Opinión

Princesa Meque

Yarime Lobo Baute

12/05/2015 - 05:10

 

El tren del turismo / Obra de Yarime LoboRecorrer Zazare, ese nombre de uno de los tres territorios que componen el extenso y delgado Macondo, es adentrarse en sus 25 aldeas, cada una tiene una mágica historia que contar que los hace heterogéneos y distintos, pero extrañamente homogéneos y comunes.

Pensaba en eso: ¿Qué nos hace comunes y semejantes? ¿Algo tan sencillo como la magia de lo cotidiano, algo tan nostálgico como la música, los cuentos y las leyendas?!

Vienen cuentos y leyendas a mi mente, llega aquella Llorona que no siendo tan loca hoy gobierna haciendo su mejor esfuerzo la antigua tierra de Tamalameque. Llegan más personajes de ese mítico lugar y pienso en ella: la gloriosa Princesa Meque, la del mechón plateado que insistentemente pedía que todos nos subiéramos a ese tren, el tren de mariposas amarillas, el Tren del turismo como garantía firme para salir del ocaso aquel que se sumerge todo los atardeceres en el majestuoso Rio de la Magdalena.

La sensación de estar en ese tren fue de contagio masivo. No obstante, al igual que las semillas, su proceso de gestación demanda de tiempos que no están en el control de nuestros tiempos, no obstante la semilla se sembró y aquel tren su ruta emprendió, en esos vagones vamos todos, vas tú, voy yo, va Meque, vamos todos nosotros...

Transita aquel tren por la carrilera de Macondo y veo a Meque asomarse a la ventana, su mechón plateado toma la forma de olas, las olas de la Ciénaga, aquella Zapatosa... ¿Quién es Meque? ¿Acaso una princesa hija del más grande entre los grandes? ¿Quién es Meque? Acaso una mujer de sueños y esperanzas incomprendidos por algunos que en su paso quieren cerrarle el paso a sus visiones y sentires? La observo en aquel vagón de aquel tren, inició en un puesto y ahora se encuentra en otro, pero continúa allí en aquel vagón de sueños, de amor, de fe y esperanzas.

Cuando flaquea, Meche se levanta de aquella silla, pero contrario a erguirse se dobla, se dobla de rodillas y pone su mirada en el infinito cielo que se divisa a través de esa ventana del colorido tren. Cuanto admiro, valoro y pondero los talentos de esta mujer que ahora en silencio observa todo aquello que con determinación emprendió en aquel primer puesto donde inició su trayecto en ese tren.

¡Un abrazo Meque eterna! Que el Universo infinito que mora tu ser te siga resguardando y preparando para el paso siguiente en el vagón de aquel tren.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo 

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Cómo vamos las mujeres?

¿Cómo vamos las mujeres?

Con ocasión de otro Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, el cual fue aprobado por la Asamblea Gen...

El gallo que se salvó por marica

El gallo que se salvó por marica

  Veinte pollos crecieron en el patio de mi casa, en el viejo Valledupar. Crecían y engordaban con maíz y desperdicios caseros. De ...

Credvm in vnvm Devm

Credvm in vnvm Devm

Con el paso de los años la gozosa fiesta de la Navidad (del lat. nativitas) ha ido planteando en mí una serie de interrogantes. Los d...

El Alcalde de Valledupar, un depredador de la cultura

El Alcalde de Valledupar, un depredador de la cultura

  El Alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía, decidió de la noche a la mañana borrar el emblemático mural ubicado e...

470 años de abandono, atraso y olvido

470 años de abandono, atraso y olvido

Tamalameque, pueblo de más de cuatro siglos de vida, paraíso escogido por Dios, situado a la margen Derecha del Río Grande de la Mag...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados