Opinión

Timochenko en La Habana

Diógenes Armando Pino Sanjur

20/05/2015 - 05:30

 

Timoleón Jiménez, alias Timochenko

Desde que el presidente Juan Manuel Santos decidió acabar con más de 50 años de barbarie y establecer diálogos de paz con la guerrilla de la Farc en La Habana Cuba, el país ha caído en una seria polarización.

Se encuentran por una parte, una gran mayoría que anhela que estos diálogos lleguen a un feliz término y que, por fin, Colombia alcance la paz, consolide la reconciliación y establezca bajo las bases de la justicia, reparación  y verdad, una nación pujante, con equidad, educación y bienestar.

Por otro lado, encontramos una oposición empecinada en desacreditar, deslegitimar y torpedear los diálogos, argumentando que habrá impunidad, que reclutadores de menores y narcotraficantes tendrán la posibilidad de ser elegidos a cargos de elección popular y que esto deteriorará la seguridad, la inversión y la política social en el país, olvidándose que, en su momento, cuando gobernaban, ofrecieron a esta misma guerrilla garantías para que aceptaran un proceso de diálogo, y también se olvidaron muchas de sus preocupaciones en el proceso con los paramilitares.

Algunas estructuras guerrilleras obedeciendo a su desenfrenado apetito guerrerista y contrariando las decisiones tomadas por sus voceros en la mesa de  dialogo, efectúan acciones terroristas que dejan una estela de muerte y dolor a lo largo de la geografía nacional. Esto nos plantea la duda sobre la unidad de criterio y mando en las guerrillas, por lo que los opositores del proceso llegaron a sugerir que en la Habana, la mesa de dialogo estaba conformada por guerrilleros sin mando e injerencia en el actuar del grupo armado.

En los últimos días se conoció que el gobierno autorizó el viaje de alias Timochenko, jefe máximo del grupo terrorista de las Farc a la Habana, con el objetivo de lograr avances en la búsqueda del fin del conflicto en Colombia y justificando su decisión en que los negociadores de la guerrilla no se demoren cuatros meses en consultar cada decisión de los diálogos con su máximo líder.

Con esta información, los contradictores del proceso se rasgaron las vestiduras, y endurecieron sus críticas a la decisión del gobierno por permitir el viaje de Timochenko a la Habana, atribuyendo como un golpe a la moral de las fuerzas militares y policías y aquiescencia para realización de una conferencia del terrorismo para reorganizarse y rearmarse.

Particularmente, estoy de acuerdo con la decisión de permitir que el Número 1 de la Farc asista a las negociaciones de paz, toda vez que esto sea un síntoma de la decisión del Secretario del grupo terrorista en la búsqueda del fin del conflicto y los grandes avances que se ha logrado en el proceso, y, por otro lado, garantice a Timochenko conocer de primera mano de sus negociadores los acuerdos alcanzados, sin temor de ser hackeado por los opositores del proceso.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El nido de las desdichas

El nido de las desdichas

  Vi en tus versos a un ángel borracho tirando sus pecados al mar, a un águila ciega encerrada en el vientre de un cadáver y a u...

Tamalameque y su cruda realidad

Tamalameque y su cruda realidad

Es triste conocer la historia de nuestro pueblo y encontrar que su progreso y desarrollo se ha truncado en un momento de su larga exi...

Parangones absurdos

Parangones absurdos

  Casi que a diario, lo digo sin temor a equivocarme, los colombianos solemos hacer una serie de parangones que tienen un sentido p...

Borrascas en mi memoria

Borrascas en mi memoria

La tarde se tornó oscura, un manto negro bajó de lo alto de la Sierra y fue cubriendo toda la bóveda celeste, de repente todo se ilu...

El Papa negro

El Papa negro

Diríase que falló todo pronóstico. Nadie esperó, y mucho menos vaticinó, la gratísima sorpresa que nos dio el Cónclave. De hecho...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados