Opinión

Con hambre en la tierra y buscando piedras en Plutón

Eber Patiño Ruiz

18/08/2015 - 06:00

 

Plutón / Foto: RT

No se puede dejar de reconocer que el hombre siempre tiene puesta su mirada en el más allá, y no es de ahora. Gracias a la tecnología se ha llegado más lejos que nunca, pero tampoco se puede decir que este siglo XXI es la gran revolución, pues décadas atrás, mirar hacia el cielo era encontrar la mejor ruta para navegar los océanos y llegar a lugares que nunca se imaginó el hombre que existían, teniendo como base la teoría de que la tierra era plana y que en el horizonte había una gran abismo. Muchos pagaron con sus vidas decir que la tierra era redonda y ese error histórico se lo debemos a la Iglesia, entre muchos otros.

Sin embargo:

Hoy tenemos un salto cuántico, como se dio hace cien años cuando se inventó el avión, y es precisamente estos grandes pasos los que han dado al hombre otra visión del universo. Pero más allá de todas estas hazañas y proezas humanas, el hombre se olvida que tiene un planeta al que está destruyendo al mismo ritmo como se “moderniza” y hoy la única casa que tenemos en esta galaxia está a punto de un colapso de proporciones inimaginables para la humanidad.

Ya se ven los inicios:

Y ningún gobierno muestra interés por salirle al paso que ya no tiene vuelta atrás. Las plantas termonucleares han acelerado el efecto invernadero, el uso indiscriminado de los recursos naturales no renovables en poco tiempo estarán acabados para siempre, el agua contaminada, los suelos áridos, los cambios climáticos y, como agravante, un crecimiento de la población a un ritmo nunca antes visto, son hoy el caldo de cultivo para lo que será la gran hecatombe humana.

Y para sorpresa de la humanidad:

Se celebra la llega de la sonda espacial nuevo horizonte al planeta Plutón, después de un viaje de 9 años a espaldas de la realidad de un planeta como el nuestro, que requiere todo ese dinero y toda esa tecnología y desborde de inteligencia humana para tratar de arreglar un poco la casa y no estar pendiente del vecino lejano que tiene para ofrecernos.

Por supuesto:

Que llama la atención como los científicos gastan su materia gris en darnos noticias de piedras y metales de los mismos que tenemos en la tierra, no es sino ver las fotos para darnos cuenta que al paso que vamos así va a quedar nuestro planeta y eso parece no ser una razón de análisis científico y metodológico, para mirar nuestros mares y casquetes polares como se derriten y como está cambiando el habitat de miles de especies marinas que son el sustento en la cadena alimenticia del hombre.

Son muchas las ONGs:

Que claman en los medios de comunicación de todo el mundo una mirada al planeta como se está muriendo, pero el compromiso real no se da en los países mal llamados desarrollados, que son en sí, los grandes contaminantes y depredadores de todo lo que encuentren a su paso para sostener sus economías, pero el silencio reina en las cumbres de gobernantes y sólo importa trazar la línea económica de los próximos cuatro años para mantener el crecimiento y la demanda de recursos naturales ya al borde del colapso. Alimentar a 10 mil millones de habitantes en el año 2025 será el punto de quiebre y el declive de la tierra tal y como la conocemos hoy en día. Los desechos industriales y la contaminación de los ríos no tiene precedente alguno y todo va a parar a los océanos, la gran cloaca humana.

Será muy tarde para el hombre:

Cuando se dé cuenta que de nada sirvió guardar las fotos de otros planetas lejanos que no aportaron a solucionar el mal del nuestro. De seguro que los extraterrestres nos ven muy mal, como la raza humana disfruta destruyendo su propia casa, la única que tiene en el espacio sideral. Razón va a tener Albert Einstein que antes de morir predijo como sería el fin de la raza humana “el fin de la raza humana será a punto de palos y piedra”, para muchos estas palabras suenan extrañas y paradójicas con toda la tecnología que hoy tenemos, pero esta misma tecnología será la causante del exterminio total de la humanidad, ya pasó varias veces antes y volverá a pasar, a demás que es necesario para que la tierra se vuelva a recuperar de las heridas que el hombre le ha causado, serán miles de años antes de que vuelva a aparecer la mano del hombre sobre la faz de la tierra y volver a empezar de cero.

Plutón debe quedarse donde está, nada nos aporta, y sí mucho nos quita y entretiene al hombre mirando más allá, cuando nuestro planeta agoniza y no es un cuento y mucho menos un embuste.

 

Eber Patiño Ruiz

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

En lo que has quedado

En lo que has quedado

Todas las tardes y prima noche, acostumbro pasear a mi nieto, bien a pie o en una moto pequeña, me encanta que la brisa golpee mi ca...

Las armas de fuego no son un juego

Las armas de fuego no son un juego

  De nuevo el dolor, la rabia y la indignación por la masacre de 17 niños en una escuela en el estado de Florida EEUU, vuelve a p...

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

Y el sapo quiere deslucir al cocuyo

La sociedad colombiana puede aguzar los sentidos fácilmente si repara los comportamientos conductuales de sus representantes y dirigen...

Coherencia

Coherencia

  A propósito de los gajes de exigüidad por los que atraviesa un valor tan importante para la vida humana como lo es la coherenci...

Editorial: La cultura y el concepto de crisis

Editorial: La cultura y el concepto de crisis

Siempre encontrarán a un conocido que les recuerde las dificultades a las que se enfrenta el artista, las complicaciones y faltas de a...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube