Opinión

Reajuste salarial de congresistas, la jugada maestra de Santos

Eber Patiño Ruiz

07/09/2015 - 06:00

 

Ésta es una jugada maestra en la que el presidente Santos hizo la mejor movida de su juego de poder, que no tuvo mucho revuelo en los medios y menos en el pueblo que desde hace dos semanas está perplejo e indignado con lo que pasa en la frontera con Venezuela y los improperios y provocaciones del señor in-Maduro.

Justo ahora cuando se dice que estamos en ley de garantías, que los recursos están escasos, que el precio del petróleo y el alza del dólar tienen maniatados al ministro Cárdenas, que las grandes obras de infraestructura están en peligro de entrar en un receso, que el fenómeno climático del niño amenaza con la producción de café de este años y otras cosechas, que los hospitales y la salud están que expiran; pensaríamos los colombianos que la situación del país no está fácil y mucho menos ahora con el problema fronterizo con Venezuela.

Pero la realidad es otra:

Al anunciar el mismo ministro de Hacienda, que la gasolina bajaría 72 pesos y el ACPM 86 pesos, la noticia tuvo el impacto mediático que pretendía el gobierno, porque así habría tela para cortar durante varios días y de una vez el tema del alza de los sueldos a los Senadores, Representantes a la Cámara y demás funcionarios del congreso de la República  quedaría olvidado y sin quien saliera a protestar, porque anunciar que baja el precio de los combustibles es una noticia de alto impacto social en nuestra economía.

La trampa estaba tendida:

Como es posible que a la abultada cifra de $ 24. 761.000,  el señor ministro justifique que es necesario hacer un incremento del 4,66 % como quedó firmado el decreto 1739 y que ahora los hijos de la patria por este favor en plena campaña política tengan a su favor la no despreciable suma de $ 25.915.000, una cifra que no se compadece con las necesidades de nuestro país y las supuestas vacas flacas en la que está a nivel mundial la economía con la crisis que están viviendo las bolsas asiáticas.

Repito, la trampa estaba tendida:

Porque justo cuando se anunció la última semana de agosto sobre el aumento salarial a los congresistas, el show televisivo y sensacionalista que armaron todos los medios de comunicación sobre la crisis en la frontera, acaparó todas las miradas y se paralizo el país, nadie parecía entender lo que pasaba con Venezuela, mostrando como si fuera una película a todos los deportados con colchones, neveras, lavadoras, camas, perros, niños y ancianos al hombro, pasando el rio Táchira.

Una película alimentada con los rebuznos del señor Maduro y las respuestas del señor Uribe, que nada tenía que hacer allá, sino proselitismo político a favor de la campaña de sus hijitos, los candidatos a gobernaciones, alcaldías y concejos.

Una vergüenza:

De la que hoy los colombianos todavía no salimos del asombro, cuál de las dos más denigrantes; si el aumento del sueldo a los “hijos de la patria”, o el desarraigo de los hijos colombianos que duermen en cambuches y tiendas de campaña con todas las necesidades del mundo, sin ropa, sin dinero, sin esperanza, con el dolor de dejar a sus familias del otro lado de la frontera y la incertidumbre de no saber qué pasará el día de mañana.

Y para el remate:

La negación de la ayuda por parte de los países miembros de la OEA para mediar en este conflicto fronterizo, terminó por diluir en la memoria que a nosotros los colombianos, hoy tenemos que pagarles más dinero a los señores Congresistas. Ahora solo falta que llegue el mes de diciembre, para ver de nuevo el eterno problema en el que se convierte el aumento salarial al pueblo trabajador y ver el aumento humillante de impuestos, que es más de lo que se aprueba por decreto, para que al final el salario mínimo quede en eso, en lo mínimo, pero con una canasta familiar más cara.

Así es este país:

El que tenemos como patria y el que nos tocó, un verdadero circo romano, tal y como fue concebida la república por los Romanos, que sigue siendo la patria boba, la que tiene de todo en abundancia y a la que le quitan y le roban en abundancia y aún sigue siendo benévola con sus gobernantes de turno.

Reajustados quedamos todos:

Porque tampoco se entiende que los señores opositores del gobierno, los que dicen defender los intereses del pueblo, no se hayan pronunciado en contra del decreto y hayan salido a los medios a decir que no están de acuerdo con esta alza injustificada y que no tiene asidero por las dificultades que hoy enfrenta el país por todos lados. Donde quedó la señora Senadora Claudia López, el señor Robledo del Polo, la señora Paloma Valencia del Centro Democrático y demás opositores, que están callados aprovechado que todas las miradas están en la frontera y no son ellos el ojo del huracán.

Esta es la realidad:

No se puede desconocer y mucho menos negar que en nuestro país pasan cosas muy raras y que después nos quejamos por las cuentas raras que hacemos y no nos cuadra el bolsillo, porque se nos olvida que son unos pocos los que disfrutan del dinero que a muchos nos falta.

 

Eber Patiño Ruiz

@Eber01

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Apartados de la naturaleza

Apartados de la naturaleza

  Al momento de sentarme a escribir la presente nota han transcurrido 72 horas desde que mi pueblo y otros 14 municipios del sur de...

¿Y nadie sale a protestar?

¿Y nadie sale a protestar?

Aconseja la experiencia que no es bueno decir cosas cuando se está enojado. Y lo estoy. Quiero a mi ciudad y a mi departamento, a Va...

Sobrevivir con Vives

Sobrevivir con Vives

  Este abril es distinto, será Vives por todas partes. El Festival vallenato siempre ha sido la fiesta y el bautizo del mes con su...

A propósito del día del agua: ¿Salvemos el río Guatapurí?

A propósito del día del agua: ¿Salvemos el río Guatapurí?

Todas las mañanas, bien temprano, Aníbal Martínez Zuleta solía tomar rumbo hacia las aguas del río Guatapurí, en varias ocasiones...

25 años y parece que fue ayer

25 años y parece que fue ayer

En el matrimonio si se llega a  los 25 años juntos hay que celebrar. A eso se le denomina las bodas de plata, así como al medio si...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube