Opinión

Alberto Fernández Mindiola, el homenajeado

Jorge Nain Ruiz

21/08/2015 - 07:00

 

En la capital del país logramos hace ya un par de años agremiarnos un grupo de amigos nacidos en distintos lugares del caribe colombiano y crear la Corporación Corazón Caribe, la cual hoy honrosamente presido y la que se apresta a efectuar una segunda versión del Festival que también lleva su nombre, que este año se realizará en el Parque Simón Bolívar de Bogotá los días 26 y 27 de Septiembre en homenaje al cantautor atanquero Alberto Fernández Mindiola.

Uno de los más entusiastas directivos de Corazón Caribe es el comunicador social Richard Leguízamo Peñate, quien escribió una semblanza sobre nuestro homenajeado y con su venia público hoy algunos apartes:  

“En Atánquez, bello pueblo enclavado en la vertiente suroriental de la Sierra Nevada donde nació Alberto Fernández, no se escuchaba el vallenato con acordeón, pero en su caso influyeron algunos miembros de la familia materna que interpretaban música con guitarras.

Beatriz Mindiola, la madre de Alberto, era cantante, y su señor padre, Luís Fernández González, interpretaba la trompeta, el redoblante y el bombo; sumado a los ancestros musicales por el lado de sus tíos Ismael, Emilio y Emirton Fernández, músicos de las bandas de Villanueva y San Juan del Cesar.

Desde muy niño, Alberto cantaba rancheras, boleros y polkas, y el vallenato “pocón, pocón”; pero su tío Gonzalo Mindiola trajo una guitarra española de la ciudad de Riohacha y esto influyó en su gusto a la hora de vocalizar.

Cuando estaba en la escuela primaria, el joven atanquero empezó a cantar vallenatos. En alguna ocasión fue escuchado por Arturo Molina (padre del rey vallenato Gonzalo ‘El Cocha’ Molina) y por Nel Martínez, personas con conocimiento musical que le aconsejaron buscar futuro para su talento en otros horizontes.

Ya instalado en Valledupar, se produce el encuentro con Rafael Escalona en el Colegio Loperena, aunque el novel compositor ya sabía de un muchacho del corregimiento de Atánquez que cantaba muy bonito. Alberto vivía con su padre en el barrio Cañaguate, pero éste se devuelve al pueblo y la circunstancia es aprovechada por Escalona para llevarlo a vivir a su casa.

Rodeado de las atenciones que le prodigaba doña Margarita de Escalona, quien a la postre resultó su madrina de confirmación, y los llamados de atención de Don Clemente Escalona Labarcés, quien les reprochaba su dedicación por esa música popular que no era de su agrado, Alberto Fernández Mindiola se convirtió en el primer examinador de las canciones que brotaban de la musa enamorada de su compañero Escalona.

Fernández Mindiola debió viajar con su papá a la ciudad de Barranquilla para continuar sus estudios. Aunque durante su estadía en la capital del Atlántico llegó a tener una gran cercanía con Abel Antonio Villa, al punto de acompañarlo en grabaciones junto con Julio Bovea Fandiño y José Alfredo Angarita; Alberto fue el primero en grabar la música de Escalona con el acordeón de Nicolás ‘Colacho’ Mendoza.

Alberto Fernández Mindiola se siente unido al Festival de la Leyenda Vallenata a través de la bonita amistad que cultivó con Consuelo Araujonoguera, quien le hizo un reconocimiento en Valledupar; además de su familiaridad con Pedro García Díaz y Rita Fernández Padilla, protagonistas indiscutibles del máximo certamen del folclor vallenato. Recuerda de manera especial la ocasión en que fue jurado, año en el cual se coronó como rey vallenato el acordeonero Miguel López Gutiérrez.”

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Predicciones sobre el nuevo Rey Vallenato Profesional

Predicciones sobre el nuevo Rey Vallenato Profesional

  Como ya es costumbre en esta columna, en vísperas de la elección y coronación del Rey Profesional en el Festival de la Leyenda...

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

El poeta cartagenero Juan Carlos Céspedes Acosta llegó a Valledupar en compañía de unos libros, unos versos y algunos contactos c...

Noches de cuentos y espantos

Noches de cuentos y espantos

Vivir en un pueblo pequeño encierra algunos momentos de tedio y, para sofocar la pereza mental que ocasiona la modorra pueblerina, uno...

El imperio de la mezquindad

El imperio de la mezquindad

Valledupar está creciendo. Poco a poco desaparecen sus características de ciudad bucólica, rural. Algunas transformaciones física...

Claudia y el lenguaje de la guerra

Claudia y el lenguaje de la guerra

Antes de ser senadora, Claudia López hizo parte de la Séptima Papeleta, el movimiento estudiantil que entre 1989 y 1990 fue esencia...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube