Opinión

¿Quién pagará la crisis de la UPC?

Fabio Andrés Pinto

18/11/2015 - 06:15

 

La Universidad Popular del Cesar es una institución que por su concepción de alma mater y principal centro de conocimiento del departamento debería cumplir con todos los requisitos para convertirse para la región en un motor de su desarrollo.

Contrario a lo anterior, la Universidad ha pasado a ser un referente de cómo NO debe funcionar la educación pública en Colombia y en un laboratorio de lo peor de la política educativa: el abandono, la autofinanciación y la antidemocracia.

Ejemplo del estado de cosas en la Universidad es la circular emitida por el recientemente posesionado rector Carlos Oñate quien, como en el caso de Grecia y los países del sur de Europa, llama a un régimen de austeridad total debido a la situación presupuestal de la institución, que actualmente funciona básicamente con recursos propios, que provienen en su mayoría de las matrículas, y corresponden a un 54% del presupuesto para el 2015, correspondiendo el restante 46% a las transferencias de la nación.

Del presupuesto de la Universidad para 2015, el 94.5% corresponde a gastos de funcionamiento, de los cuales 72,5% son gastos de personal y 17% son gastos generales, entre los que está el 1.44% de Bienestar Institucional y la IPS, dos factores importantes para el desarrollo de la Universidad y que no están siendo eficientemente financiados. Del presupuesto de la institución, sólo el 5.45% corresponde a gastos de inversión, entre los que está la dotación de laboratorios y bibliotecas.

La política de abandono se evidencia además en que la Universidad está siendo cada vez peor financiada, pasó de recibir un 69% de su presupuesto de las transferencias estatales en el año 2000, cuando tenía 5898 estudiantes a lo que recibe hoy, con 23 programas ofertados y con más de 13000 matriculados.  Lo anterior, ha sido acompañado de una escalada del costo de matrícula que ha aumentado un 58% desde el 2003, cuando su valor era de $451.727.

Teniendo en cuenta los anteriores elementos, es oportuno anunciar que la UPC se encuentra en crisis, producto de un ignominioso modelo educativo donde prima el negocio antes que el derecho a la educación, seguido de un paulatino des escalamiento de lo público. El quid de la cuestión se encuentra en ¿quién pagará la crisis?, ¿lo harán los estudiantes de la Universidad cargando sobre sí el funcionamiento de la institución como pasa actualmente o la pagarán quienes la han provocado? ¿Lo harán los trabajadores y docentes viendo sus ya precarias condiciones laboradas envilecerse?

Como lo dije en un escrito anterior es necesario el más amplio frente por la defensa de la UPC y es hora de llamar a todos los sectores y expresiones a conformarlo, contra el alza de matrículas que gracias al movimiento estudiantil ha permanecido congelada 3 años y que se avizora, con la excusa de que ha sido tal congelamiento el que ha provocado ésta crisis. Es hora de que el gobierno de Santos reconozca la situación y se hagan serias inyecciones presupuestales a la Universidad Popular del Cesar, la hora es de unidad, acción y movilización.

 

Fabio Andrés Pinto Oviedo

@IngFabioPin

Sobre el autor

Fabio Andrés Pinto

Fabio Andrés Pinto

Visión alternativa

Nacido en Valledupar. Ingeniero electrónico. Músico. Coordinador del Centro de Estudios del Trabajo (CEDETRABAJO, Cesar). Miembro de la dirección departamental del Polo Democrático Alternativo. En este espacio se describe y se reflexiona sobre la situación del país y de la región.

"Cuando los gobiernos temen a la gente, hay libertad. Cuando la gente tema al gobierno, hay tiranía", Thomas Jefferson. 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El circo de los tres colores

El circo de los tres colores

Luego de meditar mucho sobre la actualidad del país, concluí que Colombia necesita una nueva refundación. Un nuevo grito de emanci...

En cortinas de humo tenemos maestros

En cortinas de humo tenemos maestros

  Sentarme a escribir semanalmente esta columna debería ser una rutina, pero ocurre que no, ya que pospongo su escritura y trabajo...

Ahora los malos somos nosotros

Ahora los malos somos nosotros

Ahora que algunos hijos de Diomedes han otorgado poder a abogados para que demanden a las empresas e instituciones públicas y privad...

¿Y la Familia qué?

¿Y la Familia qué?

La semana pasada hubo un fallo histórico que tomó 10 horas de discusión a  los magistrados de la Corte Constitucional en su sala...

El patrimonio inmaterial necesita más hechos y menos palabras

El patrimonio inmaterial necesita más hechos y menos palabras

Como lo prometí en la columna anterior, quiero compartirles una síntesis de la breve ponencia que presenté en el foro que realizó...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados