Opinión

Los pastorcitos de la política

Diógenes Armando Pino Sanjur

15/10/2015 - 06:10

 

La cuenta regresiva ya empezó. El 25 de octubre ya se vislumbra, fecha en que la fiesta democrática toma su mayor auge y los diferentes candidatos a cargos uninominales y a las diferentes corporaciones aceitan su campaña con publicidad, prebendas económicas, burocracias y promesas para lograr cautivar el apoyo popular y ser elegidos.

En su afán de conquistar el fervor popular muchas campañas olvidan lo primordial y objetivo fundamental del voto programático, exponer o presentar su programa de gobierno para que el constituyente primario lo conozca y tenga la posibilidad de implementar el mecanismo de revocatoria de mandato por el incumplimiento de sus propuestas.

Otros se dedican a inyectar grandes sumas de dinero en la compra de conciencia, y aprovechándose de la difícil situación que padece nuestra gente, prostituyen al elector, logrando que venda su voto por una irrisoria suma de dinero, que solo coadyuva a solucionar por unos días su precaria situación, pero que más tarde le acarrea la falta de compromiso y decisión del gobernante de gestionar el mejoramiento de sus condiciones de vida, toda vez que debe recuperar el dinero invertido en campaña para acceder a su cargo.

También existen candidatos que utilizan el rumor y chisme para sacar provecho de la indecisión del electorado, es así como aplican la estrategia de desmontar a sus adversarios y asegurar su adhesión a sus aspiraciones, para que el incauto pueda acceder a beneficiarlo con su voto, pero como toda mentira, es desvirtuada y su estrategia se convierte en su más temible castigo, porque la gente al darse cuenta del engaño no lo respalda en las urnas.

Otro grupo alardea de su condición humilde, de su vocación de servicio y carisma para embaucar a la gente humilde, que por solidaridad decide acompañarlo y depositarle su confianza con su voto, pero al ser elegido se convierte en el elitista, ególatra que siempre fue, olvidándose de la gente más necesitada que lo ayudo y necesita de su concurso para lograr un bienestar en su vida.

Por eso el voto nos da un privilegio sagrado, de elegir a conciencia, de acuerdos a las propuestas presentadas que sean realizables y sostenibles financieramente, de esta forma garantizaremos la construcción de un mejor futuro, donde el progreso, desarrollo y mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes sea una realidad, porque si nos dejamos embaucar de los demagogos, politiqueros y mercaderes de votos estaremos condenado al atraso y padecimiento de las necesidades básicas insatisfechas.

Este 25 de Octubre debemos saber elegir, no caer en el juego de los pastorcitos mentirosos de la política, que solo buscan la satisfacción de sus intereses personales, olvidándose del bienestar general, esos que se divierten y burlan de los electores con sus mentiras, dibujándoles un futuro mejor cuando la verdad es otra. Recuerden: “nadie cree a los mentirosos, ni siquiera cuando dicen la verdad”.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

51 años de la imponente dama

51 años de la imponente dama

Respecto a la tierra guajira se pueden encontrar muchas descripciones, algunas poéticas otras críticas, sin embargo, hoy, por motiv...

Odio: el reinado del mal

Odio: el reinado del mal

“Odiar a alguien es darle demasiada importancia (y a veces ni la tiene)”, Reflexión. Cada día la sociedad se ve más inmersa en...

Reminiscencias y tertulias en el Festival

Reminiscencias y tertulias en el Festival

Valledupar es tierra de cantos y acordeones, y  abril es su primavera musical. Para la nostalgia de los serenateros, las noches son ...

La paz no se firma, se firman los acuerdos

La paz no se firma, se firman los acuerdos

El hecho histórico de haber firmado la paz con la guerrilla, como lo anunciaron todos los medios de comunicación nacionales e inter...

Perdonando lo imperdonable

Perdonando lo imperdonable

“Quien no puede perdonar a los demás quebranta el puente sobre el que él mismo debe pasar”. Quedó establecido que la búsqued...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube