Opinión

Festivales en parques o coliseos

Jorge Nain Ruiz

24/07/2015 - 05:40

 

Parque de la Leyenda Vallenata / Foto: PanoramaCultural.com.coDesde el año 1968, cuando se efectuó la primera edición del Festival de la Leyenda Vallenata, y  hasta la versión treinta y seis del mismo, la emblemática plaza Alfonso López de Valledupar fue el escenario del evento folclórico más importante de Colombia, el pueblo y el país no lo olvidará y algunos aún añoran aquellos tiempos en los cuales, sin piedad se atentaba contra la ecología y veíamos casi complacientes como algunos muchachos se traían con su peso ramas enteras de los hermosos palos de mango que orgullosa e históricamente han engalanado la plaza.

De pie y durante extenuantes jornadas, el público acompañaba a sus ídolos, la mayoría del tiempo bajo temperaturas  inclementes y en no pocas ocasiones recibiendo aguaceros fenomenales de aquellos que tanto le gustan a Santo Ecce Homo; sin duda que la costumbre y tradición hacen que aún añoremos el festival en esas condiciones, pero especialmente porque cumplía el requisito más importante, era al gratín.

La Fundación en aquel tiempo, o más bien Consuelo Araujo, hizo realidad el sueño del Parque de la Leyenda y el Coliseo para el Festival, lo cual para Valledupar fue un avance muy importante porque uno de los problemas del país -no solo de las ciudades de la costa caribe- es la carencia de infraestructura para la realización de eventos artísticos y culturales, escenarios que reúnan las condiciones técnicas y logísticas para realizar eventos de esta magnitud.

Como es lógico, la mayoría de festivales vallenatos se efectúan en pueblos de la costa atlántica, y con excepción de Valledupar, todos se hacen en los parques o plazas principales del pueblo o ciudad, en condiciones similares a las descritas al inicio del artículo; la pregunta obligada que surge es la siguiente: ¿no será conveniente que los municipios piensen en escenarios mucho más adecuados para sus eventos deportivos y culturales?

Los dineros que los mandatarios locales invierten en grandes tarimas en los parques principales de los pueblos y ciudades podrían destinarse a hacer coliseos donde la gente pueda apreciar cómodamente sentados este tipo de eventos, porque a mi juicio ya los parques están perdiendo su verdadera razón de ser que es un espacio ecológico de encuentro de la familia y de esparcimiento de los niños, para convertirse en grandes moles de cemento acondicionados para recibir a miles de personas alicoradas cada año que efectúan el correspondiente festival.

Cuando visitamos municipios de otras regiones de Colombia ya encontramos que gran parte de ellos tienen sus coliseos cubiertos, en muchos casos subutilizados. En cambio, en el caribe colombiano todavía los alcaldes piensan en que se debe construir una tarima en la plaza principal para hacer el festival. Creo que es hora de cambiar el chip.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Escalona, el más grande

Escalona, el más grande

El lunes 13 de mayo se conmemoraron los primeros 10 años del fallecimiento del compositor y gestor cultural más importante que ha ten...

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Las dificultades  de la vida son una metáfora de la fábula del laberinto, y a veces  tenemos la suerte de Teseo y encontramos a una...

Las armas de fuego no son un juego

Las armas de fuego no son un juego

  De nuevo el dolor, la rabia y la indignación por la masacre de 17 niños en una escuela en el estado de Florida EEUU, vuelve a p...

El muro del absurdo

El muro del absurdo

Si bien es cierto que “no se debe llorar sobre la leche derramada”, hay  que dejar constancia de las malas decisiones con efecto...

Hombres Efe

Hombres Efe

Pensaba en ellos, en los "Hombre Efe" que me hallase en mi camino, fue uno a la vez, primero fue aquel con rostro de querubín, lo ha...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube