafamiliar, la violencia por motivos de género y la intolerancia, factores que afectan la convivencia ciudadana y que se expresan en el aumento de homicidios y lesiones personales como resultado de estos hechos.

Es necesario bajarle la categoría de máxima a mediana seguridad a la Tramacua para que junto con los más grandes y peligrosos delincuentes del país salgan de la ciudad sus estructuras mafiosas y delincuenciales.

Del mismo modo, se debe trabajar en una verdadera inclusión social de los reinsertados y desmovilizados de los grupos armados, así como también de los desplazados, de los niños y jóvenes que han delinquido, para que estas personas sean verdaderos sujetos de derechos y no dejemos de seguir viéndolos como ciudadanos de segunda.

Valledupar merece volver a ser esa ciudad tranquila, segura, donde prime la cultura ciudadana y convivencia, en la que los problemas y las diferencias se solucionen a través del diálogo y donde prevalezca la inclusión y la equidad de todos y todas.

 

José Luis Sierra Mendoza

@sierrajose1979

Sobre el autor

José Luis Sierra Mendoza

José Luis Sierra Mendoza

Visión colectiva

Gestor Industrial, administrador de Empresas y abogado en formación. Bienvenidos a esta importante ventana de reflexión desde la cual pretendemos construir visión colectiva.

@sierrajose1979

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Un compromiso con el acuerdo final

Un compromiso con el acuerdo final

Del acuerdo final al que el pasado 24 de agosto llegaron el Gobierno Nacional (en representación del Estado colombiano) y la guerril...

¿Qué esperar del PEMP en Valledupar?

¿Qué esperar del PEMP en Valledupar?

El Plan Especial de Manejo y Protección-PEMP es una estrategia prevista e implementada por el Ministerio de Cultura para salvaguardar ...

Una cosa llamada política

Una cosa llamada política

“Los cambios sociales no están a la vuelta de la esquina. No están al alcance de la mano en lo inmediato. Son una larga constr...

La guerra perdida en las cárceles del país

La guerra perdida en las cárceles del país

Una vez más sale a la luz pública lo que parece una guerra que a nadie le importar. Además, de entrada está blindada por los sind...

Editorial: Hacia un Valledupar más musical

Editorial: Hacia un Valledupar más musical

La música es un aliciente para la vida. Donde hay música hay alegría. No son palabras nuestras, sino las del director del ballet val...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube