Opinión

Aplausos para los hombres

Fabrina Acosta Contreras

01/09/2015 - 05:30

 

Aplausos para aquellos hombres que se atreven a salvarse de la opresión de ser replicadores del machismo, a los que asumen roles de cuidadores de sus hijos, no reprimen sentimientos y no les da pena llorar cuando así lo sienten.

A quienes no se toman fotos sin camisa con una extravagante cadena para publicarla en las redes sociales o pegarla en el vidrio trasero de su auto, miles de aplausos a los que no buscan hacer de sus novias o esposas la copia exacta de la mamá y no les exigen que les prepare (replique) sus suculentas recetas y tampoco las confunden con una máquina que plancha, barre, cocina, lava y que está por completo al servicio de sus necesidades. También hay aplausos para quienes con toda la valentía (posible) logran superar el arraigado estado: “Peter Pan” y haciendo un gran esfuerzo superan la infancia tardía que se niega a ser desplazada por la tan aburrida adultez.

Millones de aplausos a los que no culpan a las mujeres cuando comenten un error, a los que no sufren de amnesia temporal y confunden a su esposa con una bolsa de boxeo, a los que creen que vivir en igualdad (haciendo mención especial de las mujeres) no es ceder espacio de poder y no le temen a vivir de esta manera; a quienes por encima de cualquier pronóstico psicofisiológico dejan de lanzar piropos sexistas o ejercer los bien llamados acosos callejeros y logran determinar que las mujeres no visten en función de ellos, por lo tanto, si usan un escote, minifalda o vestido no le están autorizando bajo ninguna circunstancia el despliegue visceral de machos alborotados.

Aplausos especiales para aquellos que son parte de las nuevas masculinidades, aquellos que se atreven a romper paradigmas y logran cambiar arquetipos que solo impiden vivir en armonía con el mundo y específicamente con las mujeres.

Aplausos a los que más allá de la incredulidad amparada en las conductas históricas logran ser fieles, a quienes comprenden que los sentimientos no corresponden solo a cerebros femeninos sino también al universo masculino y se liberan de paradigmas que en apariencia les hacen dominantes pero en realidad los convierten en esclavos de una historia que les deja como víctimas y presos de algunos modelos ortodoxos de vida que los cohíben de sentir y vivir libremente.

Aplausos por esos hombres que saben que el poder no está en la historia de dominio, sino en la posibilidad de ser sensibles y humanos, que se agotan de continuar creyendo que sus falos le darán vía libre con todas las mujeres y que no critican la estética de ellas sin antes ver y cuidar la suya, otros aplausos por aquellos que se reconocen imperfectos y salen de la zona de confort de culpar a los demás esquivando sus responsabilidades, también a los que no se escudan en  una sobredosis de cerveza para violentar a quienes consideran inferiores o merecedoras de ello, por ejemplo a las mujeres en minifalda (llamadas provocadoras) o la esposa que los espera en casa.

Aplausos por los que leyendo estas letras se identifican con esa nueva versión valiente de los hombres que no se resignan al perverso machismo, comenzando por los que han logrado erradicar el paradigma de que “las mujeres son el sexo débil”.

 

Fabrina Acosta Contreras

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Del encuentro con Gabo y la historia del piano a cola (2a parte)

Del encuentro con Gabo y la historia del piano a cola (2a parte)

Mi estilo narrativo era de avanzada en Colombia y fue desarrollado a partir de mi estadía en Barcelona, con premisas que, más tarde, ...

Legitimidad de los discursos: elemento a tener en cuenta a la hora de elegir

Legitimidad de los discursos: elemento a tener en cuenta a la hora de elegir

La función esencial del quehacer político es el diseño y aplicación de políticas que apunten a la construcción de entornos socioe...

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Todo idioma se transforma y se enriquece a diario. El idioma es también el reflejo del cambio de una civilización, y el Español -c...

Yo, el niño (Parte II)

Yo, el niño (Parte II)

  Mi perro, que llamamos valiente, llegó desde pequeño a nuestro hogar. Cuando mi mamá llegaba con la cesta cargada de pan, él mo...

Con movilización democrática, Valledupar tendrá arreglo

Con movilización democrática, Valledupar tendrá arreglo

  Valledupar es una ciudad con mucho valor al encontrarse a orillas del río Guatapurí y en una posición geográfica privilegiada e...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados