Opinión

La bandera de la doble moral

Ilka Oliva Corado

16/11/2015 - 02:00

 

Bandera de Francia (arriba) y Siria (abajo)

Me pregunto qué tenemos los seres humanos en la cabeza. Recordé que una tía mía dice que es bosta, bosta de vaca es lo que tenemos en el cerebro. Mi Nanoj dice que bien puede ser aserrín o afrecho. 

¿Y las mentadas neuronas? ¿Cuál es la función que tienen pues? Me quedo cavilando, tratando de encontrar el meollo del asunto, no, la pregunta es: ¿qué tenemos los seres humanos en el corazón? ¿Hacia dónde se fue nuestra sensibilidad? ¿En dónde tenemos la capacidad de reacción? ¿El arco reflejo acaso decidió tomar vacaciones, se fue de aventurero a recorrer el mundo, sólo? ¿Somos inmunes a la tragedia humana, al dolor? ¿Qué sucedió con nosotros que nos volvimos farsantes, andrajos embusteros? Lacayos, inminencias de nuestra doble moral. ¿Creemos realmente en los seres de primera, segunda y tercera categoría? ¿Así de apocados somos? 

¿Acaso somos esas esponjas que imprimen todo lo que dicta la mediatización? ¿Y nuestro raciocinio en dónde está? ¿En dónde está nuestra capacidad de dudar? ¿Nuestro instinto? ¿Acaso somos el rebaño que se deja arrear? ¿Por qué no saltamos las trancas? ¿Por qué no somos capaces de salir del molde común? ¿Cuándo dejaremos de ser mediocres? ¿Echados? Manejables, ¿cuándo dejaremos de ser sumisos y manipulables? ¿Hipócritas, pues? 

¿Cuándo dejaremos de darnos tres golpes de pecho para aparentar y le apostaremos a la conciencia? ¿Cuándo dejaremos de ser miedosos  y cobardes? ¿Cuándo veremos a todos los seres humanos por igual? ¿Cuándo conoceremos la dignidad y la solidaridad? ¿Para qué nos sirven nuestras manos, para destruir o para crear? ¿Para abrazar o para golpear? ¿Somos traiciones, solapadores, ignorantes?

¿Qué somos? ¿De qué color es la bandera de la doble moral? ¿Tenemos bandera nosotros, de qué color es? ¿Y si renunciamos a las banderas y luchamos por los Derechos Humanos de todos por igual? ¿Si dejamos de callar y alzamos nuestras voces? ¿Y si dejamos de ser cautivos de nuestra propia mediocridad? ¿Si decidimos nadar contra la corriente? ¿Liberarnos de la mediatización?

¿Tomar partido, y que  sea el de la conciencia, la hermandad y la justicia? ¿Y qué tal si nos atrevemos a ser seres humanos y dejamos de ser objetos maniobrables a los deseos perversos de los desleales? 

¿Y si pensamos por un segundo en que si  existe el cerebro y en cuál es su función? ¿Y si hacemos funcionar el nuestro? Podemos, claro que podemos, no es imposible. Solo se necesitan dos dedos de frente. 

  

Ilka Oliva Corado

@ilkaolivacorado 

Sobre el autor

Ilka Oliva Corado

Ilka Oliva Corado

Crónicas de una inquilina

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de dos libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, y Post Frontera.

@ilkaolivacorado

1 Comentarios


Jairo Tapia Tietjen 16-11-2015 10:40 AM

*Amiga, ha dado Vd. al clavo; estamos sometidos, hace lustros a las tres dictaduras : * La dictadura Mediática, con su atajo de flagelantes ante el ídolo de barro del consumismo y de los falsos monederos de valores; ** La Dictadura politikera y corrupta que tiene enfangada las conciencias de nuestra pseudodirigencia y élites ávidas de poder y oropeles; *** y la Dictadura Financiera, que es la que mueve los hilos de las anteriores, y siempre está signada y cabresteada por los centros de poder en USA, Unión Europea, y ahora los sátrapas del Medio Oriente; ¡BON SORT!!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El voto programático es un sofisma

El voto programático es un sofisma

En Colombia por precepto constitucional y legal se establece el voto programático, que es el mecanismo de participación mediante el c...

La peste del insomnio

La peste del insomnio

La peste del insomnio es la enfermedad que tiene la nación colombiana. La pérdida de la memoria nos ha impedido formar una visión cr...

Editorial: Cuatro años relatando la Cultura de Macondo

Editorial: Cuatro años relatando la Cultura de Macondo

“El tiempo pasa volando”. “Los tiempos cambian”. No son pocas las expresiones que resaltan la volatilidad del tiempo y su rel...

Todos a sus pies

Todos a sus pies

Y ella nos tiene a sus pies. No hay que negarlo. Caemos rendidos. No hay cargo, sexo, o edad, que nos mantenga alejados. Es toda una ...

Tregua para desterrar la guerra

Tregua para desterrar la guerra

La violencia y la inseguridad en las ciudades es consecuencia del conflicto armado que desde muchos años viene azotando a nuestro paí...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados