Opinión

Diarios de viaje (1): El comienzo

María Jimena Padilla Berrío

07/05/2015 - 05:50

 

Todo comenzó con la decomisada de un bloqueador solar bastante costoso y un desodorante en aerosol, ambos recién comprados. Hice la advertencia de que eso no lo podían llevar en el equipaje de mano, pero como yo “nunca hablo en serio”, como que no me creyeron. Para cuando quisimos darnos cuenta de que en realidad hablaba en serio ya era tarde, los de la aduana ya habían hecho de las suyas.

Bueno, para ser honestos, en realidad allí no comenzaron las cosas, empezaron como tres meses antes cuando armamos viaje dizque para Perú, aunque en el camino se tergiversó un poquitico la cosa, tanto así que, en vez de agarrar para el sur, terminamos hacia el norte: y comenzó el viacrucis…

“10 dólar a cada una”, nos dijo el del taxi, por llevarnos desde el aeropuerto a un lugar que, después de hacer el recorrido, era una carrera de unos 20 mil pesos en Medellín, pero bueno, por ahí dicen que primero se acaba el helecho que el marrano, y efectivamente, no vimos helecho por ninguna parte, en vez de ello tres marranas indefensas, creyéndose muy dignas.

Llegamos a nuestro hotel de lujo, y mientras nos reíamos de nuestra realidad, mi cabeza empezaba a escribir la historia de lo que se avecinaba. La recepción, que parecía más un antro de mala muerte, no tenía absolutamente nada que ver con la foto que nos habían mostrado, y a decir verdad, no era muy consecuente con el precio tampoco.

Nos atendió una muchacha que aún no logro entender si tenía retraso mental o sufría de pereza crónica, a la larga, tampoco tenía cara de ser muy normal, aunque encajaba perfectamente con el lugar. Sentí un leve alivio cuando apareció un señor y le dijo a mi amiga, la dueña de la reserva, que los datos estaban incompletos y no había podido hacer el cobro, en pocas palabras, la reserva no se había concretado.

Nos miramos las tres, como con cara de “larguémonos”, aunque nuestra faceta sensata, a las 5 de la tarde en un país desconocido, ad portas de un festivo, gritaba desde adentro que debíamos quedarnos, así no nos cuadrara la cosa. Al final, después de unos cinco minutos de reparar y reparar el lugar, tomamos el impulso que faltaba y pagamos. El consuelo que nos quedaba era que el sector, al menos, era decente.

Subimos a la habitación y ya por lo menos el panorama cambiaba. De puertas hacia adentro la cosa se ponía más decente, ya no estaba tan terrible después de todo, no tenía la cara de antro de la recepción, y la imagen de la muchacha con presunto retraso mental ya no nos mortificaba, estaba fuera del alcance de nuestra vista.

El aire acondicionado, del cual tenía mis serias dudas, contra todos los pronósticos, prendió. Después de unos minutos de reposo, con los estragos del hambre, con el sinsabor de los “10 dólar por cada una”, emprendimos la travesía… Busquemos algo de comer y reconozcamos la zona.

Un mall, el más cercano, al pie de la estación del metro, era lo único que nos acompañaba en aquel momento. De entrada, recién llegadas y pagando los altos costos de las primiparadas, no le prestamos mucha atención al “no sé”, el que nos contestó la muchacha con presunto retraso mental cuando le preguntamos por sitios de interés, y el que después replicó el celador del mal, pero eso lo entenderíamos poco a poco... quedaban cinco días todavía…

 

María Jimena Padilla

@MaJiPaBe 

Sobre el autor

María Jimena Padilla Berrío

María Jimena Padilla Berrío

Palabras Rodantes

Economista de la Universidad Nacional de Colombia, cuasiabogada de la Universidad de Antioquia. Soñadora incorregible, aventurera innata, errante. Guajira de cuna, crianza y corazón, ama su cultura como al coctel de camarón. Investigadora, melómana, cinéfila y bibliófila. Su mayor placer es deslizar un lápiz sobre un papel.

@MaJiPaBe

3 Comentarios


Isabela Campos 07-05-2015 10:12 AM

Ay... esos viajes que empiezan de manera catastrófica. Esperando el segundo episodio!

Moraima Ricaurte 07-05-2015 11:24 PM

Lo bueno de los viajes es que siempre deben tener una historia que contar, una anecdota, un "chasco" , algo que haga que necesariamente siempre que lo recordemos se nos escape mas de una carcajada, esa es la intención. Ya me imagino el Desafio que te toco vivir! jajaja

Dalia 08-05-2016 10:14 PM

Jajajajajajaja espectscular. .. Que travesia

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los lectores cacheteros, una fauna inagotable

Los lectores cacheteros, una fauna inagotable

  Con mucha frecuencia vengo observando que los puestos de revistas en los supermercados y almacenes de cadenas permanecen en un co...

Las redes de piedra

Las redes de piedra

  Tiene los ojos negros como el pasado que apuñala a su memoria, unpiercingen la ceja izquierda y un águila harpía tatuada en el...

Del acuerdo, Nobel, Fast track, reformas y otras apariciones

Del acuerdo, Nobel, Fast track, reformas y otras apariciones

Hay quienes se creen todas las adulaciones, que refuerzan al final el dicho popular; el vivo vive del bobo... Sucedió que el NO le ...

Todos por un nuevo país

Todos por un nuevo país

“El comunismo es una acción política que utiliza la bandera de lo social y sólo puede lucharse contra él, eficazmente a través d...

Un contundente No

Un contundente No

No existe mayor tortura para una persona que quiere leer o escribir que el No tener tiempo para hacerlo. Después de las 12 mil legua...

Lo más leído

Las tuquecas de cualquier lugar

Rodrigo Rieder | Medio ambiente

Breve reseña histórica de La Jagua del Pilar

José Atuesta Mindiola | Patrimonio

La Línea Negra: una manera de aprehender el territorio

Carolina Rosa Guerra Ariza | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Elegías vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados