Opinión

Una Colombia frágil

Luis Alcides Aguilar P.

02/09/2015 - 05:40

 

Una vez, un profesor de Ciencias Sociales nos decía que muchos países disponen de alternativas o soluciones, a veces muy sencillas de aplicar y otras veces muy complejas para ponerlas en práctica. Entonces, preguntábamos, como estudiantes: ¿Por qué tenemos que comprarles maíz a otros países si aquí tenemos una gran producción del mismo?

El profesor nos ilustró sobre los acuerdos comerciales internacionales y las consecuencias o ventajas.  No se hablaba en ese entonces de los TLC (Tratados de libre comercio), o quizás para el tiempo en mención los acuerdos comerciales no tenían las connotaciones que hoy tienen los tratados comerciales.

Una ventaja de los países líderes en comprar materias prima es que pareciera que tuviesen una bola de cristal mediante la cual se vislumbran los cambios a futuro en favor de sus países, es así, que se encuentran adelantados muchos años a los posibles sucesos económicos, sociales y políticos que se generarían en los años venideros.

Esta constante política propia de los más fuertes también se analiza en los proyectistas o asesores de nuestros gobiernos, me refiero a los países de economía extractiva, como el nuestro; Colombia. Solo que las políticas económicas impuestas por los grandes agentes internacionales (Gobiernos poderosos y Organizaciones económicas mundiales) encausan los intereses a favor de sus políticas y en procura de continuar con el rol de imposición y manejo de sus brillantes ideas para bien de los más fuertes.

Hoy con la inminente alza del dólar, nuestro ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri quiere sustituir importaciones, empezando por el maíz. Todo como en un cuento de hadas, el ministro vislumbra muy tarde, que es muy fácil solucionar la importación de los tres millones de toneladas de maíz de los cerca de 4,5 millones de toneladas que consume el país. Entonces, aflora en el gobierno lo que ha debido implementarse como acción de desarrollo sostenible desde un principio, y es “el reto de dejar de importar”, según informe del Diario el Espectador. Reto que se iniciaría con el cultivo del maíz. Con todo este accionar es factible decir que nuestros gobernantes se les nubló la mente y pensaron que lo que sucede con el dólar no se originaría jamás. Por ello seguiremos jodidos y siendo un país en vía de desarrollo paquidérmico.

No es un pecado pensar que  las soluciones a estos cambios en la economía mundial, aquí en Colombia se traten de solucionar con ideas tan superficiales, cuando ya desde la perspectiva de sostenibilidad debería estar implementándose sin la ligereza ocasionada por el alza del dólar; con esta actitud Colombia deja muy en claro que aún no está proyectando a futuro la problemática de la seguridad alimentaria, ésta es la evidencia más notoria de que nuestro país parece un pueblo salido de una película de dibujos animados en donde sus dirigentes todo lo hacen posible gracias a la magia. T

También es de pensar que al momento de poner en práctica el plan para amortiguar las desavenencias por las importaciones y el alza del dólar, saldrá a relucir que no existen los recursos necesarios ya que el bajo precio de los hidrocarburos no ha originado las suficientes divisas para el desarrollo del país. Este proyecto involucrará reformas, adecuación de tierras para la producción, compromisos de los industriales, en fin una maratón de planes de trabajo que se ahorrarían si de verdad se estaría pensando día y noche en una Colombia con estrategias bien definidas para abrazar el desarrollo del mundo contemporáneo, sin ideas que nos hacen pensar que estamos gobernados por dirigentes de mentiras.

 

Luis Alcides Aguilar P.

Sobre el autor

Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez

Buscando

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

@LuisAguilarPe

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El reto de narrar la Música Vallenata Tradicional

Editorial: El reto de narrar la Música Vallenata Tradicional

Este mes de julio, locutores de radio del Cesar, Magdalena y La Guajira pudieron participar en la primera fase de un laboratorio titu...

Editorial: Más allá de un día dedicado a la Mujer

Editorial: Más allá de un día dedicado a la Mujer

El 8 de marzo es conocido como la celebración mundial del día de la Mujer. Un día para reconocer el valor y la grandeza de quien e...

Entre Díaz y Canciones, todo un fiasco

Entre Díaz y Canciones, todo un fiasco

A escasos días de estar en el mercado ignoro cuántos Cds originales habrá vendido la Sony Music del trabajo tan anunciado y espera...

Editorial: Las fiestas de Valledupar y el inicio de una programación cultural anual

Editorial: Las fiestas de Valledupar y el inicio de una programación cultural anual

La nueva administración de la alcaldía de Valledupar abre su mandato con unas fiestas en homenaje a la fundación de Valledupar. Lo...

El agente naranja

El agente naranja

A la hora del alba en el último segundo naranja allí, donde el sol copula con la luna, el aire se fracturó el naranja del hori...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

La zoofilia, un placer caribeño

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

La emoción del libro impreso

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados