Opinión

A propósito de Claudia López

Yarime Lobo Baute

21/05/2015 - 06:10

 

Claudia López / Foto: ElPueblo.com.co

Al analizar lo que le acontece a la reconocida congresista Claudia López pensaba en el significado de la indignación, la impotencia y el temor. Este último sentimiento es quizás el más aterrador, el temor a ser rechazados, señalados o perder privilegios por pensar, opinar y actuar con el sentido común que traza nuestras almas.

¿Pero qué es el sentido común? ¿Es sentido común actuar conforme a los preceptos constitucionales? Si hay conciencia colectiva de los contenidos de la constitución y la aplicación de la misma en acciones y no retórica, ¿Quién es esa congresista cuyo nombre es compuesto? ¿Qué se puede esperar de una mujer nacida del vientre de otra mujer de vocación maestra que le instruyó en un camino de principios y valores férreos que saltan a la vista en cada una de sus actuaciones públicas? ¿Quién es Claudia Nayibe López Hernández?

Suelo levantarme muy de madrugada a meditar, a pensar, a sentir y expresar de acuerdo a lo que sale de mi corazón. Salen letras, otras veces salen colores que en una madrugada como la de hoy me llevan a pensar en la congresista Claudia Nayibe y todo lo que le está aconteciendo.

¿Qué es esta mujer? Tuve la oportunidad de verla personalmente en un Foro en la Universidad Popular del Cesar y, luego, en un almuerzo brindado por los organizadores del evento, para explicarlo en términos pintorescos y, con una mirada jocosamente artística, mis antenitas de Chapulina NO detectaron la presencia del enemigo, a diferencia y contrario a la fiereza con que se podría llegar a percibir dado los temas que abandera. Vi nobleza, vi entereza y en un corto instante que cruzamos la mirada sentí a través de sus ojos verdes Esperanza y Coraje. Quise ver sus miedos, su chapulína, pero es tal la fuerza de esta mujer que sólo vi una Mujer determinada. Puedo decir que me hizo regresar a mi infancia y, por momentos, la llegué a ver como aquella súper heroína de estrellas doradas: La Mujer Maravilla.

Quise llevarme mi propia impresión y observarla más allá de los prejuicios, de la homofobia y creencias preconcebidas, verla por encima de la mirada de aquellos medios y personas que la atacan, de aquel "Pastor" que la demanda y de aquellos seguidores que en las redes la proclaman, sencillamente quise verla sin prejuicios. 

Trataba de ponerme en el lugar de aquellos que la atacan y pude apreciar sus armas de ataque: se introducen de manera vil en su vida privada, descalificando de tajo su manera de Amar, rastreras armas pero no me sorprenden pues son viejas armas empleadas cuando a una mujer se le ocurre transitar los áridos y ponzoñosos terrenos de la política. Me pregunto: ¿Quién en este mundo ha sido facultado para decir a qué o quién amar como mandato absoluto?

Observo la manera como esta congresista ama a su mascota de compañía, me trajo a la mente a Mohatma Gandhi y su frase: "Una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales". Si uno observa de manera desprevenida su manera de tratar a su más fiel amigo concluye: Quién trata así entiende desde adentro que el amor está más allá de las razas, las racionalidades y los sexos, que el amor es un acto de entrega y servicio a los demás, que el amor es un acto universal...

No he visto hasta el momento otro argumento para atacar a Claudia López, la atacan desde lo íntimo y privado, baja y jurásica manera de enfrentarla, que entre otras cosas saca a la luz la dualidad que existe entre la Constitución y su real aplicación. ¿Para qué esta senadora Claudia Nayibe está en el Congreso? Creo que todos vemos el "para qué"  pero esculcaré en los significados de su nombre compuesto: Su primer nombre es propio femenino que deriva del término latín claudus ‘Luz del día"...y su segundo nombre Nayibe de origen Arabe significa "Nobleza".

En mi esencia de Artista no puedo dejar pasar por alto esto y menos ahora que es vilmente atacada. La recuerdo en aquel Foro de la UPC, tan relajada y segura, hablando con escudo y espada, pues siente expresar una verdad y esa convicción la lleva a defender con vehemencia, alma y corazón unos derechos colectivos que sustenta con sus acciones: Pareciera que tuviera con ella una Espada que penetra hasta los tuétanos y un escudo que la protege de todo temor.

¿Por qué escribo todo esto? ¡Porque soy Mujer! Y así esté aquí y ella allá, en lugares distintos pero semejantes, sus luchas difieren de las mías, sin embargo, me identifico en eso de dar las batallas sin perder la dignidad, los principios y valores que son finalmente escudo y fortaleza.

¿Quién rodea a esta mujer? Seres semejantes, hombres y mujeres, su Madre que la soporta con el mayor de los escudos: La Oración, otra mujer como Angélica, que da otras batallas por convicción, todo un equipo maravilloso de personas que soporta su tesis de pensamiento en el día a día con entrega y tesón.

No quería dejar pasar un día más sin compartir esto y mirar por unos instantes los ojos de esta congresista para escudriñar su alma. Y vi colores, vi el tono de la Esperanza, también vi el Amor, todo ese inmenso amor que hay en esa Mujer Determinada a ser esa Luz del Día, desde el Congreso para todos aquellos que han perdido la Esperanza en la defensa de lo público como sagrado.

Espantar el temor es no apagar la voz. Hacerla audible y, en esta fase de mi vida, mi voz se vuelve letras. Puede llegar a ser percibida por otros con falencias, superficialidades, como amenaza, contradicciones o misterios, cada quien ve lo que quiere ver, pues finalmente cada cual se proyecta a sí mismo como espejo en que ve en el otro. Aquí finalmente transcribo mi voz, esa voz en letras que se transforma en Mujer.

Toda mi admiración y respeto a nuestra Valerosa Congresista, toda una Mujer de nombre Claudia Nayibe.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo 

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

2 Comentarios


margarita fajardo 21-05-2015 01:16 PM

buen articulo

Claudia López 09-03-2018 02:09 PM

Bellas y generosas tus palabras mi corazón. Mil gracias

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Una amable lección indígena

Una amable lección indígena

Desde la semana pasada, se movieron las redes, periódicos, revistas, noticieros de televisión, editoriales, la política, sindicatos,...

Vine a contar mis penas

Vine a contar mis penas

Cuánto me hubiera gustado presentarme diciéndoles que es para mí placentero estar al frente de tan distinguidas personas, pero no ...

El poder omnímodo se acaba

El poder omnímodo se acaba

En Colombia pareciera que después de James, Jackson, Falcao, (por mencionar los buenos de primero) y Zuluaga, FARC, ELN, Uribe, (por...

Ideas liberales para Valledupar

Ideas liberales para Valledupar

  Hace unas semanas escribí una columna titulada Hacia un liberalismo moderno. Allí planteé la necesidad de promover un movimiento...

La letra con sangre entra

La letra con sangre entra

Era el lema de las escuelitas del pueblo donde estudiábamos. Eran dos, hoy que las evoco en el tiempo, aflora la sonrisa al recordar...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Oye lo que dice Alejo con su nota apesarada

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados