Opinión

Medios que prostituyen la realidad colombiana

Luis Eduardo Barreto

19/05/2015 - 06:00

 

Medios que prostituyen la realidad colombiana

Orlando Liñan en la telenovela Diomedes

La ley establece una responsabilidad social para los medios de comunicación social, aspecto que parece no cumplirse en Colombia, cuando estos medios avasallan con los elementos de la cultura y estropean la imagen de valores de la identidad colombiana.

¿Cómo es posible que RCN y Caracol, en particular,  se dediquen sin fundamento a prostituir los valores de la cultura colombiana, especialmente la del caribe colombiano?

Primero han deteriorado la imagen histórica de Colombia con las series que se han hecho con base en la vida de próceres como Antonio Nariño y Policarpa Salavarrieta, pero no contentos con esto se han ensañado en convertir la imagen de los artistas del caribe colombiano, en sus prostitutas más productivas, en su carrera por el comercio del rating y la pauta publicitaria en los horarios triple A de la televisión nacional.

Pobres producciones como El Joe Arroyo, Rafael Orozco El Ídolo, y ahora Diomedes Díaz El Cacique de La Junta, simplifican el ánimo pervertido de las productoras de telenovelas, que sin escrúpulos abusan de las figuras, que de algún modo le han dado cierta altura a la identidad cultural de Colombia.

Son muy pobres los libretos, pésimos los actores naturales en su mayoría y bien distanciados de la realidad los guiones argumentales, con diálogos escuetos y torpes que reflejan el ánimo facilista de hacer dinero a costa de la mala imagen que le puedan dar a quienes han sido símbolos de trabajo y entrega en el mundo artístico, a pesar de los demonios que se han escondido en sus vidas.

Álvaro Jose Arroyo, Rafael José Orozco Maestre y Diomedes Dionisio Díaz Maestre merecen estar en el salón de la fama colombiana y no ridiculizado y mal modelados por actores de quinta, que solo se han prestado para caricaturizar a figuras del arte popular que, por su dimensión artística, traspasaron las fronteras.

Estos medios, usando el icono de la droga como carta de presentación nacional y como el elemento que más vende, violan cualquier principio de responsabilidad social, incluyendo el horario en que emiten sus producciones y, además, tergiversando la realidad histórica y cultural, mostrándole a las nuevas generaciones la imagen contraria de lo que han sido estos ídolos del folclor.

Además, sobre aquellos con los que no han hecho arreglos económicos, le cambian los nombres para poder prostituir a través de la pantalla la imagen y la gracia de prolíficos trabajadores de la cultura popular.

No se trata de defender los males de estos artistas, lo que se pretende es solicitar que las producciones nacionales no escatimen esfuerzos en destacar lo bueno de quienes han hecho aportes a la cultura colombiana y convertir lo malo, en elementos pedagógicos para distanciar a las nuevas generaciones de esos males. Pero no. Las productoras resaltan lo malo como el buen principio para atraer audiencia y crecer en rating.

Es ahí que surgen las preguntas: ¿Dónde está la responsabilidad social de estos medios? ¿En que terminará la tutela de los indígenas arhuacos impuesta a RCN por el abuso contra su cultura en la telenovela Diomedes El Cacique de La Junta? ¿Quiénes son los responsables de preservar y promover los valores de la cultura colombiana?

Aquí le asiste al Ministerio de Cultura una gran responsabilidad lo mismo que a la Autoridad Nacional de Televisión en el control de unos medios que banalizan el buen nombre del país y atentan contra la identidad cultural. O al final tocará a una liga de ciudadanos decirle no a estas producciones y hacer carrera a través de todos los medios para luchar en contra de esa irresponsabilidad mediática que prostituye los valores de la cultura colombiana.

¡Amanecerá y veremos! 

 

Luis Eduardo Barreto Muegues 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Vainas raras

Vainas raras

  No sé qué es lo que pasa en Colombia, pero últimamente he visto vainas muy raras. Toda buena historia se narra desde una exper...

El inquietante nacimiento de un gigante editorial

El inquietante nacimiento de un gigante editorial

El anuncio hace pocos días de la fusión entre dos colosos mundiales del sector editorial debe ser el motivo de muchas reflexiones. Mi...

¿UPC o PFU?

¿UPC o PFU?

En Colombia, según el ministerio de educación, la educación se define como un proceso de formación permanente, personal cultural ...

La rebeldía de los resignados

La rebeldía de los resignados

Comprende que los recursos públicos del Cesar no pertenecen a esa familia. Cuando un gobernador realiza una obra no está haciéndote ...

Hablando del diablo y aparece su rabo

Hablando del diablo y aparece su rabo

Si hay algo que resaltar en la política colombiana, es que en el siglo XXI han descollado originales personajes que con su actuar han ...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados