Opinión

Chiriguaná está huérfana

Luis Alcides Aguilar Pérez

17/11/2015 - 03:30

 

Hostal San Andrés / Foto: El Pilón

El otrora Hospital San Andrés de Chiriguaná fue diseñado por el arquitecto chiriguanero Francisco Aguilar Rivero, quien con sus modelos de construcción y deseos de servicio como profesional recién venido de Brasil, donde estudió; fue tendido en cuenta para dar inicio y forma a la infraestructura de nuestro querido San Andrés.

Es así como en 1963, gracias a las gestiones der Dr. Roberto García Hernández a través del representante a la Cámara Dr. Andrés Villanueva Amaris quien se comprometió con el Dr Roberto García y otros amigos para conseguir el Hospital a la población de Chiriguaná; cumpliéndose esa promesa y en honor al representante, Villanueva -el hospital- lleva su nombre San “Andrés”.

Al lado del Dr. “Robertico”, como humildemente le llamaba el chiriguanero común, se encontraba uno de nuestro más grande orgullo: el Dr. Alfonso Mejía Vanegas, quien en ese momento ejercía como asesor del Ministerio de Salud y gracias a sus buenas posiciones laborales y sus influencias, logró la primera dotación para el Hospital San Andrés.

Hoy, como consecuencia de la política neoliberal que gobierna el mundo, del lánguido servicio prestado por los agentes burocráticos del Estado y la corrupción galopante en un país que diariamente la prensa, y destacados personajes públicos cuestionan el proceso de paz con las Farc, con argumentos venenosos que más que bien le hacen daño a esa sensación que tenemos muchos colombianos de apagar un tizón encendido aparentemente “perpetuo” de los tantos que quieren terminar de incendiar a nuestra sufrida Colombia; no utilizan los medios y las influencias para pedir y exigir soluciones políticas y económicas a tantos hospitales que han quebrado por la negligencia de administrativos y normas que cada día socaban la tranquilidad social de nuestras comunidades más pobres y desamparadas.

Los empleados del Hospital San Andrés, y toda una región: Chiriguaná, Curumaní, Tamalameque, Pailitas, Pelaya, se encuentran en paro; paro, porque así como los empleados se ven decididos a presionar, por el no pago de sus servicios de 10 meses de labores que ascienden a más de 6.000 millones de pesos, también la comunidad sufre las consecuencias de los desaciertos de los entes gubernamentales encargados de servir y auxiliar a una Institución que presta tan grande labor a una sociedad que muchas veces ha sido olvidada por el gobierno central.

Hoy pregunto, ¿dónde estamos todos, los docentes, los políticos, los profesionales, los estudiantes, las comunidades vecinas, los ricos, los pobres, los artistas, los hijos influyentes de Chiriguaná, en fin; sí, todos, los que hacemos uso de los servicios del hospital?  El mismo que va camino a la privatización, es lo que hace el Estado con aquellas Empresas Sociales que no colmen las expectativas de su funcionabilidad, estas crisis son los vehículos en los que se monta el Estado para dejar clara constancia y demostrar que lo público ya no funciona y por lo tanto existe la necesidad de dejárselo al sector privado, entonces sí, le resulta solución, ya que el mismo sistema le inyectan recursos en un santiamén en caso de obstáculos financieros.

Desgraciadamente en nuestra primitiva esencia de país surten más efectos las influencias de personajes, que la realidad o naturaleza de vida de toda una comunidad necesitada de los aportes esenciales de progreso de entes gubernamentales encabeza de estadistas paridos por un carácter democrático y que hoy traicionan la decisión asumida en su proceso de concepción liderada por un pueblo que esperaba un mejor trato.

Chiriguaná no puede seguir siendo atropellada por la negligencia y la razón bruta del poder ciego, enraizado en rencillas personales propias del quehacer político cotidiano, que como el sonar de un submarino, rebota vehementemente en las necesidades naturales de sus gentes y el ruego a Dios para no enfermarse y ser castigado como consecuencia de la situación actual de Nuestro Hospital San Andrés.

Chiriguaná está huérfana, de dirigentes convincentes, de pueblo que le duela sus instituciones sociales, de una sociedad que visione hacia el futuro, de amor de hermanos, de una unión que nos permita luchar juntos por una causa común.

Y si no unimos esfuerzos, entonces quedaremos huérfanos de hospital.

 

Luis Alcides Aguilar P.

Sobre el autor

Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez

Buscando

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

@LuisAguilarPe

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El niño consentido de la Cultura en Valledupar

El niño consentido de la Cultura en Valledupar

El análisis de una sociedad desde un punto de vista comunicativo, se facilita cuando se logra ejemplificar con un hecho eso que se tie...

Díganle al Gobernador

Díganle al Gobernador

El 3 de abril fuimos invitados en compañía de Mario Luján, director de educación del gobierno cubano para Colombia, a la asamblea d...

La miopía de los partidos “grandes”

La miopía de los partidos “grandes”

La exigencia de avales para aspirar a las alcaldías y concejos municipales hicieron que muchos de los que pretenden estos cargos se ...

Aquellas frasecitas calientes y picantes del 2015

Aquellas frasecitas calientes y picantes del 2015

Iniciar un proceso de seguimiento de las personalidades a nivel local y regional es trabajo, dedicación y constancia. Para nuestro c...

La manipulación monetaria: crónica de una crisis económica anunciada

La manipulación monetaria: crónica de una crisis económica anunciada

El escrito sobre: Moneda y propiedad en el siglo XVI español, del autor José Alpiniano García-Muñoz, plantea la forma de cómo se g...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados