Opinión

Otro “Cachaco” listo para ser Rey Vallenato

Jorge Nain Ruiz

30/10/2015 - 06:40

 

Julián Mojica No es nada fácil para un músico nacido en Paz del Rio (Boyacá) encontrarse ad portas de coronarse rey en la categoría profesional del Festival de la Leyenda Vallenata. Lo digo porque para nadie es un secreto las vicisitudes que tuvo que pasar Alberto Jamaica Larrota, el único “Cachaco” que se ha ceñido a la máxima corona que puede ostentar un acordeonero en Colombia.

No es lo mismo haber nacido en Villanueva Guajira, pertenecer a algunas de las tantas dinastías de esa población; en la Paz, El Paso o Valledupar, que provenir de la altiplanicie boyacense, sin apellidos con abolengos folclóricos vallenatos, sin padrinos folclorólogos y parranderos de la región, sin el apoyo de la clase dirigente y política de la capital del Cesar.

Subirse a cualquier tarima en las eliminatorias de las distintas versiones del Festival Vallenato y contar con la anuencia de un jurado, que por obvias razones es mayoritariamente costeño y regionalista, para pasar a una siguiente ronda y por último llegar a la gran tarima del Parque La Leyenda, debe constituirse en toda una hazaña para alguien que llega de tierras tan lejanas y que no parrandea constantemente bajo los hermosos palos de mango del Caribe Colombiano.

Julián Ricardo Mojica Galvis también viene de familia de músicos vallenatos y para ello no necesitó haber nacido en el Cesar o la Guajira porque a su padre Pablo le gustaba tanto el acordeón que a este prospecto de rey le salieron los dientes viendo tocar ese instrumento; de hecho, su tío Jorge Mojica, “Chapete” (QEPD), se coronó varias veces Rey Vallenato en el Festival de Nobsa, donde más tarde Julián también  lo logró.

Julián ha incursionado en el vallenato comercial y ya tiene una reconocida experticia, la cual inició con el vocalista Roland Valbuena y continuó con el experimentado Otto Serge, con quien grabó dos trabajos discográficos; luego integró agrupación con Carlos Mario Zabaleta; así que tiene ya un vasto conocimiento en el terreno de las grabaciones y de lo comercial.

De otra parte, Julián Mojica no tiene problemas para enfrentarse a cualquier acordeonero rival; ya en varias oportunidades lo ha hecho frente a los grandes del País, tanto en el vallenato comercial 2009 en el Festival Francisco El Hombre de Riohacha como en el Vallenato festivalero, clásico y autóctono, caso del festival de la Leyenda Vallenata, en el que ha sido finalista y miembro del cuadro de honor (tercer lugar) en 2010, finalista en el 2011; en el Festival Cuna de Acordeones de Villanueva fue también finalista en el año 2012; ahora en la versión 48 del festival de la Leyenda Vallenata logró subir al pódium como tercero en la categoría profesional, lo que nos indica que este señor acordeonero ya se encuentra totalmente maduro y preparado para quedarse con el título de Rey profesional del Festival de la Leyenda Vallenata.

No sería nada extraño que en la versión 49 del festival de Valledupar en homenaje a la dinastía Zuleta Díaz, se viniera la segunda corona de acordeón profesional para el altiplano cundiboyacense.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Un compromiso con el acuerdo final

Un compromiso con el acuerdo final

Del acuerdo final al que el pasado 24 de agosto llegaron el Gobierno Nacional (en representación del Estado colombiano) y la guerril...

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Las dificultades  de la vida son una metáfora de la fábula del laberinto, y a veces  tenemos la suerte de Teseo y encontramos a una...

El turno es para Barrancabermeja

El turno es para Barrancabermeja

  De los más de cincuenta festivales vallenatos que se realizan a lo largo y ancho del territorio nacional, con excepción del Fes...

Editorial: La periodista que defendió la cultura Vallenata hasta el último instante

Editorial: La periodista que defendió la cultura Vallenata hasta el último instante

En la cama de su alcoba, Lolita Acosta comenta con ímpetu las indolencias de las últimas administraciones e idea con su prima Alba ...

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Nací y crecí escuchando la bendita palabra cachaco por todos lados. Asumí, de entrada, que se trataba de los nativos del interior....

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados