Opinión

Timochenko en La Habana

Diógenes Armando Pino Sanjur

20/05/2015 - 05:30

 

Timoleón Jiménez, alias Timochenko

Desde que el presidente Juan Manuel Santos decidió acabar con más de 50 años de barbarie y establecer diálogos de paz con la guerrilla de la Farc en La Habana Cuba, el país ha caído en una seria polarización.

Se encuentran por una parte, una gran mayoría que anhela que estos diálogos lleguen a un feliz término y que, por fin, Colombia alcance la paz, consolide la reconciliación y establezca bajo las bases de la justicia, reparación  y verdad, una nación pujante, con equidad, educación y bienestar.

Por otro lado, encontramos una oposición empecinada en desacreditar, deslegitimar y torpedear los diálogos, argumentando que habrá impunidad, que reclutadores de menores y narcotraficantes tendrán la posibilidad de ser elegidos a cargos de elección popular y que esto deteriorará la seguridad, la inversión y la política social en el país, olvidándose que, en su momento, cuando gobernaban, ofrecieron a esta misma guerrilla garantías para que aceptaran un proceso de diálogo, y también se olvidaron muchas de sus preocupaciones en el proceso con los paramilitares.

Algunas estructuras guerrilleras obedeciendo a su desenfrenado apetito guerrerista y contrariando las decisiones tomadas por sus voceros en la mesa de  dialogo, efectúan acciones terroristas que dejan una estela de muerte y dolor a lo largo de la geografía nacional. Esto nos plantea la duda sobre la unidad de criterio y mando en las guerrillas, por lo que los opositores del proceso llegaron a sugerir que en la Habana, la mesa de dialogo estaba conformada por guerrilleros sin mando e injerencia en el actuar del grupo armado.

En los últimos días se conoció que el gobierno autorizó el viaje de alias Timochenko, jefe máximo del grupo terrorista de las Farc a la Habana, con el objetivo de lograr avances en la búsqueda del fin del conflicto en Colombia y justificando su decisión en que los negociadores de la guerrilla no se demoren cuatros meses en consultar cada decisión de los diálogos con su máximo líder.

Con esta información, los contradictores del proceso se rasgaron las vestiduras, y endurecieron sus críticas a la decisión del gobierno por permitir el viaje de Timochenko a la Habana, atribuyendo como un golpe a la moral de las fuerzas militares y policías y aquiescencia para realización de una conferencia del terrorismo para reorganizarse y rearmarse.

Particularmente, estoy de acuerdo con la decisión de permitir que el Número 1 de la Farc asista a las negociaciones de paz, toda vez que esto sea un síntoma de la decisión del Secretario del grupo terrorista en la búsqueda del fin del conflicto y los grandes avances que se ha logrado en el proceso, y, por otro lado, garantice a Timochenko conocer de primera mano de sus negociadores los acuerdos alcanzados, sin temor de ser hackeado por los opositores del proceso.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La peor enfermedad de Colombia: la ignorancia

La peor enfermedad de Colombia: la ignorancia

Amos Bronson Alcott, pedagogo y escritor estadounidense del siglo XIX, escribió la célebre frase “La enfermedad del ignorante es ...

Alberto Fernández Mindiola, el homenajeado

Alberto Fernández Mindiola, el homenajeado

En la capital del país logramos hace ya un par de años agremiarnos un grupo de amigos nacidos en distintos lugares del caribe colom...

Editorial: Infancia y Cultura, un binomio esencial para el futuro

Editorial: Infancia y Cultura, un binomio esencial para el futuro

El futuro se construye en el presente. La frase es conocida, pero es bueno detenerse y reflexionar de vez en cuando sobre las implica...

Editorial: El hermoso diálogo de las danzas

Editorial: El hermoso diálogo de las danzas

El baile como vitrina de miles de años de mezclas y aprendizajes, como muestra de una forma de pensar y sentir. El reflejo de una sabi...

Vuelve y juega el Festival Corazón Caribe

Vuelve y juega el Festival Corazón Caribe

Un puñado de entusiastas líderes del Caribe colombiano, residentes en Bogotá, entre los que me cuento, iniciamos otra vez la difíci...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube