Opinión

Pacto de no agresión

Diógenes Armando Pino Sanjur

17/06/2015 - 07:05

 

En todo el territorio nacional se aproxima la contienda electoral para la escogencia de los mandatarios que regirán los destinos de nuestras comunidades a nivel departamental y municipal, por eso en cada municipio ya se vive el ambiente político, con un gran número de ilustres ciudadanos aspirando a que sus nombres sean tenidos en cuenta para ocupar el cargo de primera autoridad en su respectivo departamento y municipio.

En vista de esto, la preocupación es grande toda vez que en las últimas elecciones nacionales, los candidatos y/o aspirantes se concentraron más en difamar, injuriar y calumniar a los demás candidatos que en exponer planteamientos, ideas y soluciones a la problemática que se vive en su respectivo ente territorial.

No es lógico que los candidatos se preocupen más por insultar a sus contrincantes políticos que en plantearle a la comunidad su programa de gobierno, es por eso que en el día de hoy quiero extender la invitación a todos los aspirantes y/o candidatos a que firmen un pacto de no agresión.

Este pacto lo que busca es que cada campaña se centre en plantear a cada uno de los habitantes de su respectiva circunscripción electoral los pormenores de su programa de gobierno, para que así los electores podamos escoger el mejor candidato, el aspirante que por sus argumentos, planteamientos e ideas pueda sacar su comunidad del letargo donde se encuentra sumido y satisfaga las necesidades que la aquejan.

Es hora de cambiar la vieja forma de hacer política, de devolverle honorabilidad y transparencia al debate, recordemos que todos luchamos y buscamos un mismo objetivo el progreso, desarrollo y bienestar de nuestro departamento o municipio, por ende debemos empezar a construir campañas basadas en el respeto y alejadas de la agresión y el agravio.

También es valedero insinuar que todos los candidatos que no tengan el apoyo de la masa popular para llegar a la primera magistratura departamental o municipal, rodeen al gobernador o alcalde elegido, para que así trabajando unidos y con los mismos propósitos podamos construir un ente territorial con la importancia histórica en el contexto regional y porque no nacional.

Ojala esta idea sea analizada y discutida en el seno de las diferentes campañas, pues todos propendemos por buscar soluciones de fondo que conlleven a construir una mejor nación, por ello no podemos seguir agrediéndonos entre nosotros mismos y dejando de lado lo más importante: el progreso, el bienestar y el mejoramiento de las condiciones de vida de todos nuestros conciudadanos.

Si no iniciamos con el cambio de las costumbres políticas, y adelantar campañas transparente basadas en el respeto del contradictor, estaremos condenados a seguir conviviendo en la polarización que nos cohíbe la construcción de un país capaz de derrotar la desigualdad, garantizar la cobertura y la calidad de los servicios de salud, educación, saneamiento básico y agua potable, cultura, recreación y deporte que nos permita soñar con un mejor mañana.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Cuál es la verdadera belleza?

¿Cuál es la verdadera belleza?

Viendo esta semana las noticias encontré la historia de Reshma Qureshi, fue quemada con ácido por su cuñado y un grupo de hombres ...

Aparicio y Porroco

Aparicio y Porroco

  El señor Aparicio llegó a Tamalameque atraído por las oportunidades que daba el pueblo siendo un Puerto importante sobre el Río...

Valledupar, antes y después de la interconexión CORELCA (primera parte)

Valledupar, antes y después de la interconexión CORELCA (primera parte)

  A raíz de dos eventos de emergencia presentados recientemente en la región, inherentes al sistema eléctrico, con gran afectació...

El Vallenato por esencia es salvaje

El Vallenato por esencia es salvaje

La tradición oral, ésa que navega de generación en generación y que es infinita y que perdura en el tiempo, nos da cuenta de una m...

Ojo a la Coca-Cola

Ojo a la Coca-Cola

Era 1974, estudiábamos en el internado del San Carlos en Cartagena. Vine a Valledupar con motivo de la Semana Santa y “Rio Crecido...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Sutil anecdotario sobre la familia García Márquez (1)

Eddie José Dániels García | Literatura

La Junta, la tierra de Diomedes Díaz

Alcibiades Nuñez | Turismo

Cuento: La leyenda de Isabel Báthory

Carlos César Silva | Literatura

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Magangué, la capital de los ríos en Colombia

David Ernesto Arias Silva | Turismo

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados