Opinión

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Jorge Nain Ruiz

14/08/2015 - 06:00

 

El logotipo de

“López es el pollo, López es el gallo el presidente de todos los colombianos” coro que se escuchó en la campaña electoral de 1978 por todos los rincones del país y que tal vez es el jingle más famoso de todos aquellos que se han compuesto en el género vallenato,  no solo es de la autoría del más grande de los compositores de nuestra historia, Rafael Escalona Martínez, sino que fue grabado por el tres veces rey del Festival de la Leyenda Vallenata y quien por esa época estaba en la cima de la fama, sin duda un éxito nacional, que entre otras cosas no fue suficiente para que Alfonso López Michelsen, uno de los hombres más queridos por los vallenatos y quien fuera el primer gobernador del Cesar por segunda vez llegara al palacio de Nariño.

Recientemente, se desató una polémica nacional por algunos saludos de artistas vallenatos que abiertamente les hacían publicidad a candidatos a gobernaciones y alcaldías, en un claro proselitismo electoral extemporáneo que fue materia de investigación por el Consejo Nacional Electoral

No es de ahora que el vallenato como género musical popular es empleado como parte de las estrategias publicitarias de los candidatos a cargos y corporaciones públicas, los compositores e intérpretes vallenatos también se han congraciado y lucrado con canciones y jingles de campañas electorales a lo largo y ancho del territorio nacional.

Sin embargo, esta costumbre es mucho más arraigada en nuestra región caribe y cada día cobra más fuerza la llave vallenato-política, lo cual no considero sea perjudicial para ninguno de los dos, pero hay otro fenómeno que también viene haciendo carrera y que creo que debe ser abordado y analizado por quienes nos dedicamos a defender el folclor.

El asunto es que ahora los políticos ya no contratan o le piden el favor a un compositor que les haga una canción o un jingle publicitario, sino que le cambian la letra a obras exitosas e importantes de nuestra música, incluso, sin ningún tipo de permiso o autorización de su compositor o autor, lo cual transgrede abiertamente el derecho de autor, pero como si eso fuera poco, desfigura, fusila y “perratea” muchos clásicos de nuestro querido vallenato.

Los compositores podrían demandar con muchas probabilidades de éxito a aquellos politiqueros que viene empleando la música de sus canciones para incorporarle letras alusivas a su producto sin mediar autorización al respecto. Además, las casas disqueras y editoras deberían ponerle coto al asunto y me extraña que la sociedad de autores y compositores Sayco no se haya pronunciado en lo más mínimo sobre este tema, como diría el periodista Juan Rincón Vanegas, parafraseando la fábula, es hora de que alguien le ponga el cascabel al gato.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El acordeón es un instrumento musical cuyos primeros vestigios se conocieron en China; y que más adelante fue patentado en Austria po...

Paro agrario del 28 de abril: próxima lección de dignidad

Paro agrario del 28 de abril: próxima lección de dignidad

Colombia lleva más de dos décadas de apertura económica, siguiendo a rajatabla el consenso de Washington y la receta neoliberal dict...

Editorial: Una alianza cívica para salvar el Río Cesar

Editorial: Una alianza cívica para salvar el Río Cesar

En los últimos dos años no han faltado las denuncias y protestas sobre el estado del Río Cesar y la necesidad de recuperarlo urgen...

Las bondades de la vida y la amistad

Las bondades de la vida y la amistad

La vida es racimo de luz, y a veces de sombra de dolor; pero a pesar de todo es la vida, y la vida es bella. No te afanes en buscar d...

Los premios de los Festivales

Los premios de los Festivales

Son muchos los que piensan que organizar un Festival Vallenato es como soplar y hacer botella, y por eso tal vez, nacen a granel festiv...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube