Opinión

Ahora los malos somos nosotros

Jorge Nain Ruiz

12/06/2015 - 05:20

 

Ahora que algunos hijos de Diomedes han otorgado poder a abogados para que demanden a las empresas e instituciones públicas y privadas que -de una u otra manera- atentan contra los derechos, el buen nombre y la memoria de su padre, mostrando los excesos y excentricidades que giraron alrededor de su vida y obra,  pero además a raíz de la imagen que la programadora de televisión RCN ha mostrado a los televidentes colombianos del hombre del Caribe, especialmente del músico vallenato, me he puesto a reflexionar sobre si esa es realmente nuestra idiosincrasia.

Debo confesar que a muchos de nosotros, los hombres oriundos de esa hermosa región de Colombia, también nos ha afectado directamente la mala imagen que a diario muestran del artista vallenato. Hoy veo cómo muchas mujeres nos señalan y tildan de ser iguales o parecidos al Diomedes que le están mostrando al país por los medios masivos y peor a aquellos que también ostentamos la condición de músicos vallenatos, nos abuchean, discriminan y tratan de ofender, con expresiones como: “Tú eres otro Diomedes”.

No niego que en nuestra música vallenata han existido los antihéroes, lo cual ha ocurrido en todos los géneros musicales y artísticos del mundo entero, sin necesidad de que entre a enumerarlos ni a señalarlos, pero de ahí a que nosotros los músicos vallenatos seamos la peor escoria de la humanidad, hay mucho trecho.  

Me he preguntado y cuándo será que van o mostrar la imagen del músico vallenato aquel elegante en su vestir, ejemplo para la sociedad, caballero y respetuoso con las mujeres ¿o acaso no han existido y aún conviven entre nosotros?

Aquellos que logramos tratar y conocer a Alejandro Durán Díaz, Abel Antonio Villa, Calixto Ochoa Campo, por solo mencionar algunos de esa generación, pero también de la siguiente Alfredo Gutiérrez Vital, Gustavo Gutiérrez Cabello, Rafael Orozco Maestre, pero sin ir tan lejos, caballeros de ahora como Carlos Vives, Peter Manjarres, Wilfran Castillo y cientos o miles de hombres músicos vallenatos que nos enorgullecen con su don de gentes.

También es entendible que los medios amarillistas de nuestro tiempo lo único que pretendan sea mostrar lo malo del ser humano para despertar el morbo que todos llevamos dentro y obtener el rating que les produce a su vez la rentabilidad económica tan anhelada en esta mercantilista sociedad moderna, y si ya se saciaron con la violencia y extravagancia de los carteles del narcotráfico del siglo pasado y las ofensas de género y sexistas sobre las prepagos, pues ahora somos los músicos vallenatos a quienes nos tocó el turno. Qué tristeza.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Mizar, tras tus pasos

Mizar, tras tus pasos

Tristes, pero sin desesperanzas, culminó en nuestro ánimo el sensible homenaje a Luis Mizar Maestre (qepd), el poeta mayor del terr...

Un brindis por las mujeres

Un brindis por las mujeres

Doy gracias a las valiosas mujeres que lucharon y dieron su vida, por la causa femenina buscando la igualdad y la equidad necesaria par...

El imperio de las guacamayas

El imperio de las guacamayas

Los partidos y movimientos políticos en Colombia han enfrentado una crisis institucional dentro de su organización, por ello se hiz...

La indigencia es un problema mayor

La indigencia es un problema mayor

  La Cámara de Comercio de Bogotá D.C. en el año 1996 en la investigación: ‘Habitantes de la calle: un estudio sobre el cartu...

Brindis de fin de año

Brindis de fin de año

Brindo por la vida y las lúdicas manifestaciones de la infancia, por el preciado tesoro de la juventud y el humano arte de aprender a ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube