Opinión

Los laberintos del poeta Luis Mizar

José Atuesta Mindiola

22/07/2015 - 05:40

 

Luis MizarLas dificultades  de la vida son una metáfora de la fábula del laberinto, y a veces  tenemos la suerte de Teseo y encontramos a una Ariadna que nos entrega el hilo salvador para salir victoriosos.

La vida del poeta tiene muchos laberintos, y el hilo que lo salva del olvido son sus versos. Uno de esos  laberintos  es la soledad del proceso de la escritura,  pero aparecen los seres intangibles que dialogan en los aposentos de la memoria para vencer el desolado espanto. 

El  poeta Luis Mizar Maestre no tiene prisa. Cuando descubre que la poesía lo persigue, se detiene, se abraza a ella y caminan juntos, inseparables, como hermanos gemelos en el vientre de la madre. Hoy es  un experto incitador a la epifanía de la palabra. El poeta es un descubridor de itinerarios. Viaja por  el invierno y apresura la tristeza en los zapatos de Vallejo, por el  regocijo  del venado en la tarde mansa del jaguar y por  las lágrimas de  la noche en el lienzo  de Penélope. Disfruta el desfile de la lluvia en la intimidad de sus colores y bendice al  árbol que suelta sus ramas antes de que la  muerte deslice la cuerda.

En estos momentos el poeta Mizar, como lo describe en sus “Psalmos Apócrifos”, está en un laberinto donde lo asedian los días apretados de sal y el toro de cornamenta brava. La diabetes le ha deteriorado su salud y tiene que someterse cada dos días al tratamiento de diálisis.  Su madre, Carlina Maestre,  que era su hada de cabecera, murió hace dos años, y este  golpe de ausencia maternal lo afectó sensiblemente. Por la enfermedad no pudo continuar con el contrato temporal de catedrático en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Cesar. Ahora vive la encrucijada de otro laberinto, el de la desidia de las instancias oficiales de cultura que no valoran ni apoyan su obra  poética y sus aportes a la difusión de la estética, en defensa de la vida.

Mizar es un poeta reconocido a nivel nacional, sus poemas han sido publicados en varias antologías,  ganador del Concurso Internacional de Poesía  Carlos Castro Saavedra (1996), conferencista y profesor de talleres de “creación literaria” en varias ciudades del país. Pero el poeta,  aquí en Valledupar está sometido a una absurda tramitología de extensos requisitos que le exige la administración de la Casa de la Cultura Municipal para pagarle la módica suma de diez millones de pesos por 500 libros  que entregó desde el año pasado y  el director ha  repartido en diferentes eventos académicos.

Antes, con presentar la cuenta de cobro  y entregar los libros, era suficiente para que se efectuara el pago; pero el poeta debe presentar, entre otros requerimientos,  un certificado de propiedad intelectual que lo entrega en Bogotá, el Ministerio del Interior. El poeta lo solicitó desde el mes de febrero a través de internet,  y  tres meses  después le responden  que el libro no existe (Kafka se debe estar revolcando en su tumba). Nos  preguntamos si  está vigente La Ley Antitrámite que simplifica los procesos, y la obra del poeta es muy reconocida, ¿Por qué tantos requisitos para cancelar una cuantía menor?  Y ahora que la necesita con urgencia, en razón de que permanece recluido en una clínica de Bogotá.  

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

1 Comentarios


Berta Lucia Estrada 23-07-2015 01:05 AM

El universo kafkiano es uno de los tantos males que viven los escritores y artistas. La mediocridad de los funcionarios públicos y su deseo permanente de se adulados por los que ellos consideran inferiores, les impide entender su miserable vida. Berta Lucía Estrada Autora de la columna Fractales

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Aguachica tiene la palabra

Aguachica tiene la palabra

  Desde una habitación del Hotel Chalet de Aguachica escribo esta nota. Ayer estuve atareado en múltiples ocupaciones domésticas e...

Los pastorcitos de la política

Los pastorcitos de la política

La cuenta regresiva ya empezó. El 25 de octubre ya se vislumbra, fecha en que la fiesta democrática toma su mayor auge y los diferent...

Nace el Templo del Vallenato

Nace el Templo del Vallenato

Con algo de tardanza, como casi todas las obras públicas que se realizan en nuestro país, se efectuó la demolición del edificio con...

Lo mejor del año que pasó (Parte III)

Lo mejor del año que pasó (Parte III)

Para cumplirles con la serie de artículos sobre lo mejor del año, me permito presentarles las canciones nominadas como las más sonad...

Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata

Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata

Comenzó el mes de abril y con él Valledupar se impregna de un indecible ambiente a Festival. Todo lo que suena –un acordeón, una c...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Las apuestas en la historia universal

Redacción | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube