Opinión

Editorial: Los artistas invitan, los políticos se expresan

Redacción

07/09/2015 - 06:30

 

Reuniones organizadas en el Patio del Arte (Valledupar)

El periodo que precede las elecciones tiene como característica la necesidad de entablar un diálogo. Los candidatos, impelidos por sus proyectos políticos, se organizan para visitar a ciudadanos o reunirse con colectividades. Sin embargo, pocas veces la iniciativa de encontrarse con los candidatos surge de la población.

En Valledupar, un colectivo de artistas ha causado la sorpresa al realizar ese primer paso. Los organizadores, un grupo de cuatro o cinco artistas, se ponen de acuerdo para invitar semanalmente al Patio del Arte –así es cómo se llama el lugar de los encuentros– a los candidatos a la alcaldía y la gobernación. 

Cada uno usa sus influencias de la mejor forma, nos explica el artista José Luis Molina “El Turri” (uno de los artistas que lideran la iniciativa), y hasta ahora la dinámica ha tenido una notable repercusión en el debate local. Varios candidatos a la Alcaldía de Valledupar se han presentado y todos los candidatos a la Gobernación han sido invitados.

En el patio se reúnen entre 15 y 20 personas (artistas y amigos de artistas) quienes forman un círculo para luego escuchar las propuestas y presentaciones de cada candidato. El ambiente es cálido y relajado, se trata de mantener una cierta objetividad y no avasallar a nadie con pedidos o denuncias.

El calor de la noche favorece la apertura y el diálogo. Después de que los candidatos se expresen, las personas que integran el círculo hacen sus comentarios, exponen ciertas realidades, se refieren al pasado y también preguntan a los políticos. La dinámica no sólo es de entrevistar a los candidatos sino de incluirlos en una charla distendida para que se hable más a fondo de ciertas cuestiones. Los anfitriones desean escuchar algo más que los típicos eslóganes.

El ejercicio es sencillo, pero admirable. Ante una situación de poca transparencia, en la que centenares de candidatos se presentan a unas elecciones sin debatir sus propuestas, este grupo de ciudadanos se esfuerza en invitar, preguntar, discutir y llegar -a veces- a conclusiones y propuestas. Luego, siguen comentando las reuniones en las redes sociales maximizando así el impacto social. Evidentemente, esto es un ejemplo de democracia en momentos en que la democracia es cuestionada.

En cuanto al programa de cada candidato, los artistas consideran que las mejores propuestas suelen ser las que se consensúan con la comunidad y no las que salen directamente formateadas desde la oficina de planeación, porque la realidad del terreno es, a menudo, muy diferente de lo que se imagina desde los despachos.

Así es cómo se expresa el pueblo en las noches de campaña electoral...

 

PanoramaCultural.com.co  

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las parrandas virtuales: una novedad

Las parrandas virtuales: una novedad

Hasta hace muy poquito tiempo sonaba utópico y hasta risible pensar que a los músicos los contratarían para tocar una parranda virtu...

Odebrecht y Odebrechtcitos

Odebrecht y Odebrechtcitos

  El tema de moda es la corrupción, y su protagonista es Odebrecht. El país ha estado en intenso debate, como siempre, con el tem...

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Hace casi un año escribí en este espacio un llamado de atención a las autoridades locales, especialmente a las del departamento de...

Editorial: La hora de la danza

Editorial: La hora de la danza

  El posconflicto nos abre nuevos horizontes y en ellos caben manifestaciones culturales hasta entonces casi desconocidas. La Danza...

El vendedor de ilusiones

El vendedor de ilusiones

  Grandes inventos, el indetenible avance de la ciencia, logros inestimables y conquistas amatorias, partieron siempre de ideas conce...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados