Opinión

Editorial: Victorias sobre el lenguaje y el entorno

Redacción

08/06/2015 - 06:40

 

El artículo más leído de la semana pasada en PanoramaCultural.com.co nos abrió la puerta sobre un gran despertar –y por lo tanto, una gran victoria– frente al peso del lenguaje y sus efectos en la vida diaria.  

El ejemplo de Hernán “El Corroncho” Villa, quien decidió reivindicar un estilo de vida y una forma de ser caribeña dando conferencias sobre el corronchismo, fue alabado en el IV Encuentro Nacional de Investigadores de la Música Vallenato y respaldado por varias personalidades presentes.

Primero, el juglar Adolfo Pacheco comentó abiertamente: “Yo digo que soy un corroncho culto” y, luego, la investigadora y decana Marina Quintero declaró abiertamente ver el corronchismo como algo admirable en los hombres ya que les permitía expresar lo que otros no veían o simplemente no eran capaces de manifestar.

El abrirse espontáneamente –o reconciliarse- con un término que hasta ahora ha tenido resonancias despectivas debido a los tiempos de la inmigración a la capital, es muestra de una concientización y valoración de las tradiciones locales, es un acto de libertad y de victoria.

Como bien dijo Hernán “El Corroncho” Villa en su conferencia: “Estamos en la cuestión de elevar el término corroncho así como se elevó el de vallenato”. Para eso se requiere orgullo, fe, conciencia y, sobre todo, voluntad. 

Pero debemos también resaltar otras victorias que son ejemplos para el mundo cultural. El regreso a Valledupar de Lisandro Meza fue un acto de justicia y de reconocimiento que el tiempo otorga a los más grandes. El “Rey sin corona” fue laureado y homenajeado por los que más saben de folclor (es decir aquellos que lo investigan).

Y cambiando de registro encontramos a los actores de teatro de Valledupar, liderados por el docente Deiler Díaz, quienes bajo el emblema de Maderos Teatro han logrado abrir un espacio para la comedia y desligarse del letargo de 4 años de una administración local.

Los teatreros de Valledupar acaban de ganarse una beca del Ministerio de Cultura que les permitirá presentar otro proyecto más grande y hacer que su trabajo llegue a más personas. Este apoyo del Ministerio sabe a premio y así debe recibirse sabiendo el trabajo y el tiempo dedicado a mejorar sus técnicas.

Todos los casos mencionados en este Editorial son ejemplos de superación sobre el lenguaje y el entorno que muestran la vitalidad del talento regional y motivan a seguir sembrando Cultura.   

 

PanoramaCultural.com.co   

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ni una menos, ni una más

Ni una menos, ni una más

“La impunidad es un elemento clave en la perpetuación de la violencia y la discriminación contra las mujeres. Si los hombres pued...

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Nací y crecí escuchando la bendita palabra cachaco por todos lados. Asumí, de entrada, que se trataba de los nativos del interior....

Regresa la calma

Regresa la calma

Después de la euforia de haber ganado las elecciones, en un triunfo que no es suyo, después de la tristeza por una derrota que no e...

Ley del silencio

Ley del silencio

  Desde hace algún tiempo he estado indagando sobre un comportamiento extraño que ocurre en algunos municipios pequeños de la co...

¿Por qué tantos covers vallenatos?

¿Por qué tantos covers vallenatos?

Reinterpretar canciones es un método importante de aprendizaje para quienes apenas están abriéndose camino en las artes musicales e,...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados