Opinión

El deber de no botar

Carlos Cesar Silva

22/10/2015 - 06:10

 

La mayoría de los ciudadanos somos unos reclamadores permanentes de derechos. Cuando nos afecta cualquier situación que surge de nuestras relaciones habituales con el Estado, los entes privados o los demás individuos, solicitamos de inmediato, a través de una voz crítica o acciones constitucionales, que se respeten los reconocimientos naturales y jurídicos que tenemos: la vida, el libre desarrollo de la personalidad, el trabajo, la educación, la vivienda…   

Sin duda alguna, entender y buscar la materialización de nuestras garantías fundamentales, ayudan a construir una sociedad más libre y justa, pero de nada sirve este ejercicio cuando, a la vez, somos unos incumplidores constantes de nuestros deberes. Por ejemplo, nada hacemos con exigir que no se quebrante nuestro derecho a la libertad de expresión, si al ejercerlo vulneramos la honra, la intimidad y el buen nombre de los otros.

En el caso concreto de Colombia, la Constitución Política de 1991, haciendo gala de sus cualidades de escrita y extensa, no solo ofrece una amplia declaración de derechos y libertades, sino que también consagra en el artículo 95 los deberes y las obligaciones que tenemos las personas, señalando de entrada en el numeral 1: “Respetar los derechos ajenos y no abusar de los propios”. De alguna manera retoma lo dicho por el intelectual puertorriqueño Eugenio María de Hostos a finales del siglo XIX: “Cumple con todos tus deberes y gozarás de todos tus derechos”.

Ya que estamos a pocos días de unas elecciones democráticas regionales, el numeral 5 del artículo constitucional citado merece una especial evocación. Se refiere al deber de: “Participar en la vida política, cívica y comunitaria del país”. En términos fácticos, se trata de un llamado de atención para aquellos que se quejan de las calles sin pavimentar, la inseguridad, la falta de empleo, la mala prestación de los servicios públicos, la corrupción... pero no votan, ni ejercen control político ciudadano sobre quienes administran el poder, ni se interesan por la organización social de su barrio. En efecto, resultan irresponsables y hasta estúpidas aquellas personas que dicen que no les importa la política, siendo que en ella se toman las decisiones más trascendentales de la vida en sociedad.

Para construir un mejor país, Departamento y Municipio no solo tenemos los deberes (que a la vez son derechos) de elegir, postularnos para ser elegidos o vigilar el manejo de los recursos públicos, sino que también nos atañe hacerlo a conciencia, con honestidad. No podemos permitir que la compra de liderazgos y la mediocridad se adueñen de los espacios de participación que nos otorga el Estado Social y Democrático de Derecho. Es nuestra responsabilidad escoger a los más transparentes y capacitados para que administren los recursos de todos, para que cumplan con la obligación de tomar las decisiones que más beneficien al colectivo. Solo así, solo así podremos exigir la efectividad de nuestras garantías. 

Todo derecho conlleva un deber. Este domingo 25 de octubre tendremos el derecho y el deber de elegir a nuestros próximos gobernantes regionales. Hay que asistir a las urnas y votar de manera libre, sin vendernos, sin comprar a nadie. Así podremos reclamar con dignidad un buen gobierno, las obras sociales necesarias. No dejemos las letras de la Constitución en el papel, convirtámoslas en realidades. Cumplamos el deber de no botar, es decir, de no echar a la basura la oportunidad de cambiar para bien nuestra vida política.

 

Carlos César Silva

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Nace el Templo del Vallenato

Nace el Templo del Vallenato

Con algo de tardanza, como casi todas las obras públicas que se realizan en nuestro país, se efectuó la demolición del edificio con...

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte I)

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte I)

De manera reciente he visitado varios de los festivales vallenatos que se realizan en el territorio nacional, y quiero compartir con us...

El viejo y las Farc (I)

El viejo y las Farc (I)

  -Vaya- dijo-, soy un viejo. Pero no estoy desarmado. Nada más trascendental en el actual desarrollo sociopolítico de Colombia,...

Aparicio y Porroco

Aparicio y Porroco

  El señor Aparicio llegó a Tamalameque atraído por las oportunidades que daba el pueblo siendo un Puerto importante sobre el Río...

Editorial: La ley que lo cambia todo

Editorial: La ley que lo cambia todo

De cómo la ley 1257 de 2008 ha pasado desapercibida para una gran parte de la opinión pública en Colombia, es un verdadero motivo de...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados