Opinión

El programa de gobierno

Diógenes Armando Pino Sanjur

13/05/2015 - 07:30

 

El programa de gobierno es el compromiso de los candidatos ante la comunidad de satisfacer las necesidades y la solución a la problemática que padecen los municipios, basándose en las posibilidades reales que tiene la entidad para atenderlos. Esto permite a los ciudadanos vislumbrar y analizar las diferentes y mejores alternativas de desarrollo que le proponen, lo que debería convertirlo en el mecanismo básico al momento de la toma de decisiones para elegir al futuro gobernante del ente territorial.

En el programa de gobierno los candidatos presentan su concesión de desarrollo de su municipio, a corto, mediano y largo plazo, por ello en él plasman su compromiso y la forma cómo direccionarán el desarrollo social, económico, político, cultural y ambiental del ente municipal. Esto hace ineludible que los candidatos tengan en cuenta unos elementos básicos, al momento de formular su programa de gobierno.

En primer lugar es necesario realizar un análisis profundo y detallado de las políticas de desarrollo nacional, departamental y municipal, donde se revisa los planes, programas y proyectos existentes, identificar las políticas que deben implementarse en el municipio y a qué programas o proyectos se debe garantizar la continuidad.

También se debe realizar un diagnóstico del municipio para conocer de primera mano y de forma veraz las condiciones de pobreza, necesidades básicas insatisfechas, la situación actual de la cobertura y la calidad de los servicios públicos (salud, educación, saneamiento básico y agua potable, cultura y recreación y deporte), los recursos naturales, dictaminar y conocer las características económicas y potenciabilidades del municipio, su condición de orden público y convivencia ciudadana y, sobre todo, identificar  y establecer los recursos con que cuenta el municipio y las fuentes de financiación propias y los de transferencia de la nación.

Ya conociendo la situación del municipio, los candidatos deben priorizar y definir los problemas que encontraron, asimismo se hace necesario conocer que se debe intervenir durante su posible periodo de gobierno, para ello se hace indispensable establecer las causas y factores que causan la problemática, las consecuencias para el ente al no intervenir esa problemática y priorizar las situaciones a intervenir de acuerdo con un cronograma y priorización.

Establecida la problemática, hay que definir las estrategias y alternativas que se implementarán para solucionar la problemática detectada. Esto implica tener en cuenta las posibilidades económicas, políticas, sociales, administrativas y ambientales con las que cuenta el municipio, y luego seleccionar las alternativas más eficientes e implementarlas en un programa.

Establecer las diferentes estrategias y alternativas, requiere también proyectar los costos estimados que hay que asegurar para implementarlas y dar solución a la problemática. Esto conlleva identificar los recursos con que contará el municipio en su periodo de gobierno y determinar cómo gestionar otros recursos que les permitan adelantar e implementar las estrategias que plantearán en el programa de Gobierno. En esta etapa también se debe establecer los posibles obstáculos que se pueden presentar para el cumplimiento de las propuestas y sus posibles soluciones.

Si los candidatos a la primera magistratura de los municipios tienen en cuenta al menos estos elementos básicos, garantizarán a su comunidad, un programa de gobierno coherente, serio, construido de acuerdo a la realidad del municipio y, por consiguiente, sustentable y realizable.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Timochenko en La Habana

Timochenko en La Habana

Desde que el presidente Juan Manuel Santos decidió acabar con más de 50 años de barbarie y establecer diálogos de paz con la guer...

Tercer aniversario de la muerte de Diomedes

Tercer aniversario de la muerte de Diomedes

Todo va tan de prisa, que parece que fue ayer. Aquella tarde del 22 de diciembre de 2013, en las invisibles campanas del viento se escu...

¿Perspectivas del movimiento por la universidad publica en Colombia?

¿Perspectivas del movimiento por la universidad publica en Colombia?

Una proporción importante de la sociedad colombiana quiere una Universidad Pública autónoma, financiada y de calidad y a la cual ten...

El Folclor Vallenato en la economía naranja

El Folclor Vallenato en la economía naranja

  El viernes 15 de junio se realizará en Valledupar el conversatorio ‘Valledupar Distrito Naranja’, evento liderado por el per...

El gran demócrata y el pequeño dictador

El gran demócrata y el pequeño dictador

Colombia está políticamente polarizada, el resultado de las elecciones presidenciales pasadas  donde Juan Manuel Santos ganó por ...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube