Opinión

El Grammy vallenato no debe morir

Jorge Nain Ruiz

31/07/2015 - 06:00

 

Pipe Pelaez (izquierda) y Jorge Celedón (derecha) / Foto: Olimpicastereo.com.co

Hay quienes aseguran que cualquier parecido entre La Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación por sus siglas en ingles LARAS y la Federación Internacional de Futbol Asociado FIFA es mera coincidencia, pero ambas constituyen un negocio muy lucrativo para quienes las dirigen casi de manera vitalicia.

No obstante lo anterior, ello no puede ser óbice para que nuestra música colombiana, y en especial la de la región Caribe, que durante la vida republicana nos ha representado internacionalmente, se quede por fuera de la muestra de diversidad cultural de América latina, que es lo que muy en el fondo busca el Grammy Latino.

Para nadie es un secreto que no fue un buen grupo de artistas del Caribe quienes lucharon a brazo partido, ni mucho menos la unidad de los artistas vallenatos, quienes con gran sacrificio lograron que la academia incluyera la cumbia y el vallenato como área o categoría a premiar, sino que por el contrario al parecer esto se logró gracias al tesón y persistencia del compositor y periodista Félix Carrillo Hinojosa, que casi en solitario le insistió durante varios años a la academia para que incluyera nuestro género y, sin duda alguna, también por la fuerza con la que nuestra música se abre paso día a día en el mundo.

Independientemente de quien o quienes lograron que el vallenato fuese reconocido en los premios Grammys Latinos, lo que no se puede desconocer es que el solo hecho de mencionar en el contexto cultural latinoamericano a un género musical del caribe que nació entre campesinos del Magdalena grande de nuestro país y que aún no ha cumplido un siglo de vida, ya es un logro de grandes dimensiones que no podemos deslegitimar y correr el riesgo de retroceder.

Tengo la impresión que es la misma academia LARAS quien ha lanzado una especie de amenaza o ultimátum a nuestros artistas para que nos apropiemos de esa conquista y luchemos por sostenerla, sin embargo, me preocupa que no estemos lo suficientemente cohesionados como para hacer equipo y cumplir con las exigencias de la academia, que no son sino dos, la primera consistente en un número mayor de afiliados a lo que se denomina también, mayor membresía, y la segunda más entusiasmo para inscribir y postular trabajos musicales a los premios.

La segunda es consecuencia de la primera, luego entonces necesitamos hacer parte de la academia obteniendo la respectiva membresía y dejando de lado las envidias y rencillas parroquiales, en busca del beneficio global que representa el Grammy Latino para la música vallenata.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Hacia ese calendario anual tan anhelado

Editorial: Hacia ese calendario anual tan anhelado

  En los últimos años se hablado mucho de la necesidad de otro festival o gran evento cultural que ejerza de contra-peso simbóli...

Una trágica historia de amor en el siglo XII: Eloísa y Pedro Abelardo

Una trágica historia de amor en el siglo XII: Eloísa y Pedro Abelardo

Eloísa nació en el año de 1101, veintiún años antes del nacimiento de Leonor de Aquitania, y durante seis decádas lo iluminó con...

470 años de abandono, atraso y olvido

470 años de abandono, atraso y olvido

Tamalameque, pueblo de más de cuatro siglos de vida, paraíso escogido por Dios, situado a la margen Derecha del Río Grande de la Mag...

¿Palomas o fusiles?

¿Palomas o fusiles?

¿Cuándo comenzó la violencia política en Colombia? ¿Cuantos años llevamos con esta penuria? ¿Vale la pena firmar la paz? ¿Es co...

La Noche del río

La Noche del río

  La hospitalidad que la ciudad de Barranquilla le da a la cultura del Caribe colombiano demuestra que es una ciudad poblada de ciu...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados