Opinión

¿Se perdió la identidad del fútbol suramericano?

La Copa América no es la Copa que muestre a nuestro fútbol. Es una copa extraña, mezcla de fuerte sabor a Europa, del euro, de los petrodólares, de los dólares y las libras.

Del fútbol del Pedernera, de Di Stéfano, de Pelé, Garrincha, el Tino, Leonel, Aristizábal ya no queda ni la sombra ni el sombrerito o la sonrisa. De la garra charrúa o la guaraní, de los ases de Perú y Cubillas, de las glorias de Chile con Zamorano, de los momentos fulgurantes de Ecuador de Aguinaga ya no queda nada.

Al ver en cada partido de este máximo torneo llamado de América el estilo, los esquemas, las estrategias, la táctica, nos está demostrando que la identidad del modelo, la calidad del producto de aquellos tiempos no aparecieron por ningún lado.

Ya no predominó la vistosidad del fútbol argentino con el regateo, la finta, los sombreritos, los túneles, los pases perfectos, la estudiada puntada final. Para mostrar solo quedó Lionel Messi re-made in la cantera del Barcelona. Qué espécimen tan raro, y por ello, tan valioso. No ha perdido el sello del equipo donde se formó. No se le nota el afán de figurar en el número de goles. Pero su estilo es el de los mejores de siempre. El regateo, la limpieza de intención, el disfrute con el balón, sin pensar en la zancadilla o el empujón, ni en dejarse caer al menor roce.

Brasil perdió su fama del fútbol del jogo bonito. Ya Sao Paulo, Río de Janeiro no disfrutan con astros que hagan delirar por sus pases cortos, su velocidad para eludir al contrario con fintas y paredes. Ya sus jugadores no bailan la samba en la cancha. Desapareció la elegancia en la carrera de Romario, la efectividad frente al arco de Ronaldo, la seguridad de Rivelino, el avance de pantera de Jairzinho, los defensas impasables de Dunga y Roberto Carlos.

Ahora todo es fuerza bruta, pelotazos largos, minutos jugados con reloj hasta los 65 del segundo tiempo, casi nadie aguanta los 90 minutos porque están cansados. Se juega a la sorpresa, obedeciendo un esquema como en juego de mesa, 4-3-3-1 u otro. Ya hay excusas para todo. Fácilmente se lesiona un jugador porque se ha pasado de peso o porque no se cuida de los golpes del contrario. Los entrenadores son los artistas y los jugadores unas fichas que se mueven al grito desde la línea frente al banco.

De los jugadores convocados, casi todos vienen ahora de Italia, Portugal, España, Inglaterra, países árabes, Francia u Holanda. Con sus característicos estilos. Juego rápido que exige fuerza y carrera con kilometraje de largo alcance, tiros de larga distancia, lucha del balón a choque, cuerpo atlético y disposición de competencia y apego al esquema del entrenador.

Eso fue lo que vimos en esta Copa América con jugadores de rígido estilo europeo. Mucho "compromiso, dientes apretados, confianza en el entrenador" de que lo tuviera en cuenta, pero de aquello… nada. Apenas un gol a favor y varios en contra. Ese es el balance de una nómina tan costosa.

 

Alejandro Gutiérrez de Piñeres y Grimaldi 

Sobre el autor

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Reflector

Gestor cultural y comunicador, Alejandro Gutierrez De Piñeres y Grimaldi expone en su columna “Reflector” anécdotas y sentimientos valiosos acerca de la Cultura Vallenata y el mundo de hoy. Un espacio idóneo para la reflexión y la memoria.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Juego peligroso

Juego peligroso

Desde la sorpresiva captura del hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, Santiago, por su presunta participación en la conform...

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

  En el mes de junio de 2017 escribí una columna que titulé ‘El año de Jorge Oñate’, y allí me atreví a realizar la siguien...

La fiesta de San Gustavo

La fiesta de San Gustavo

A mi amigo Gustavo Gómez Ardila, escritor de Norte de Santander. Cerca del Parque de la Independencia Nacional en una ciudad de front...

La traicionitis es contagiosa

La traicionitis es contagiosa

“Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para i...

El pedante y los demás

El pedante y los demás

Siempre he pensado que el ministro de defensa es un pedante. No me gusta el tono como habla. La prepotencia mal contenida de sus juicio...

Lo más leído

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

Orlando Molina Estrada | Música y folclor

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados